Aumenta el hartazgo con la corrupción entre los rusos

El 26 de marzo hubo una marcha anticorrupción en el centro de Moscú, en la que participaron entre 7.000 y 8.000 personas.

El 26 de marzo hubo una marcha anticorrupción en el centro de Moscú, en la que participaron entre 7.000 y 8.000 personas.

AP
El centro Levada realiza una encuesta sobre la relación de los rusos con la corrupción. Cada vez hay más gente que se queja más a menudo y que hace menos responsable a Vladímir Putin.

Según una encuesta del centro Levada, el 89% de los rusos considera inaceptable una situación en la que los órganos de gobierno y las instituciones son corruptas. Una gran mayoría de los encuestados cree que los órganos de poder están totalmente o significativamente corruptos y que culpan tanto a los que dan sobornos como a quienes los reciben.

 

No ha habido un cambio significativo respecto a la actitud respecto a la corrupción en los últimos años. “Lo único que hemos notado ha sido el aumento, aunque no demasiado, del número de personas que están convencidas de que el poder está corrupto de arriba a abajo. Las sonadas compañas contra gobernadores, en las que se muestran fajos de billetes robados encima de la mesa, sobre todo refuerzan la idea de que todo está podrido, en vez de que hay una verdadera lucha contra la corrupción”, comenta el experto de Levada Denís Vólkov a RBTH.

Según Vólkov, en los grupos de discusión la gente sobre todo recuerda el caso de corrupción de 2012 en el que tuvo que dimitir el ministro de Defensa Anatoli Serdiukov. “Al principio el caso que se mostró ampliamente en televisión como una venganza y luego dejaron libre al protagonista. La gente se enfadó mucho”, recuerda el sociólogo. En aquel momento la decisión provocó una reacción muy negativa, con un 70% de rechazo.

Por otro lado, las encuestas muestran que en los últimos años la población hace cada vez menos responsable al presidente Putin de lo que ocurre.

Si en 2013-2014 cerca del 40% decía que el presidente era plenamente responsable de lo que ocurría, en los dos últimos años esta cifra se ha reducido al 26-25%. “Seguramente esto tenga que ver con el fortalecimiento de la legitimidad del poder tras la reunificación con Crimea, aunque parecería que esto no tiene una relación directa con la corrupción. Sin embargo, a finales de 2014 y a lo largo de todo el 2015 notamos que había un aumento de la autoridad, no solo de Putin, sino también de todos los órganos estatales”, explica el sociólogo.

La encuesta se realizó entre el 2 y el 6 de marzo, antes de las protestas que hubo en varias ciudades de Rusia.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.