La educación en casa se abre camino en Rusia

Madre educa a su hijo en casa

Madre educa a su hijo en casa

Artem Zhitenev / RIA Novosti
La educación en casa está adquiriendo popularidad en Rusia. ¿Por qué los padres rusos prefieren educar a sus hijos en casa y por qué la escuela soviética se considera la mejor del mundo?

Natalia Guerda, de San Petersburgo, tiene dos hijos que estudiaron en casa y se examinaron en escuelas privadas. “En mi caso fue una decisión necesaria –cuenta Natalia-. En el último curso de educación infantil a mi hijo le diagnosticaron asma, los médicos me dijeron que era una dolencia psicosomática y me aconsejaron no llevarlo a la escuela y optar por educarlo en casa. Más tarde me familiaricé con el tema y con el tiempo llegué a elaborar un método propio. Ahora soy una firme partidaria de la educación en casa, aunque soy consciente de que este método no es válido para todas las familias ni para todos los niños”. El principal defecto de la escuela convencional, según Natalia, es la gran cantidad de relaciones sociales aleatorias e innecesarias para el niño: “El niño sale del entorno natural de la familia y es obligado a pasar 11 años en sociedad durante horas con extraños”, comenta Natalia.

Diversidad de metodologías

No existe un único programa de educación en casa. Hay tantas versiones como familias existen. Hay comunidades de padres que se organizan en grupos para educar a los niños, una idea más parecida a los grupos reducidos de las escuelas privadas, aunque muchos prefieren educar a sus hijos directamente en familia. Todos los niños educados en casa suelen estar matriculados en una escuela en la que se examinan para entrar en la universidad. Desde el punto de vista burocrático, pasarse al método de educación en casa no es complicado: basta con hablar con el director y firmar una declaración oficial informando sobre ello.

Home education for children. Matvey Gidasapov / Artem Zhitenev / RIA NovostiMatvéi Guidasapov estudia en casa./ Artem Zhitenev / RIA Novosti

Los sistemas de registro para los exámenes y el régimen de horario dependen de la escuela. La hija de Natalia estudió en la escuela privada Express, a la que debía acudir dos veces al mes para hacer exámenes orales y escritos de las distintas asignaturas. 
“Era algo más parecido a una conversación con el profesor que al típico control de escuela”, recuerda Natalia. Por lo general, las familias establecen un sistema mediante el cual el niño estudia las asignaturas que le interesan con un horario relativamente libre. La familia Chersunov, que educó en casa a sus cuatro hijos, describe de este modo el orden del día: “Cada día comenzamos leyendo la Biblia y rezando, después repasan las asignaturas (de 2 a 3 horas), luego tienen un rato libre y acudimos al grupo de la iglesia, en el que practican deporte y estudian música”, comenta Danil Chersunov.

“Queremos educar a nuestros hijos en la fe”

El caso de los Chersunov es uno de los casos en los que los padres rechazan el sistema de educación estándar por motivos religiosos. 

“Nosotros somos creyentes y queremos educar a nuestros hijos en la fe, queremos aportarles cosas, no limitarnos a hacer con ellos los deberes –comenta Danil Chersunov-. Su madre tiene la posibilidad de trabajar en casa y educar ella misma a los niños”. 

Además, los Chersunov quieren enseñar una profesión para que estos sean capaces, antes de entrar en la universidad, de ganarse la vida por ellos mismos “y no tener que repartir folletos en el metro para ganar dinero”, según afirman los padres.
Natalia Guerda comenta una situación análoga: hacia el final de su 11º curso, su hijo sabe programar en varias lenguas y se dedica al desarrollo de webs, algo que difícilmente podría haber conseguido si su madre lo hubiera llevado a una escuela convencional.

Críticas al sistema educativo

Muchos partidarios convencidos de la formación en casa aseguran que las escuelas rusas actualmente no educan a los niños. La formación en casa está estrechamente ligada con la educación, asegura Natalia Guerda. 

La escuela soviética de los años 50 y 60 era la mejor del mundo debido a su sistema educativo –explica-. Nuestra escuela se preocupaba por educar a un nuevo tipo de personas”. Ahora, según ella, la escuela solo se preocupa de los puntos que se obtienen en los exámenes. El matrimonio Chersunov opina que “la escuela enseña a los niños a acomodarse y a ser oportunistas, y desarrolla cualidades destructivas en su carácter”.

Prácticamente no existen familias partidarias de un rechazo radical de la educación. Entre los casos de niños educados en casa existe un porcentaje de fracaso escolar, pero este porcentaje no es superior al de la escuela en la que están matriculados.

Según un estudio de la fundación Opinión Pública, un 8 % de los encuestados apoya la idea de que los niños reciban educación exclusivamente en casa (un 15 % en Moscú). Entre las ventajas de este sistema figuran un enfoque más individual y la comodidad psicológica. Pero no todos los padres están dispuestos a dar este paso, ya que los participantes de la encuesta temen que el niño pierda habilidades sociales. Según el estudio, los más partidarios de educar a sus hijos en casa son los padres de mayor edad, de entre 50 y 60 años. 

 

Lea más:

El el interior de la mejor escuela de Rusia

La futura élite rusa habla español

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies