Juan Carlos I y su relación con Rusia

Desde la primera visita oficial en 1984, el Rey de España realizó cuatro visitas oficiales al país eslavo. Fuente: AFP / East News

Desde la primera visita oficial en 1984, el Rey de España realizó cuatro visitas oficiales al país eslavo. Fuente: AFP / East News

El Rey de España visitó la URSS en 1984 y desde entonces ha hecho tres visitas oficiales más. La última tuvo lugar en 2012, para recoger el Premio Estatal de Rusia.

La última visita de Juan Carlos tuvo lugar el 18 de julio de 2012. El monarca español llegó a Rusia para recoger, de manos del presidente Vladímir Putin, el Premio Estatal de Rusia por su "actividad humanista" y su papel en la transición española. 

La distinción le fue conferida por Medvédev, entonces jefe de Estado ruso, el 23 de febrero de 2011, coincidiendo con el trigésimo aniversario del intento de golpe de Estado protagonizado por Tejero. Hay que recordar que en 2011 se celebró el Año Dual Rusia-España, y se realizaron gran cantidad de eventos bilaterales y se produjo un acercamiento entre los dos países.

En aquella visita, Juan Carlos se reunió también con el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, y fue acompañado por una nutrida representación del sector empresarial español, con altos ejecutivos de compañías como OHL, FCC, Indra, Talgo, Iberdrola y Técnicas Reunidas, entre otras. El monarca español habló también de la necesidad de ''agilizar la cuestión de los visados para así fomentar el turismo ruso en España”.

En total, Juan Carlos I ha visitado Rusia en visita oficial en cuatro ocasiones, incluyendo una a la URSS, en mayo de 1984. Las relaciones diplomáticas entre los dos países se restablecieron en 1977, dos años después de la muerte de Franco. Yuri Dubinin, embajador de la URSS en España, entre 1978 y 1986, recuerda que “trabajamos cinco años en aquella visita. Fue un gran éxito. Este acontecimiento fue interpretado en todo el mundo como el punto de inflexión en la relación entre ambos países. Desde entonces han tenido lugar muchos acontecimientos, pero las buenas relaciones se han conservado y no se han visto afectadas por ningún tipo de influencia externa”.

El diplomático recuerda que “la URSS deseaba la democratización de España, pero sin entrometerse en cuestiones internas. De modo que tenían que prestar mucha atención a la figura del Rey. Debido a su biografía y sus circunstancias, era la única persona que realmente representaba a toda España”.

Antes de la visita, explica Yuri Dubinin se le entregó una versión de regalo de la metralleta Kaláshnikov y otra de la pistola Makárov.

Durante la segunda visita, en 1997, mantuvo una reunión con el entonces presidente Borís Yeltsin. Tuvo un marcado carácter económico. "En España aspiramos a que nuestras relaciones económicas con la Federación Rusa sean un importante factor de conexión entre nuestras respectivas naciones", manifestó el monarca en la clausura del encuentro empresarial hispano-ruso. La economía rusa tiene "unas excelentes perspectivas de futuro", según dijo el rey, que exhortó a plasmarlas en "proyectos conjuntos de toda índole".

La siguiente visita oficial no fue hasta 14 años después, en febrero de 2011. Juan Carlos I asistió a la inauguración de la exposición El Prado en el Hermitage, en el museo de San Petersburgo, que dio el pistoletazo de salida al Año Dual. Además, en aquella ocasión Dmitri Medvéded y el Rey de España presenciaron la firma de varios acuerdos empresariales entre empresas de ambos países, concretamente entre el jefe de la Compañía Estatal de Ferrocarriles Rusos, Vladímir Yakunin, y el presidente de Patentes Talgo, José María de Oriol Fabra y un memorando entre Alliance Oil y la española Técnicas Reunidas sobre el desarrollo de la colaboración técnico-económica.   

Además de estas visitas oficiales, Juan Carlos I ha visitado el país eslavo de manera privada en varias ocasiones. En 2005 viajó al Kremlin. En 2006 visitó varios monasterios en la región de Vologda, 500 km al norte de Moscú. También se sabe que ese mismo año mantuvo un encuentro informal con Vladímir Putin en Sochi.

La visita del 2006 no estuvo exenta de polémica. El diario  Kommersant publicó una carta del subdelegado de la administración de recursos de caza regionales, Serguéi Starostin, que acusaba a los organizadores de la cacería de emplear a un oso en cautiverio al que le dieron una mezcla de vodka con miel y después obligaron a salir de su jaula para ser disparado por el monarca español. La Casa Real no se pronunció al respecto.

Por su parte, la jefa de la Casa Imperial Rusa, María Románova, expresó hoy su respeto por la decisión del rey Juan Carlos de abdicar del trono, al tiempo que expresó su confianza en que su hijo, el príncipe Felipe, siga los pasos del monarca español.

"La Gran Duquesa siente un gran respeto por el rey Juan Carlos y todo lo que hizo por su país, y por su decisión", afirmó Alexandr Zakátov, portavoz de la Casa, a la agencia Interfax.

María Románova, que reside en Madrid, considera que, "sin lugar a dudas, Juan Carlos mantendrá su influencia moral hasta el final de sus días".

Lea más: relaciones diplomáticas entre la URSS y España>>>

 

Para la realización de este artículo se han utilizado fuentes propias e información de la Agencia EFE.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.