¿Cómo era Kazajistán durante la época soviética? (Fotos)

V. Pavlunin/TASS
La República Socialista Soviética de Kazajistán fue la retaguardia de confianza de la URSS tanto en tiempos de paz como de guerra. Fue aquí donde el país desarrolló su potencial industrial, probó sus armas nucleares y construyó la primera base de lanzamiento espacial del mundo.

Rusia llegó a las estepas kazajas a principios del siglo XVIII. En la década de 1730 los primeros clanes kazajos que estuvieron bajo el dominio voluntario de los autócratas rusos fueron denominados Zhuz (Unión) menor y medio, que buscaban protección ante los clanes dzhungares. Para controlar al Zhuz senior, Rusia tuvo que luchar con el janato de Kokand, pero en la segunda mitad del siglo XIX se anexionó al Imperio, del que formó parte hasta su derrumbe en 1917.

En los primeros años del poder soviético, los territorios poblados por los kazajos fueron sometidos a una demarcación territorial a gran escala: los nombres, las fronteras y las capitales de sus autonomías nacionales cambiaban constantemente. Así, en los nueve años transcurridos entre 1920 y 1929 los kazajos tuvieron tres capitales: Oremburgo, Kyzyl-Orda y Almaty. La estabilidad administrativa y territorial no llegó hasta 1936, cuando la República Socialista Soviética Autónoma de Kazajistán se separó de la Rusia soviética y se convirtió en una república de la Unión dentro de la URSS.

Mercado de manzanas en la década de 1920.

La política de colectivización del gobierno soviético a finales de la década de 1920 (la creación de granjas colectivas), que ignoraba el estilo de vida específico de los kazajos, combinada con la sedentarización forzada de los nómadas y la consiguiente sequía, provocó la peor hambruna de la historia de Kazajistán en 1931-1932. Según diversas estimaciones, murieron entre 1 y 1,5 millones de personas, y unas 200.000 más emigraron a los vecinos Irán, China y Afganistán.

El pueblo de Talgar en los años 20.

La campaña iniciada por las autoridades soviéticas para eliminar el analfabetismo en todo el país fue especialmente importante para Kazajistán: en el momento del colapso del Imperio Ruso, la tasa de alfabetización era del 5% y en 1939 superaba el 70%. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, veinte centros de enseñanza superior y más de cien centros de enseñanza secundaria de la RSS de Kazajstán contaban con 40.000 estudiantes.

Una escuela en la provincia de Jambyl de la República Socialista Soviética de Kazajistán

El vasto pero escasamente poblado Kazajistán se convirtió en los años 30 y 40 en el principal refugio de los pueblos deportados por las autoridades: polacos y ucranianos de Ucrania occidental, chinos y coreanos de Sajalín y Primorie, alemanes de la región del Volga y muchos otros. La rehabilitación y el retorno de los exiliados a sus hogares sólo comenzaron tras la muerte de Stalin en 1953.

Alumnos de la escuela de mecanización agrícola de Karaganda estudian la configuración del tractor.

En esa época, la RSS de Kazajstán comenzó a convertirse en un importante centro industrial de la Unión Soviética: la industria pesada y ligera se desarrollaba rápidamente, se construían fábricas y plantas, y se explotaban los yacimientos minerales. Así, la cuenca carbonífera de Karaganda se convirtió en la mayor del país después del Donbass y el Kuzbass. Debido a la falta de recursos humanos, cientos de miles de trabajadores de todo el país fueron enviados a la RSS de Kazajistán para trabajar en las empresas.

Cultivo de las tierras en Kazajistán.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue una retaguardia fiable de la URSS. Unas 150 empresas fueron evacuadas aquí desde las regiones occidentales del país, y varios cientos más se construyeron desde cero. Durante la ocupación alemana de las zonas de materias primas más importantes de la Unión Soviética, la RSS kazaja aumentó varias veces su producción de metales no ferrosos, electricidad y combustible líquido. Más de un millón de kazajos participaron en las batallas contra el enemigo, desde la defensa de la fortaleza fronteriza de Brest hasta la toma de Berlín.

Soldados kazajos soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial.

En la posguerra siguió desarrollándose como centro económico. Se lanzó una campaña a gran escala para desarrollar tierras vírgenes, se fundaron decenas de ciudades y se construyeron nuevas industrias. Las desiertas estepas kazajas se convirtieron en un terreno de pruebas ideal para la primera bomba atómica soviética en 1949. El terreno característico de la república era idóneo para establecer el primer centro de lanzamiento espacial del mundo, Baikonur, que sigue funcionando hasta hoy desde 1957.

Cosmódromo de Baikonur.

Los dirigentes de la RSS de Kazajistán siguieron de cerca la desintegración de la Unión Soviética, iniciada a finales de la década de 1980. Los estrechos vínculos entre la economía de la república y la de la Rusia soviética, así como el hecho de que su población autóctona kazaja era mucho menor que la no kazaja (sólo 6,5 millones de personas de 16 en 1989), la llevaron a actuar con mucha cautela. Finalmente, Kazajistán fue la última de las repúblicas soviéticas en separarse de la URSS, declarando su independencia el 16 de diciembre de 1991.

Nuevos edificios en la ciudad de Shevchenko, actual Aktau, en la península de Mangyshlak en 1966.

LEE MÁS: Así era la vida en la Asia Central soviética

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies