Las aficiones poco comunes de los políticos rusos

Putin no es el único que practica deporte en la administración.

Putin no es el único que practica deporte en la administración.

Alexey Nikolsky / TASS
Además de los deportes que practica Putin, al ministro de Defensa le encanta pintar y Lavrov es un apasionado del piragüismo. ¿Qué otras aficiones tienen los políticos rusos?

1. Vladímir Putin, presidente

A Putin le encanta el deporte: juega al hockey y esquía, si bien su pasión es la lucha cuerpo a cuerpo oriental. Empezó a practicar sambo y judo con 11 años. Actualmente tiene un nivel profesional y en 2010 se convirtió en doctor en judo por la universidad de Yonin (Corea del Sur).

En una entrevista a medios chinos Putin relató cómo el judo le ayuda en su vida diaria: “El judo te enseña a tener autocontrol, a ponderar la situación, a ver los puntos fuertes y débiles del rival y a aspirar al mejor resultado. No podrán negarme que todas estas habilidades y conocimientos son algo simplemente indispensable para un político”.

Entre otras aficiones de Vladímir Putin está la pesca, la equitación y el rafting.

2. Serguéi Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores

Ria NovostiRia Novosti

Es una amante de las rutas en piragua y barca. Entre 2007 y 2009 fue presidente de la Federación Rusa de Piragüismo. Su amor por los deportes de agua no es nada nuevo: en sus años de estudiante en la Universidad MGIMO Serguéi Lavrov ya hacía recorridos en barca con sus amigos. Todos los años el ministro hace descensos durante sus vacaciones.

Los senderos que más le gustan son los de Altái. “A menudo paso algunos días de mis vacaciones en Altái. No hay mejor manera  de relajarme”, comentó Lavrov.

Además del rafting, en su tiempo libre el ministro toca la guitarra y escribe poesía. En 1996, mientras estaba en Nueva York, escribió un poema dedicado a un viaje que hizo con sus compañeros de la MGIMO por el macizo de Altái. Dicho viaje llevaba de nombre “Katun-96” y cubría rutas a caballo, a pie y en balsa. Del mismo modo, en 1999, el diplomático compuso un himno para la MGIMO que no ha cambiado desde entonces.

3. Dmitri Medvédev, primer ministro

TASSTASS

El interés por la fotografía del primer ministro surgió en sus años de pionero, pero comenzó a tomárselo más en serio “ya siendo un adulto, después de los 30 años”, según él mismo explica.

“Me gusta hacer fotografías de paisajes, de arquitectura y, por supuesto, hacer retratos”, comenta Medvédev. “Aunque, a decir verdad, me cuesta bastante retratar personas porque, por el trabajo que tengo, quedaría raro que de repente sacara una cámara de fotos y empezara a fotografiar a alguien. Me temo que la gente no me entendería”.

Dmitri Medvédev sube sus fotografías a Instagram, donde ya cuenta con más de 2 millones de seguidores. En 2010 participó en una exposición llamada “El mundo a través de los ojos de los rusos”. Una de sus obras llegó a venderse en una subasta de San Petersburgo por 51 millones de rublos (685.000€).

4. Serguéi Shoigú, ministro de Defensa

Vk.comVk.com

El pasado 14 de julio el presidente de la República de Tuvá Sholban Kara-ool, publicó en la red social VKontakte fotografías de Serguéi Shoigú en las que el ministro aparece pintando un paisaje de la ciudad de Chadán.

El ministro de Defensa pinta acuarelas y siempre aprovecha cualquier momento libre para hacerlo.

Además de pintar al ministro le gustan las esculturas de madera. Una de sus creaciones se mostró en la exposición “La provincia rusa”, celebrada en las afueras de Moscú.

Shoigú también juega al fútbol, practica equitación, caza y colecciona armas. En su colección hay piezas de valor histórico como, por ejemplo, la daga de condecoración “al valor” de 1860.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies