Los Románov se instalan en Málaga

Servicio de prensa
El Museo Ruso de Málaga inaugura dos exposiciones, una dedicada a los Románov y otra a Kandinsky.

I. E. Repin. Retrato de Nicolás II (1896). Fuente: Servicio de prensaI. E. Repin. Retrato de Nicolás II (1896). Fuente: Servicio de prensa

Hoy en el Museo Ruso de Málaga se abre al público la nueva exposición anual La dinastía Románov que invita a recorrer la historia imperial rusa a través de 247 obras de arte. Hace cien años, tras la Revolución de 1917, se acabó el dominio de los Románov que había durado desde 1613. La muestra representa un viaje en el tiempo por los palacios y la vida cotidiana de los zares, emperadores y emperatrices. El viaje empieza en la época de Iván el Terrible, ya que una de sus esposas pertenecía a la familia Románov, y termina en el siglo XX con el drama del último zar ruso, Nicolás II y su familia.

La muestra que estará abierta al público hasta febrero de 2018, acoge cuadros de decenas de artistas rusos, algunos de ellos son auténticas joyas, como el retrato de Nicolás II o un óleo que recoge la boda de Nicolás II con Alexandra Fiódorovna, ambos de Iliá Repin. Entre las obras emblemáticas de la muestra se destaca también la máscara funeraria de Pedro I, realizada en bronce en 1725 en base a un molde de cera que recubrió el rostro del primer emperador ruso después de su muerte. Un caso casi anecdótico lo representa un cuadro realizado por la esposa de Alejandro III, en el que retrató al cochero del zar.

Director de la Colecci&oacute;n del Museo Ruso de&nbsp;M&aacute;laga, Jos&eacute; Mar&iacute;a Luna,&nbsp;directora art&iacute;stica del Museo Ruso de San Petersburgo,&nbsp;Evgenia Petrova,&nbsp;concejala de Cultura, Gemma del Corral,&nbsp;alcalde de M&aacute;laga, Francisco de la Torre y&nbsp;director del Museo Ruso de San Petersburgo, Vladimir G&uacute;sev, junto al cuadro de Vereshchagin, El sitio de la Trinidad-San Sergio&nbsp;(1891). Fuente:&nbsp;Servicio de prensa\n<p>Director de la Colecci&oacute;n del Museo Ruso de&nbsp;M&aacute;laga, Jos&eacute; Mar&iacute;a Luna,&nbsp;directora art&iacute;stica del Museo Ruso de San Petersburgo,&nbsp;Evgenia Petrova,&nbsp;concejala de Cultura, Gemma del Corral,&nbsp;alcalde de M&aacute;laga, Francisco de la Torre y&nbsp;director del Museo Ruso de San Petersburgo, Vladimir G&uacute;sev, junto al cuadro de Vereshchagin, <em>El sitio de la Trinidad-San Sergio&nbsp;</em>(1891). Fuente:&nbsp;Servicio de prensa</p>\n
K. B. Wenig,&nbsp;Muchacha rusa (1889).&nbsp;Fuente:&nbsp;Servicio de prensa\n<p>K. B. Wenig,&nbsp;<em>Muchacha rusa</em> (1889).&nbsp;Fuente:&nbsp;Servicio de prensa</p>\n
 
1/2
 

Hay obras que impresionan también por su imponente tamaño, como Escarnio del cadáver de Iván Miloslavsky de Gavril Gorélov que mide 2,25 metros de alto y 5,60 metros de largo.

En paralelo, el museo malagueño presenta la muestra temporal Kandinsky y Rusia, que estará abierta hasta julio de este año. La muestra es representada por 78 obras del artista, 29 de ellas proceden del Museo Ruso de San Petersburgo y el resto viene de otras colecciones públicas y privadas de Rusia. 

En este caso, los cuadros de Kandinsky comparten espacio con iconos, grabados típicos llamados lubok y distintos elementos etnográficos rusos, como cestas, trineos, juguetes, ruecas y otros. Según los organizadores de la muestra, ésta revela nuevas facetas del artista. La exposición hace evidente la influencia de las artes populares rusas en la obra de Kandinsky. 

Y. V. Kandinsky, Sobre fondo blanco I&nbsp;(1920).&nbsp;Fuente:&nbsp;Servicio de prensa\n<p>Y. V. Kandinsky, <em>Sobre fondo blanco I</em>&nbsp;(1920).&nbsp;Fuente:&nbsp;Servicio de prensa</p>\n
Y. V. Kandinsky, Improvisaci&oacute;n n.&ordm; 11 (1910).&nbsp;Fuente:&nbsp;Servicio de prensa\n<p>Y. V. Kandinsky,<em> Improvisaci&oacute;n n.&ordm; 11</em> (1910).&nbsp;Fuente:&nbsp;Servicio de prensa</p>\n
 
1/2
 

Más información aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.