¿Cómo y por qué la URSS ayudó a la República durante la Guerra Civil española?

Soldados de una brigada internacional con una ametralladora ruso-soviética durante la Guerra Civil española.

Soldados de una brigada internacional con una ametralladora ruso-soviética durante la Guerra Civil española.

Foto 12/Universal Images Group/Getty Images
Fue el país que más ayuda militar prestó al gobierno elegido democráticamente, pero no pudo detener que ganaran quienes recibieron ayuda de Hitler y Mussolini.

La Guerra Civil español comenzó el 18 de julio de 1936, hace 85 años y se convirtió en una especie de ensayo de la Segunda Guerra Mundial. La Alemania nazi y la Italia fascista se enfrentaron por primera vez en el campo de batalla con la Unión Soviética.

A pesar de las reiteradas peticiones de ayuda militar por parte del gobierno de la República, la URSS no tenía intención de intervenir en el conflicto de la lejana España, prefiriendo permanecer neutral. Pero tras el fracaso del Comité de No Intervención, creado por un grupo de países europeos con el objetivo de evitar cualquier escalada o expansión del conflicto civil en los Pirineos, los envalentonados alemanes e italianos se involucraron cada vez más, obligando a la Unión Soviética a actuar.

Peleas callejeras en Madrid, 1936.

Los objetivos de Moscú al prestar apoyo militar a la República eran impedir la victoria de las fuerzas proalemanas de los nacionalistas de Francisco Franco, frenando así la influencia del Tercer Reich, y comprometerse con las potencias occidentales en un plano antifascista. Este último objetivo tuvo que ser abandonado casi de inmediato, ya que los británicos y los franceses se distanciaron pronto del conflicto e impusieron un embargo al suministro de armas a las partes en conflicto.

Francisco Franco.

El primer barco cargado de armas soviéticas llegó al puerto de Cartagena el 12 de octubre de 1936. A lo largo de la guerra, atracaron en los puertos controlados por la República un total de 66 buques que entregaban equipo militar soviético, armas pequeñas, municiones y otros materiales. El gobierno del Frente Popular decidió por sí mismo qué armas necesitaba, y las pagó en efectivo gracias a los préstamos soviéticos, así como a las reservas de oro del país, parte de las cuales fueron transferidas a la Unión Soviética en los primeros meses del conflicto.

Caza Polikarpov I-16 en España.

Durante los tres años de guerra civil, Moscú suministró al Frente Popular y a sus partidarios 648 aviones (cazas I-15 e I-16, bombarderos SB, etc.), 347 tanques (principalmente T-26), 60 vehículos blindados, más de 1.100 piezas de artillería, 340 morteros, 20.000 ametralladoras, casi 500.000 fusiles, 862 millones de cartuchos, 3,5 millones de proyectiles y mucho más. Como señaló el ministro de Marina y Aire de la República, Indalecio Prieto, en enero de 1937: “La Unión Soviética es el único país del mundo (además de México) que ha prestado apoyo armado a la República Española, todo lo que ha podido, sin aspavientos ni fanfarrias”.

Tanques soviéticos T-26 en España.

Además de las armas, Moscú envió asesores militares y especialistas para ayudar a los españoles, incluyendo pilotos, tripulaciones de tanques, marineros, operadores de señales, artilleros antiaéreos, ingenieros militares e intérpretes. Su tarea era preparar y entrenar a las fuerzas armadas republicanas, pero muchos de ellos tuvieron que participar en las batallas.

Pilotos soviéticos cerca de Madrid.

“Enviamos a España tanto a agentes jóvenes e inexpertos como a instructores experimentados y profesionales. El país se convirtió en una especie de campo de entrenamiento para probar nuestras futuras operaciones de inteligencia militar. Muchos de los movimientos posteriores de la inteligencia soviética se basaron en los contactos establecidos en España y en las conclusiones extraídas de nuestra experiencia española”, escribió Pável Sudoplatov, uno de los principales oficiales de inteligencia y saboteadores soviéticos.

La 14ª Brigada Internacional.

La ayuda alemana e italiana a los sublevados superó con creces la de los soviéticos a los republicanos: el doble de aviones, casi el triple de tanques, dos veces y media más de piezas de artillería. Solo la Legión Cóndor alemana, una fuerza de aviación voluntaria que representó casi la mitad de las victorias aéreas de los franquistas durante toda la guerra (314 de 695), contaba con unos 5.000 efectivos. Mussolini envió a España una fuerza expedicionaria de 50.000 efectivos, de los cuales 20.000 pertenecían a su guardia personal, los llamados Camisas Negras. El número de militares soviéticos no superó los 2.000, pero fue en gran parte gracias a ellos y al armamento soviético que la República logró resistir tanto tiempo.

La Legión Cóndor alemana.

Los asesores y especialistas militares soviéticos desempeñaron un papel fundamental en la exitosa defensa de Madrid en el otoño de 1936. Un episodio notable de esa batalla fue la incursión, el 29 de octubre, de los tanques T-26 soviéticos en el pueblo de Seseña (a 30 km de la capital), durante la cual derrotaron a un escuadrón de caballería marroquí, destruyeron un batallón de infantería franquista e infligieron importantes daños a sus homólogos del cuerpo de tanques italiano. Fue allí donde el comandante del pelotón de tanques soviético, el teniente Semión Osadchi, realizó la primera embestida de tanque del mundo, empujando una tanqueta Ansaldo italiana a un barranco.

T-26 soviético durante la Batalla de Teruel.

“Debería haber visto el repentino y drástico cambio de humor de los españoles en el frente y en la retaguardia cuando, a principios de noviembre, los cazas republicanos I-15 e I-16 pilotados por voluntarios soviéticos aparecieron en los cielos de Madrid y lanzaron los primeros ataques aéreos contra los rebeldes. Se acabó la impunidad para los 'piratas aéreos' fascistas”, recuerda el asesor militar Pável Batov. Además, a finales de octubre, los bombarderos del SB comenzaron a bombardear a gran escala los aeródromos franquistas de Ávila, Sevilla, Salamanca y otras ciudades.

Madrid tras el bombardeo de la ciudad, diciembre de 1936.

En el período inicial de la guerra, los bombarderos SB (o "Katyishas", como los llamaban los españoles) eran los auténticos reyes de los cielos españoles. Con una velocidad máxima de 450 km/h, estaban fuera del alcance del Fiat CR.32 italiano y del Heinkel He 51 alemán. Además de la Batalla de Madrid, el SB fue utilizado activamente en la defensa de Guadalajara, en la Batalla del Jarama y en los asaltos a la base naval franquista de Palma de Mallorca. Solo con la aparición del Messerschmitt Bf-109 alemán a finales de la primavera de 1937 se puso en duda su superioridad aérea.

Tupolev SB en España.

Tras las fuertes derrotas del ejército republicano en la primavera de 1938, Stalin se dio cuenta de que el Frente Popular estaba al borde del colapso. Además, su atención se estaba desplazando a Europa central, donde los nazis se habían anexionado Austria en marzo. La URSS comenzó a reducir gradualmente su ayuda a los republicanos, llevando a sus asesores militares y especialistas a casa. De los casi 2.000 soviéticos enviados a España, 189 perdieron la vida. 59 recibieron el título de Héroe de la Unión Soviética, algunos a título póstumo.

Tripulaciones de tanques soviéticos en las tumbas de sus camaradas en España.

Más de 6.000 españoles, en su mayoría comunistas, se trasladaron a la Unión Soviética tras la caída de la Segunda República Española. Cientos de ellos participaron en la guerra que estalló en 1941 contra la Alemania nazi, sobre todo en unidades de sabotaje, donde su experiencia en la guerra de guerrillas resultó muy valiosa. Uno de los españoles más famosos del Ejército Rojo fue Rubén Ruiz Ibárruri, hijo de Dolores Ibárruri, líder del movimiento comunista en España. Sirviendo como comandante de una compañía de ametralladoras, murió en la batalla de Stalingrado, y en 1956 se le concedió a título póstumo el título de Héroe de la Unión Soviética.

Rubén Ruiz Ibárruri con su hermana Amaya.

Los franquistas soñaban con ajustar cuentas con los rusos por su intervención en la Guerra Civil española, y la invasión de la Wehrmacht a la URSS les dio esa oportunidad. La 250ª División de Voluntarios Españoles (comúnmente conocida como la División Azul), con 18.000 efectivos, fue enviada al Frente Oriental, donde participó en el asedio de Leningrado. En octubre de 1943, Franco, al ver que las tornas cambiaban, hizo volver a la división a España. Los que no quisieron volver se alistaron en las SS y siguieron luchando contra el Ejército Rojo hasta la caída de Berlín.

Voluntarios españoles de la División Azul en la Unión Soviética.

LEE MÁS: Cuando los españoles lucharon por (y contra) la URSS en la Segunda Guerra Mundial

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies