Un arte marcial con denominación de origen

Vladimir Putin con Fedor Emelianenko, Campeón en cuatro ocasiones del World Combat Sambo Championship

Vladimir Putin con Fedor Emelianenko, Campeón en cuatro ocasiones del World Combat Sambo Championship

Éste no es otro que el Sambo (самбо), un acrónimo que coresponde a “defensa propia sin arma” (САМооборона Без Оружия). Su historia está ligada a la de la Unión Soviética y por ende, a la de Rusia, habiéndose convertido en deporte nacional. Entre sus practicantes ilustres se encuentra el mismísimo Vladimir Putin. Pero lo más importante es que el Sambo otorga una serie de beneficios para la salud científicamente probados, de ahí la razón de este artículo.

El origen del Sambo se remonta al final de la  revolución rusa de 1917, cuando Lenin se propuso modernizar el ejército. La lucha sin armas era uno de los aspectos clave, con lo que se constituyó un comité denominado “Formación General de Militares” que realizaría un estudio de las diferentes artes marciales autóctonas y foráneas, así como un plan de integración de aquellos aspectos y movimientos que pudieran ser de provecho para el Ejército Rojo.

Entre estas marciales autóctonas se encuentra el Chidaoba georgiano, el Koch armenio, el Trîntǎ moldavo, el el Khapsagay mongol y el Kurash uzbeko. Por otro lado, gracias a los esfuerzos de Vasili Sergéyevich Ochschépkov, que estudió artes marciales en Japón, el Judo fue una gran referencia en la fundación del Sambo.

Vasili Sergéyevich Ochschépkov (segundo por la derecha, abajo)  y sus alumnos.

Tras un trabajo preliminar de integración, fue en 1930 cuando el ejército contrató a un nutrido grupo de prominentes atletas para que el Sambo fuera mejorado y se le dotara de las técnicas de entrenamiento más efectivas. Como resultado (y primer beneficio) de este trabajo sin precedentes en el campo del deporte, el practicante de este arte marcial se convierte en un atleta muy completo. Otra consecuencia fue que en ese mismo año, el Sambo se añadiera al plan de estudios del Instituto Estatal de Cultura Física de Moscú. Ocho años después, el Sambo se convirtió en el Estilo Nacional de Lucha de la Unión Soviética.

Durante la 2ª Guerra Mundial, el Ejército Rojo enseñó Sambo a elementos de la resistencia del frente oriental para que lucharan en entornos urbanos contra los invasores alemanes. Al finalizar el conflicto se fundó el cuerpo de los спецназ (Spetsnaz), los cuales tuvieron al Sambo entre los aspectos prioritarios de su preparación.  

Demostración de la efectividad del Sambo frente a un enemigo armado.

En 1947 tuvo lugar el primer Campeonato de la URSS de Sambo individual y por equipos. Moscú y Leningrado se alzaron como vencedoras. Veinte años después se celebraría el primer Campeonato Internacional en Riga. Al evento asistieron altletas de Bulgaria, Yugoslavia, Mongolia y URSS.  Y diez años más tarde, en 1977, Tenerife albergaría la primera Copa del Mundo de Sambo, donde recibió una gran aceptación dado su parecido a la legendaria lucha canaria (cuya primera referencia aparece en 1420). Además, una gran victoria para este arte marcial fue su reconocimiento en 1981 por el Comité Olímpico Internacional.

Manual de Sambo 1973

Tras la disolución de la Unión Soviética, el Sambo ha actuado como elemento conciliador de los antiguos estados miembros, ya que la mayoría de éstos siguen reuniéndose todos los años para competir en un gran torneo.

En la actualidad, el Sambo está protegido por la Federación de Artes Marciales Rusas, cuyo presidente es el General Alexander Ivanovich Retuinskih. Retuinskih aprendió Sambo a los 14 años y a los 42, patentó el sistema R.O.S.S. de entrenamiento. Entre sus alumnos predilectos se encuentra Vladimir Putin, que no solo promovió el estudio del Sambo, sino que además nombró al General representante especial durante su campaña electoral.

Alexander Ivanovich Retuinskih (derecha) impartiendo una clase.

Fuera del entorno militar y deportivo, aprender Sambo es una obligación de los trabajadores de la industria de la seguridad privada (guardaespaldas). La razón es que en el 17% de situaciones de peligro no hay tiempo para desenfundar el arma y enfrentarse con ella al atacante.

Torneo de guardaespaldas en Bielorusia

Patada lateral (parecida a la Ushiro-Gueri-Kekomi de Karate) con agarre de la muñeca del adversario.

La agilidad, rapidez y flexibilidad es otro de los vectores trabajados. Esto se aplica no solo a brazos y piernas, sino también el torso, sobre todo cuando se están ejecutando movimientos de sometimiento contra el adversario.

En el ámbito deportivo, un combate de Sambo puede durar hasta 6 minutos. A primera vista este tiempo podría ser corto, pero la cosa cambia en el momento que consideramos el intenso trabajo muscular realizado. El ejercicio cardiovascular es otro de los vectores, puesto que a pesar de las breves pausas entre ataques que un luchador de Sambo pudiera realizar, sus pulsaciones por minuto fluctuarán entre 140 y 170.

 Derribo en tijera (similar a la Tesoura de Costas de la Capoeira)

La disciplina es otro punto fuerte del Sambo. Por muy bestia que un combate pueda parecer para el observador ocasional, lo que se está disputando es una auténtica partida de “ajedrez físico”. El luchador debe mantener un cierto autocontrol a pesar de los golpes recibidos y sumisiones sufridas, a fin de escoger la mejor entrada para derrotar a su adversario. En términos informáticos, una de las tareas con mayor prioridad que se ejecuta en el cerebro del luchador es aquella en la que se estudia al adversario para dar con su punto débil. De la continuidad de dicha tarea depende el éxito del combate y para lograrla se necesita una fortaleza física obtenible a través de un entrenamiento regular.

Así como el Sambo ha sabido condensar la cultura rusa (el instinto de superación, la tenacidad, la estrategia, la excelencia en la elección) en un arte marcial, los medios de comunicación lo han referenciado en más de una ocasión, propagando una vez más dicha cultura. No quisiera finalizar este artículo sin citar algunos de estos casos:

-         “El vencedor está solo” de Paulo Coehlo (Libro). Igor, el protagonista, practica Sambo en varios pasajes.

-         “Perdidos” (Serie TV). Mijáil Bakunin, integrante de la iniciativa DHARMA, se enfrenta a los protagonistas con movimientos de Sambo.

-         “Último Aviso” (Serie TV). Michael Western, el protagonista, practica Sambo en una misión de infiltración.

-         Saga “Street Fighter” (Videojuego). Zangief y Abel son dos luchadores de Sambo.

-         “Mortal Kombat: Deadly Alliance” (Videojuego). Cyrax y Sektor también son luchadores de Sambo.

-         Saga “Tekken” (Videojuego). Sergei Dragunov emplea movimientos de la versión militar de Sambo.

 

Zangief (derecha), el luchador soviético (y posteriormente ruso) de Street Fighter.

Más Información:

Promoción gubernamental del Sambo en la que aparece Vasili Sergéyevich Ochschépkov impartiendo clase, así como practicantes femeninas (1927)

https://www.youtube.com/watch?v=u0XN4DZD37o

Entrenamiento de Sambo durante la Guerra Fría

https://www.youtube.com/watch?v=85Q_GrZnlzY

Arma Humana: Sambo (Documental)

https://www.youtube.com/watch?v=nUPTlKQmViE

Federación Española de Luchas Olímpicas (bajo la cual se encuentra el Sambo)

http://felucha.com/

Federación Rusa de Sambo

http://www.sambo.ru/

Federación Internacional de Sambo Amateur

http://www.sambo.com/

 

 

 

 

 


  

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.