Rusia envía a Siria dos nuevos aviones espía

12 de mayo de 2017 Nikolái Litovkin, RBTH
La base aérea de Jmeimim cuenta con dos nuevos aparatos dedicados a la protección de las tropas y a detectar movimientos de los terroristas del Estado Islámico. Se trata de los aparatos A-50U y Tu 214R.
A-50U
A-50U. Fuente: Sergey Krivchikov/Global Look Press

En un video del desfile de la Victoria del 9 de mayo en la base aérea de Jmeimim se muestra la última versión del avión de alerta temprana A-50U. Según los expertos, este avión servirá para guiar a los cazas hacia sus objetivos en las zonas más alejadas de Siria y controlará todos los vuelos de los aviones militares en Turquía, Irak y otros países cercanos.

El nuevo avión ruso de alerta temprana y control aerotransportado (análogo del modelo estadounidense AWACS) se encuentra en segundo plano por detrás del caza Su-35S en el minuto 7:13 del video.

El A-50U es muy reconocible por la especie de “hongo” que sobresale de su fuselaje: su antena, que sigue de cerca la situación en tierra y en el aire a cientos de kilómetros a su alrededor.

Según informan los medios de comunicación rusos, el avión llegó a Siria en abril. Antes se detectó en el cielo de este país otro avión espía ruso, el Tu-214R.

Qué hacen los aviones A-50U y Tu-214R en la campaña de Siria

Según el profesor de la Academia de Ciencias Militares Vadim Koziulin, los aviones pertenecen a dos tipos de aviones de espionaje: radioelectrónico (A-50U) y optoelectrónico (TU-214R).

“El primera ha sido enviado para controlar el espacio aéreo en los países cercanos: el radar del A-50U tiene un alcance de 800 km a la redonda y puede seguir hasta 300 objetivos a la vez en sus monitores. Por su parte, el Tu-214R puede detectar con sus medios ópticos las posiciones de los guerrilleros del Estado Islámico y transferir sus coordenadas al cuartel general de la comandancia”, comenta el experto en una entrevista para RBTH.

Según señala el analista, los medios terrestres y marítimos de espionaje por radiolocalización, ubicados en la base aérea de Jmeimin y en el Mediterráneo junto a las costas de Siria, no bastan para controlar por completo los movimientos de los terroristas. “Para ello se utilizan todos los medios de espionaje disponibles: la aviación (con los modelos A-50U y Tu-214R) y los medios espaciales (los satélites militares del Ministerio de Defensa)”, añade Koziulin.

Objetivos secundarios

Además, los analistas opinan que los aviones no solo han sido enviados a la república para cumplir misiones militares.

“Hay que entender que, en caso de que estallara una guerra a gran escala, todas las tripulaciones de todos los tipos de tropas deben estar preparadas al máximo para desempeñar sus misiones. El mejor modo de pulir las habilidades es con objetivos reales en una situación militar real”, comenta a RBTH el analista militar del periódico Izvestia, Dmitri Safónov.

El experto subraya que Rusia en Siria intenta comprobar el nivel de preparación de sus militares, así como probar en combate sus nuevos sistemas de armamento.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook