Gibraltar presionó contra la presencia de barcos rusos en Ceuta

Reuters / Vostock Photo
Un artículo del Real Instituto Elcano analiza las presiones ocurridas durante el caso del repostaje del portaaviones Almirante Kuznetsov en Ceuta a finales de octubre.

Las fuertes discusiones que rodearon la llegada del portaaviones Almirante Kuznetsov a Ceuta a finales de octubre “provocó una polémica interna en la Alianza, en este caso con España como protagonista, y que se saldó con una forzada marcha atrás de la diplomacia española. La campaña de comunicación estratégica que tuvo como finalidad presionar a España, alcanzó su objetivo. Protagonizada por destacados dirigentes y analistas de países aliados, tuvo una ramificación relevante en Gibraltar y su peculiar situación”, concluye el artículo de Luis Romero Bartumeus publicado en la web del Real Insituto Elcano.

La estrategia de presión mediática que se puso en marcha aquellos días es bien conocida. Se acusó a España de romper el consenso de la Alianza y de la UE respecto a Rusia por su actuación en Ucrania y Crimea. Entre quienes actuaron se encontraba el lobby gibraltareño en el Reino Unido y en EE UU.

El congresista republicano Joe Pitts afirmó que al encontrarse Ceuta a tan solo 19 millas de Gibraltar, la presencia de los buques rusos constituía “riesgos significativos de inteligencia y seguridad para los Estados Unidos, el Reino Unido” y para toda la Alianza Atlántica en general. A su vez, David Cameron y otros políticos británicos denunciaban abiertamente la escala de los barcos rusos.

Diarios españoles como El Confidencial comentaban que “el apoyo militar que provee España al permitir el abastecimiento de los barcos rusos es un comportamiento impropio de un aliado de la OTAN en el siglo XXI. No debería continuar”, haciendo eco de un informe de The Heritage Foundation, think tank estadounidense vinculado al ultraconservador Centro Margaret Thatcher por la Libertad. Posteriormente políticos de ERC y el PNV criticaron al gobierno por las escalas de barcos rusos en Ceuta.

El periodista escribe que “lo que hubo fue una machacona insistencia de británicos y norteamericanos que ponía el énfasis en lo perjudicial que era la presencia rusa, sobre todo atendiendo a que la OTAN y la UE habían acordado la imposición de sanciones a Rusia y a que, y esto interesaba fundamentalmente a los británicos, podría tener consecuencias sobre la seguridad de la base de Gibraltar”.

Tras un arreglo diplomático entre Rusia y España, no se produjo la escala de los buques rusos en Ceuta, que pararon en Malta antes de llegar a las costas de Siria. Vasili Nioradze, secretario de prensa de la embajada, instaba a no dramatizar la situación en declaraciones a medios rusos.

Por su parte, en Ceuta se vivió con decepción el desenlace de la crisis. Las autoridades locales destacan el volumen de gasto de los marineros rusos en los comercios locales, sobre todo en las tiendas y restaurantes. A lo que hay que añadir el coste por el avituallamiento; un buque anfibio reposta unas 300 toneladas de gasoil y 150 de agua; mientras que un petrolero puede llegar a las 3.750 toneladas. Los barcos rusos repostan en el puerto español desde 2010 y medios locales se refieren a estas visitas como algo “amable, pintoresco y simpático”. El diario El País señalaba que 53 barcos rusos habían atracado en Ceuta desde 2011.

Por lo que respecta a Gibraltar, el embajador de Rusia en España, Yuri Korchagin, declaró que “hay mucha polémica tras el Brexit, es un asunto complicado, pero hay iniciativas de España” que le parecen “muy constructivas”.

Por su parte, tras la polémica y al ser preguntados por el PNV, miembros del Gobierno español declararon en febrero que España no negará el repostaje de la Armada rusa en Ceuta. Las escalas de buques de la Armada rusa en puertos españoles se producen con normalidad desde hace años. “España aprueba estas escalas con total transparencia hacia la opinión pública y hacia sus socios y aliados”. Desde el Ejecutivo se recordó que esta aprobación se hace caso por caso, atendiendo al número y a las características del buque, siendo el principal criterio el de la seguridad del entorno, de la población y del puerto.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.