Empresas chinas en Rusia: oportunidades y riesgos medioambientales

Iorsh
El desembarco de empresas chinas en el este de Rusia es una oportunidad para la economía pero entraña numerosos riesgos ambientales. Varios miembros de WWF Rusia proponen prácticas para conseguir un desarrollo que respete esta región de gran valor ecológico.

Las propuestas de China para recolocar alguna parte de su infraestructura de producción en el Lejano Oriente de Rusia han provocado encendidos debates entre la comunidad de expertos. Los defensores argumentan que las nuevas inversiones impulsarán la cooperación transfronteriza y generará numerosos beneficios económicos en esta periférica región oriental de Rusia.

Los escépticos declaran que los costes medioambientales serán mayores ya que entre las industrias seleccionadas se encuentras algunas "industrias sucias" como la metalurgia, la producción de cemento, varias plantas químicas que son especialmente perjudiciales para esta zona rica en biodiversidad,  y que se caracteriza por ecosistemas de prístina agua fresca y bosques vírgenes.

El Ministerio de Desarrollo en Oriente Próximo ha negado estas preocupaciones e insiste en que todos los proyectos estarán sometidos a la legislación medioambiental rusa, que está entre la "más estricta del mundo".

Los activistas del medio ambiente no comparten ese optimismo.

Las leyes medioambientales se han debilitado desde los años 2000. Por ejemplo, se ha quitado el requisito para que los proyectos pasen por un panel de expertos estatal, con la excepción de los planeados en áreas protegidas o en la plataforma continental.

Además, la implementación de nuevas leyes ambientales, que incluye también el uso de las mejores tecnologías disponibles, solo entrará en efecto a partir de 2018. Esto podría posponerse si hay presiones de las grandes industrias.

Al mismo tiempo, los territorios para un desarrollo acelerado en el Oriente Lejano, entre los que se encuentran los que van a recibir la inversión china, tienen una regulación medioambiental llena de excepciones.

Los problemas contaminación en China

Por lo que respecta a China, actualmente arrastra problemas medioambientales de gran escala. La contaminación del aire, la erosión del suelo y los cortes de agua son constantes. A lo largo del país aumentan las protestas espontáneas por motivos medioambientales.

Las autoridades no pueden dejar de ignorar este asunto. El año pasado el gobierno adoptó en nuevo programa, llamado "Reforma integral del proceso ecológico", que debe comenzar este año, durante la implementación del decimotercer plan quinquenal. La economía china se hará más verde para poder afrontar este problema: se adoptarán nuevas tecnologías verdes, habrá una reestructuración dirigida hacia los sectores basados en el conocimiento y la manufactura de productos de alto valor añadido.

El gobierno chino también se ha comprometido con una serie de obligaciones internacionales en cambio climático. Reducirá las emisiones de C02 en un 60-65% hasta 2030, lo que implicará la reducción de la contaminación industrial y de la energía procedente del carbón.

¿Será posible cumplir estos logros sin poner el riesgo el crecimiento económico? Conviene señalar que Occidente también hizo su propio "giro verde" y recolocó sus industrias contaminantes en países en desarrollo como China e India. Es posible que China haya decidido sus mismos pasos.

China en el Lejano Oriente ruso

A pesar del aumento de las inversiones en casi de todas las partes del globo, las inversiones chinas en el Lejano Oriente, una región vecina, ha sido insignificantes y se han limitado sobre todo a los recursos naturales y el sector de la agricultura.

En 2005 en gobierno de  Heilongjiang, provincia en el noreste, declaró una guerra a los buscadores de oro porque perjudicaban los bosques y los ecosistemas locales. En pocos años casi se acabó con todas explotaciones de oro. Algunas empresas chinas decidieron reinstalarse en el Lejano Oriente, porque la legislación medioambiental es menos severa y las multas son más bajas.

El cambio de legislación china para la protección de la explotación forestal de los bosques aumenta también la presión sobre los territorios rusos de Primorie y Jabarovsk.

El Lejano Oriente ruso en muy rico a nivel ecológico: especies raras, bosques intactos, ecosistemas de agua clara y suelo sin contaminar. Una visión estratégica debería tener en cuenta mantener esta región a largo plazo, situada en un área periférica de las mayores economías de Asia Pacífico. No debería convertirse en un lugar para la transferencia tecnológica o para la manufactura en cadena a nivel global.

Para evitarlo las autoridades rusas deberían fomentar la transferencia de tecnologías modernas con la promesa de que sean productos de alto valor añadido que mantienen altos estándares en el ámbito medioambiental y humano. No es suficiente mantener la regulación actual. Hay que hacer esfuerzos adicionales, que podrían ser los siguientes:

— Adoptar una proposición de ley para mejorar los procedimientos de control que llevan a cabo los expertos en impacto medioambiental. Las consultaas deberían tener en cuenta a las poblaciones locales a la hora de explicar el impacto de los proyectos.

— Finalizar los requisitos regulatorios necesarios para que se implemente la nueva ley sobre las mejores tecnologías disponibles para 2017.

— Los bancos estatales y los fondos de inversión ruso-chinos con capital gubernamental, deberían incluir en sus evaluaciones criterios acerca de las mejores tecnologías disponibles e indicadores de eficiencia energética así como de contaminación.

— La información sobre la evaluación del impacto medioambiental debería estar disponible en Rusia y ser accesible en las páginas web de las compañías.

La realización de estos pasos reducirá (si no del todo) significativamente los riesgos de la relocalización de empresas chinas en el Lejano Oriente de Rusia.

Los autores trabajan en WWF Rusia. Las opiniones de los autores no coinciden necesariamente con la redacción de RBTH.

Lea más:

Diez animales únicos de Rusia

Todo el mundo ha oído hablar del oso ruso, del tigre siberiano o del leopardo del Amur, que está en peligro de extinción. Pero existen otros animales originarios de Rusia que no son tan simbólicos

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies