¿Se acerca un deshielo en las relaciones Rusia-UE?

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, asistirá al Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, asistirá al Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Reuters
La liberación a finales de mayo de la piloto ucraniana Nadiezhda Sávchenko por parte de Moscú y las recientes muestras de Alemania sobre una posible relajación de las sanciones, así como la visita del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, avivan la esperanza de un posible desbloqueo de la situación.

Los que conocen el invierno siberiano normalmente están de acuerdo en una cosa: parece que nunca termina. Las primeras nevadas empiezan a finales de otoño y, en algunas regiones, se prolongan hasta mayo. En marzo ya hay muchas personas que dudan de que vaya a terminar y temen por su salud. Sin embargo, cuando la primavera llega lo hace rápido y normalmente le sigue un glorioso verano.

Recientemente las relaciones Rusia-UE han estado congeladas, como si se tratase de un invierno siberiano.

Desde el punto de vista de Bruselas, Moscú se ha comportado de manera horrible al "anexionarse" Crimea y al apoyar a los rebeldes que han provocado el caos en Ucrania.

La OTAN cree que el apoyo del Kremlin ha ido demasiado lejos y que soldados rusos han operado en esa zona. Al mismo tiempo, los tecnócratas europeos han acusado a Moscú de "militarizar" todo, desde la información hasta la migración, y de lanzar una guerra híbrida contra los estados europeos.

Mientras tanto, el Kremlin tiene otra visión completamente diferente. Los mandatarios rusos tienen la firme convicción de que Europa ha desestabilizado Ucrania al forzarla tener que elegir entre Moscú o Bruselas.

De hecho, están convencidos de que el pacto de Asociación Estratégica con Ucrania era un programa diseñado específicamente para debilitar a Rusia. Es más, algunos apparatchniks creen que la UE se ha convertido en la rama política de la OTAN y que, en última instancia, está controlada por EE UU. 

En relación a Crimea, los rusos insisten que la reunificación de la península fue una elección libre y democrática de los residentes locales. Resulta curioso pero hay encuestas de opinión occidentales que refrendan este hecho, tal y como hizo la revista Forbes en marzo del 2015.

A pesar de esta situación, muchos gobiernos occidentales todavía mantienen que nunca reconocerán la legitimidad del control ruso sobre Crimea. Temen que pueda suponer un precedente que podría ser utilizado posteriormente para provocar estragos en los estados bálticos.

De modo que mientras algunas relaciones comerciales y personales se mantienen, a nivel político las relaciones Rusia-UE han estado congeladas. Mientras la retórica de unos y otros fluctuaba apenas ha habido señales que pudieran indicar un cambio de la situación. Sin embargo, a finales de mayo las cosas empezaron a cambiar. Se ha abierto una nueva tendencia que augura la posible llegada de una primavera tardía. 

¿Legará la primavera?

El proceso parece que comenzó la mañana del 25 de mayo, cuando el presidente Vladímir Putin perdonó a la ucraniana Nadiezhda Sávchenko,  cuya detención y encarcelamiento había provocado las iras de Occidente. Inmediatamente los mandatarios rusos celebraron la decisión.

Ese mismo fin de semana, el semanario alemán Der Spieguel, que muchos consideran como el diario de referencia de la CDU, el partido de Angela Merkel, informaba de que Berlín estaba considerando el relajamiento de las sanciones contra Rusia.

Está claro que este cambio no está motivado por la benevolencia. Al fin y al cabo, algunos líderes políticos europeos, sobre todo en Francia, Italia y Grecia, ya han expresado su insatisfacción con la actual situación. Como resultado, es posible que Merkel trate de mantener la unidad europea, algo imposible en la situación actual, y vea necesario buscar algún tipo de compromiso para poder mantener el consenso europeo.

Independientemente de las razones, el hecho de que Der Spiegel informe sobre ello, prácticamente refleja lo que podría ser la postura del gobierno alemán. Y en estos momentos el posible levantamiento de las sanciones suena como música celestial a oídos de Moscú.

Entonces, cuando el Kremlin disfrutaba de la noticia,  el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, salía a la palestra con una noticia todavía mejor. El 30 de mayo informaba de que asistirá al próximo Foro Económico Internacional de San Peterburgo, popularmente conocido como el “Davos Ruso”. La portavoz dijo "que utilizará la oportunidad para convencer al líder ruso, así como a una audiencia mayor, sobre las perspectivas en relación al estado actual de las relaciones Rusia-UE”.

Leonard Cohen cantaba:  “there’s a crack in everything. That’s how the light gets in” ("Hay un grieta en todo. Es así como entra la luz"). Aunque le ha costado mucho tiempo a Moscú y Bruselas descubrir recovecos luminosos. Rusia confiará a partir de ahora de que el invierno diplomático ha terminado. Así como también lo hacen los negocios europeos que han sufrido a causa de las contrasanciones de Moscú.

Bryan MacDonald es un analista basado en Moscú.

Lea más:

Rusia suaviza el embargo alimentario

A partir de ahora podrán venderse en el país productos occidentales destinados a bebés. El embargo alimentario comenzó hace dos años como respuesta a las sanciones europeas y estadounidenses.

 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies