Putin y Merkel dialogan en Sochi sobre los principales problemas del mundo

La canciller alemana Angela Merkel con el presidente ruso Vladímir Putin en Sochi, el 2 de mayo de 2017.

La canciller alemana Angela Merkel con el presidente ruso Vladímir Putin en Sochi, el 2 de mayo de 2017.

DPA/Global Look Press
Vladímir Putin y Angela Merkel se reunieron el 2 de mayo en Sochi. ¿Para qué la canciller visitó Rusia? ¿Cómo fue su primera visita en casi dos años? Expertos rusos creen que ambas partes están cada vez más cerca y buscan compromisos acerca de las principales cuestiones del ámbito internacional.

Oficialmente la visita de Merkel a Rusia está vinculada a la preparación de la cumbre del G-20, que tendrá lugar en Hamburgo el próximo julio, comunicó el portavoz de la canciller alemana.

El encuentro entre ambos líderes tuvo lugar en la residencia de verano del presidente ruso en Sochi. El último encuentro entre ambos fue hace dos años, el 10 de mayo del 2015, durante los actos en conmemoración de la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

Buscar puntos en común

La visita a Rusia es una muestra del cambio de actitud hacia Moscú, explica Vladislav Belov, del Centro de Investigaciones Alemanas del Instituto Europa de la Academia Rusa de Ciencias. El experto recuerda que en la Conferencia de Seguridad de Múnich, que tuvo lugar en febrero, Angela Merkel declaró que había que dejar de concentrarse en los problemas existentes y que había que encontrar puntos en común. “Esa frase llegó a Putin, que la invitó a Rusia poco después”, explica el experto. Merkel aceptó la invitación a pesar de sus declaraciones anteriores, en las que afirmaba que no iría a Rusia mientras no hubiera progresos en las situaciones Ucrania y Siria.

Angela Merkel. Fuente: DPA/Global Look PressAngela Merkel. Fuente: DPA/Global Look Press

En Sochi buscaron coincidencias sobre estas cuestiones y sobre las relaciones entre Rusia y la OTAN, así como sobre la política exterior de EE UU durante el mandato de Donald Trump, cree Belov. Según explica, tanto para Putin como para Merkel “se aclara el posible desenlace de estas cuestiones”. Sin embargo, la dificultad de estas cuestiones no permite encontrar soluciones antes de tiempo. Se puede concluir que hay grandes novedades tras el encuentro. 

En relación a Ucrania, ambos líderes corroboraron que no hay alternativa a los acuerdos de Minsk y al formato de Normandía. En lo que respecta a Siria, Putin se refirió a la necesidad de encontrar una solución política al conflicto, mientras que Merkel volvió a referirse a la importancia de un alto el fuego. También hablaron sobre la cooperación económica entre ambos países. Putin apuntó que el intercambio comercial entre Rusia y Alemania creció en un 43% en los dos primeros meses de este año.

Cuestiones difíciles

Belov cree que la determinación de Berlín por tratar las cuestiones más espinosas de la agenda entre Moscú y Occidente se debe al afán de Merkel por tener una reunión del G-20 productiva.

Fuente: DPA/Global Look PressFuente: DPA/Global Look Press

Por su parte, Tatiana Ilariónova, de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, comenta a RBTH la importancia que tiene para Merkel la próxima cumbre del G-20. Los temas que se trataron en Sochi y en la próxima cumbre de Hamburgo tienen muchas coincidencias: Ucrania, Siria y las relaciones entre Rusia y Occidente. “Lo fundamental es que Merkel va a ser la anfitriona de una cumbre grande”, explica la investigadora, y resalta que en estos momentos todos los pasos de la canciller se dirigen en esa dirección. 

“Los europeos y Alemania tienen una postura en relación a las preguntas fundamentales y es poco probable que cambien rápidamente de opinión. En la etapa actual es imposible resolver estas cuestiones, que la diplomacia trata muy a menudo”, considera Ilariónova.

¿Fue Merkel a Sochi por Trump?

La visita de Merkel a Sochi puede verse desde otra perspectiva. “El quid de esta historia es que los políticos alemanes, y concretamente Merkel, tienen que mostrar a EE UU que no interrumpen la comunicación con Moscú y que pueden ser útiles para la administración estadounidense”, explica a RBTH el experto en relaciones internacionales Timoféi Bordachiov, de la Escuela Superior de Economía.

Según su opinión, lo único que ahora le interesa a Moscú es la regulación de las relaciones con Donald Trump. Sin embargo la canciller se equivoca si cree que Berlín puede ser un intermediario para Washington en las cuestiones con Rusia, como durante la presidencia de Barack Obama. La nueva administración de la Casa Blanca tiene otro estilo y no necesitas intermediarios.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.