9 guerras fuera de la URSS en las que lucharon soldados soviéticos

Yuri Sómov/Sputnik
La URSS protegió regímenes afines y envió sus soldados en más de una ocasión. Aunque hubo varios conflictos que salieron caros al país, sobre todo la guerra de Afganistán.

1. Guerra civil de Afganistán (1928-1929)

50 años antes de la famosa (o infame) guerra de Afganistán, las tropas soviéticas ya estuvieron activas en el país centroasiático. En 1929, el rey local Amanullah Khan, amigo de los soviéticos, fue depuesto por rebeldes que contaban con apoyo británico y estaban dirigidos por Habibullah Kalakani.

Para apoyar a su aliado, la URSS envió de manera encubierta 2.000 soldados a Afganistán, que lucharon con éxito contra los rebeldes. Sin embargo, cuando las principales fuerzas de Amanullah fueron derrotadas cerca de Kabul y él mismo tuvo que huir del país, ya no tenía sentido que los soviéticos permanecieran en Afganistán.

2. Guerra civil española (1936-1939)

Las tropas soviéticas desempeñaron un papel importante en la defensa de Madrid en 1936. Los franquistas estaban en las afueras de la ciudad cuando fueron sorprendidos por un contraataque de tanques T-26 con tripulaciones recién llegadas de la URSS. Además, los pilotos soviéticos a bordo de aviones de combate I-15 y bombarderos ANT-40 apoyaron a la República.

De los casi 1.800 especialistas militares soviéticos que lucharon en España durante la Guerra Civil, 127 murieron en combate, 11 fallecieron a causa de heridas y se desconoce el destino de 32 de ellos.

3. Segunda guerra chino-japonesa (1937-1945)

A petición del Kuomintang chino, la Unión Soviética proporcionó a China una ayuda generalizada en 1937. Envió armas, municiones y más de 700 pilotos para combatir a los invasores japoneses. Además, los aviadores soviéticos formaron a pilotos chinos, ayudando a la creación de la Fuerza Aérea. 

En 1940, cuando las relaciones entre el Kuomintang y Mao Zedong empeoraron significativamente, la URSS temió que las armas que suministraba a Chiang Kai-shek se usaran contra los comunistas. Entonces detuvo la entrega y llamó a los pilotos poco después.

4. Guerra de Corea (1950-1953)

El avance de las tropas surcoreanas y de la ONU llevó a Corea del Norte al borde del colapso en 1950. Entonce el Ejército soviético se vio involucrado en el conflicto pero no de manera oficial. Pilotos del 64º Cuerpo de Aviación de Combatientes, a bordo de aviones MiG-15, y cientos de miles de "voluntarios" chinos ayudaron a los norcoreanos a contraatacar con éxito.

En verano de 1951 el frente se estabilizó en el paralelo 38 y permaneció allí hasta el final de la guerra, que terminó dos años más tarde. Durante este período pilotos soviéticos y estadounidenses libraron numerosas batallas en los cielos de la península de Corea.

5. Guerra de Desgaste (1967-1970)

Más de 70 MiG-21 fueron enviados a Egipto por los líderes soviéticos para apoyar al país árabe en una guerra contra Israel. Se desmantelaron y transportaron cazas en secreto en aviones de carga An-12. Se volvieron a ensamblar y se pintaron con los colores de la Fuerza Aérea egipcia.

Los pilotos soviéticos patrullaban el territorio egipcio, protegiendo los objetivos estratégicos contra los ataques aéreos israelíes. El 30 de julio de 1970, combatientes israelíes a bordo de aviones Mirage III y F-4 Phantom organizaron una trampa a los soviéticos. En la llamada Operación Rimon 20 se derribaron cuatro MiG-21. Las autoridades soviéticas quedaron conmocionadas y retiraron a los pilotos, lo que se cree que fue una de las razones por las que la guerra de Desgaste terminó poco después.

6. Guerra de Vietnam (1955-1975)

Se enviaron más de 6.000 especialistas militares soviéticos para apoyar a Vietnam del Norte en su guerra contra Vietnam del Sur y EE UU. Vestidos de civiles, sin documentos de identidad, trabajaron duro para proteger a sus aliados de los ataques aéreos norteamericanos.

Los militares soviéticos crearon el sistema de defensa aérea de Vietnam del Norte desde cero y fueron capaces de reducir significativamente la actividad de las Fuerzas Aéreas de EE UU. Especialistas soviéticos en defensa antiaérea participaron personalmente en las acciones, a diferencia de los pilotos, cuya participación en los combates aéreos fue oficialmente accidental. Su tarea principal era formar a sus compañeros vietnamitas.

La Flota del Pacífico de la URSS tenía 17 barcos de reconocimiento en el mar de China Meridional, donde siguieron a los grupos de ataque de los portaaviones estadounidenses y reunieron información sobre los ataques aéreos que se estaban preparando.

7. Guerra civil del Líbano (1975-1990)

Cuando en 1982 el Ejército israelí aplastó a las tropas sirias en el Líbano, los líderes sirios pidieron ayuda a la URSS. Pero los soviéticos estaban atrapados en Afganistán y no deseaban entrar en un conflicto más. Sin embargo, bajo el pretexto de realizar unos ejercicios militares, denominados Cáucaso-2, 8.000 soldados soviéticos armados con sistemas S-200 SAM fueron enviados secretamente a Siria para proteger los cielos de la república árabe.

Consciente de la llegada de los soviéticos, Israel limitó su actividad aérea cerca de las fronteras sirias. Sin embargo, en septiembre de 1983, las tropas soviéticas de defensa aérea derribaron un avión israelí E-2 Hawkeye de alerta temprana. Tres meses más tarde una unidad de las fuerzas especiales israelíes atacó posiciones de las tropas soviéticas, pero fueron repelidas por las fuerzas sirias.

8. Guerra civil de Angola (1975-2002)

Más de 11.000 especialistas militares soviéticos participaron en uno de los mayores conflictos de África. No solo ayudaron al grupo rebelde, el MPLA, a organizar sus fuerzas armadas, sino que también planificaron operaciones militares y participaron en ellas.

Una de las operaciones más notables fue el asalto y la toma de la ciudad de Mavinga, uno de los principales bastiones del grupo opositor UNITA. Antes de la intervención soviética la ciudad había resistido los ataques durante 15 años.

9. Guerra de Afganistán (1979-1989)

La dirección soviética no tenía planes de participar en el conflicto civil entre el gobierno de la República Democrática de Afganistán y los grupos rebeldes muyahidines. El contingente limitado de las fuerzas soviéticas en el Afganistán se ocupaba de asegurar los objetivos estratégicos y las rutas de transporte más importantes.

Sin embargo, a partir de la primavera de 1980, la Unión Soviética se vio envuelta en batallas a gran escala que, en el curso de 10 años, costaron la vida a más de 15.000 soldados soviéticos y jugaron un papel importante en la caída de la URSS.   

Así sufrieron los soviéticos su derrota más terrible de toda la guerra de Afganistán.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies