Peterhof: el ‘Versalles ruso’ junto a San Petersburgo (Fotos)

Deslumbra a los visitantes con su palacio a orillas del mar Báltico. El espectáculo se aprecia mejor entre abril y octubre, cuando la Gran Cascada está en funcionamiento y el parque florece. Se trata de la mejor excursión de día que se puede hacer desde San Petersburgo.

Peterhof se encuentra a 47 km de San Petersburgo, en la orilla meridional del golfo de Finlandia.

Durante 200 años fue la residencia de verano de los zares. En los siglos XVIII y XIX albergó majestuosas recepciones, grandes festejos, conciertos y bailes de máscaras.

El conjunto cuenta con 150 fuentes. En la época en la que fue construido el sistema de suministro de agua de Peterhof no tenía parangón. Al borde de una gran terraza natural de 16 metros se yergue el Gran Palacio, centro principal del conjunto diseñado por Rastrelli.

Los visitantes pueden admirar magníficas salas oficiales, salones y apartamentos de los emperadores de Rusia. Al pie del palacio se puede ver el espectáculo de la Gran Cascada con surtidores de plata y numerosas esculturas de oro, incluyendo la famosa fuente de Sansón. 

El parque también contiene un laberinto de senderos y pasarelas de hierro ornamentadas, así como varios pequeños pabellones y cenadores. Los pabellones del parque tienen su propio calendario de apertura y su taquilla al margen del palacio; el único momento en que todo está abierto es durante los fines de semana.

En el exuberante parque vale la pena visitar el Palacio de Monplaisir, el pequeño Hermitage blanco y rojo, así como el Palacio Marlí (que contiene un escritorio de madera tallado por el propio Pedro el Grande). Aquí el ambiente es más evocador que el del Gran Palacio.

Desde los balcones del palacio hay una vista excepcional de la arboleda y de la Gran Cascada. Es recomendable visitar la gruta que hay junto a la fuente. Se trata de una obra de ingeniería del siglo XVIII, que se empleó para canalizar el agua desde los manantiales de las colinas de Ropsha.

Los nazis ocuparon el palacio durante la Segunda Guerra Mundial y sufrío graves daños. La restauración se ha convertido en el orgullo de la región. Destaca la Sala del Trono, la antesala para mujeres y los intrincados suelos de parqué del Estudio Chino Occidental.

Desplazarse hasta el Palacio de Verano de Pedro el Grande en barco hace más placentera la experiencia, pues permite comprender las ambiciones marítimas de Pedro y el papel de la región como frontera occidental de Rusia.

Todo lo que querías saber sobre San Petersburgo

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies