Moscú acusa a Washington de violar la soberanía de Siria

Obama anuncia el envío de soldados sin consultar a Damasco.

Obama anuncia el envío de soldados sin consultar a Damasco.

Reuters
Considera que la entrada de los soldados estadounidenses en Siria sin el consentimiento de Damasco es una violación de la soberanía siria.

Rusia ha expresado su preocupación por el desembarco de soldados de EE UU en Siria sin el consentimiento de Damasco, según informa el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. “Es una violación de la soberanía”, declaraba a TASS el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov.

El diplomático ruso subrayaba que el gobierno de Damasco ha expresado la misma opinión.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Siria ha declarado que en el país se ha recibido con preocupación la noticia de la llegada de 150 soldados estadounidenses a la zona de Rumeilan. “La República Árabe Siria juzga estos actos como una agresión, una peligrosa invasión y una violación de la soberanía siria”.

El 25 de abril Barack Obama informó del envío a Siria de 250 militares para ayudar a los aliados de EE UU en la lucha contra los extremistas del Estado Islámico. Según Obama, los soldados estadounidenses no participarán en operaciones militares, sino que se dedicarán a entrenar a las tropas locales.

Dos días después, 150 soldados estadounidenses llegaban a Rumeilan, ciudad al noreste de Siria controlada por los kurdos. Entonces el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Guennadi Gatilov, declaró que las tropas estadounidenses habían ocupado territorio sirio de forma ilegal.

El Departamento de Estado acusa a Asad

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia también ha valorado las acciones de EE UU. Según el jefe de este departamento, Valeri Guerásimov, la coalición internacional liderada por EE UU infringe en su actividad en Siria “todos los cánones” del derecho internacional.

Nuestras divisiones se encuentran en Siria por motivos legítimos y por petición del gobierno de un Estado soberano, algo que no puede decirse de la coalición internacional, que infringe de iure todos los cánones del derecho internacional”, cita TASS las palabras del militar ruso.

El Departamento de Estado no está de acuerdo con estas declaraciones. El portavoz John Kirby, al ser preguntado por su opinión acerca de las declaraciones del Ministerio de Asuntos Exteriores sirio, no negaba el hecho de que Washington no haya esperado a obtener el permiso del gobierno sirio.

Según Kirby, la postura de EE UU se debe a que el régimen del presidente Bashar al Asad supone una agresión contra los sirios. “Me parece el colmo de la ironía decir que nuestras acciones son un acto impúdico de agresión cuando ellos continúan usando gas y bombas de barril contra su propio pueblo y cuando, según algunas noticias, han llegado hasta a bombardear un hospital en Alepo. Estos sí que son actos impúdicos de agresión, y contra sus propios ciudadanos”, declara el político estadounidense.

Una violación del derecho internacional

No es la primera vez que Rusia denuncia las acciones de EE UU y sus aliados en Siria. No obstante, esto no impide a Moscú continuar su colaboración con Washington respecto a la situación siria.

Serguéi Riabkov, tras informar sobre la violación por parte de EE UU de la soberanía siria, declaró también que los contactos entre los departamentos de defensa de Rusia y EE UU “permanecen activos todos los días, se están discutiendo todas las cuestiones de esta situación”.

Según señala Víktor Murajovski, experto militar y redactor jefe del periódico Arsenal de la patria, las acusaciones de Rusia sobre la violación de la soberanía de Siria son fundadas, aunque esto no significa que Rusia “vaya a oponerse a ello de algún modo”.

Moscú se limita a constatar el hecho de que existe una infracción del derecho internacional. Únicamente Damasco puede emprender alguna acción práctica dadas las circunstancias, aunque incluso el gobierno de Asad se encuentra en una situación complicada. Esto se debe a que las fuerzas de la coalición lideradas por EE UU y sus aliados se enfrentan a los islamistas radicales, aunque no lo hagan tan activamente como las fuerzas gubernamentales y las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia. Por ejemplo, los militares estadounidenses ayudan a las agrupaciones kurdas, que aunque son contrarias al presidente Asad, también luchan contra el Estado Islámico.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.