Revelan quién está detrás de los ataques mediáticos contra Trump

La recopilación de información encaminada a comprometer al presidente electo de EE UU, Donald Trump, fue financiada por sus oponentes entre los republicanos y luego por los partidarios de su rival demócrata Hillary Clinton, afirmó este miércoles la cadena CNN, citando a las fuentes.

Anteriormente CNN comunicó que los servicios secretos de EE UU informaron al presidente saliente, Barack Obama, y a Trump de que sospechan que "unos agentes rusos" tienen datos comprometedores sobre este último, sin presentar alguna prueba concreta. 

Según indica la cadena, este informe está basado en datos facilitados por un ex agente del Servicio Secreto de Inteligencia británico MI6, que fue enviado a Rusia en la década de 1990 y ahora dirige una empresa privada de recopilación de información.

"Sus investigaciones relacionadas con Trump fueron financiadas inicialmente por grupos y donantes que apoyaban a los oponentes republicanos de Trump durante las primarias del Partido Republicano; (…) una vez que Trump se convirtió en candidato, una mayor investigación fue financiada por (…) partidarios de Hillary Clinton", dice la cadena, citando a múltiples fuentes.

A la vez, CNN destaca que el FBI está investigando la credibilidad y la exactitud de la información presentada, y por el momento no confirma varios detalles esenciales de los datos sobre Trump.

El viernes pasado la Comunidad de Inteligencia de EE UU hizo público un informe, en el que afirmó en particular que el presidente ruso, Vladímir Putin, "ordenó en 2016 una campaña dirigida a influenciar las elecciones presidenciales de EE UU", pero a la vez reconoció que los presuntos hackeos rusos no influyeron en el conteo de votos en las presidenciales del 8 de noviembre de 2016.

Ya en octubre pasado los representantes de Inteligencia de EE UU afirmaron que "hackers rusos" atentaron contra el sistema electoral del país.

Más tarde, la CIA acusó a Rusia de haber vulnerado los servidores del Partido Demócrata para favorecer al entonces candidato republicano Trump. EE UU sigue sin presentar pruebas de la implicación de Moscú en los hackeos. 

A este respecto, Putin declaró que las filtraciones que se hicieron tras los hackeos no benefician a Rusia, y que la histeria en torno a las mismas se azuzaba para desviar la atención de su contenido, en particular de cómo el Comité Nacional del Partido Demócrata favoreció a Clinton en las elecciones primarias y buscó desacreditar a su principal rival, el senador Bernie Sanders.

Putin afirmó, además, en alusión al Partido Demócrata y a Clinton, que "el que pierde siempre busca a quién echarle la culpa".

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, calificó las acusaciones contra Rusia de "gratuitas", y el canciller, Serguéi Lavrov, dijo que son "totalmente infundadas". 

El propio Trump dijo el viernes a The New York Times que la tormenta que rodea al supuesto hackeo ruso es una caza de brujas política llevada a cabo por sus adversarios, avergonzados por su derrota en las elecciones presidenciales.

Trump asumirá el cargo de presidente de EE UU el 20 de enero. 

Lea más: Trump necesita desesperandamente expertos que sepan sobre Rusia