80 años del ataque nazi contra la URSS, testimonios de quienes lo vivieron

Foto de archivo
El 22 de junio de 1941 la mayoría de los soviéticos estaban seguros de que el Ejército Rojo destrozaría al nazi en cuestión de meses. Sin embargo, la decepción llegó pronto.

“La ofensiva de nuestras tropas parece haber sido una completa sorpresa táctica para el enemigo en todo el frente. Los puentes fronterizos sobre el Bug y otros ríos fueron capturados por nuestras tropas sin luchar y con total seguridad. La completa sorpresa de nuestra ofensiva para el enemigo se evidencia en el hecho de que las unidades fueron tomadas por sorpresa en los cuarteles, los aviones estaban parados en los aeródromos, cubiertos con lonas, y las unidades avanzadas, atacadas repentinamente por nuestras tropas, preguntaban al mando qué hacer…”, así describió en su diario el Jefe del Estado Mayor del Ejército alemán Franz Halder la invasión de la Unión Soviética en la madrugada del 22 de junio de 1941.

A pesar de la feroz resistencia de los guardias fronterizos soviéticos y de los contraataques del Ejército Rojo, las tropas alemanas, apoyadas por sus aliados rumanos, se adentraron en territorio soviético. La fortaleza de Brest, situada en la frontera, recibió el primer golpe del enemigo. “A primera hora de la mañana nos despertó a los niños y a mí un terrible estruendo”, recuerda Anastasía Nikitina-Arshinova: “Estallaban proyectiles y bombas y chirriaban las esquirlas. Cogí a mis hijos y salí corriendo a la calle descalza. Apenas tuvimos tiempo de llevarnos algo de ropa. El horror reinaba en el exterior. Los aviones sobrevolaban el fuerte y lanzaban bombas sobre nosotros. Las mujeres y los niños corrían aterrorizados, tratando de escapar. La mujer de un teniente y su hijo yacían frente a mí: ambos habían muerto por una bomba”.

Piotr Kotélnikov, de 12 años, que conoció la guerra en la fortaleza de Brest, era alumno del pelotón de música del 44º Regimiento de Fusileros: “Por la mañana nos despertó un fuerte golpe. El techo se rompió. Me quedé atónito. Vi heridos y muertos y comprendí: esto no era un simulacro sino la guerra. La mayoría de los soldados de nuestro cuartel murieron en los primeros segundos. Yo, después de los adultos, me apresuré a llevar el arma, pero no me entregaron los rifles. Luego, con los soldados, fui a los sótanos de los cuarteles del vecino regimiento de fusileros 333... Ayudamos a los heridos, les llevamos municiones, comida y agua. Por el ala oeste conseguimos llegar al río por la noche para coger agua y volver”.

La Luftwaffe lanzó un ataque masivo contra decenas de aeródromos soviéticos, donde tenían su base las principales fuerzas aéreas de los distritos militares occidentales. El primer día el enemigo consiguió destruir hasta 1.200 aviones, 900 de los cuales ni siquiera tuvieron tiempo de despegar. “Sentí el pecho frío. Cuatro bombarderos bimotores con cruces negras en las alas estaban frente a mí”, recordó Joseph Geibo, subcomandante del 46º Regimiento de Aviación de Caza: “Incluso me mordí el labio. ¡Pero si son Junkers! ¡Bombarderos alemanes Ju-88! ¿Qué hacer? Se me ocurrió otro pensamiento: Hoy es domingo, y los alemanes nunca tienen vuelos de entrenamiento los domingos. ¿Así que es la guerra? Sí, la guerra”.

“Nunca olvidaré cómo empezó la guerra. Nunca he experimentado tanto miedo y pánico como el primer día, o mejor dicho, incluso las primeras horas de la guerra”, dijo el conductor de tanques Iván Jojlov, que estaba sirviendo en Kaunas en ese momento: “Casi a las 4 de la mañana empezamos a ser bombardeados por aviones alemanes. Estábamos durmiendo, solo estaban despiertos los centinelas de guardia. Todos saltaban con sus ropas, gritaban, no se veía nada. Los aviones estaban bombardeando, alrededor de las cenizas, algo estaba ardiendo. Lo más interesante es que nuestros coches, casi todos estaban sin ruedas. Los chicos se apresuraron a conseguir ruedas... ¿Pero qué ruedas? Sólo había tres coches preparados. Los que sobrevivimos nos amontonamos en la parte trasera del camión con el comandante y nos dirigimos al este. 

No todos los alemanes estaban convencidos del éxito de la campaña militar contra la URSS. Justo antes del comienzo de la Operación Barbarroja, el Oberleutnant Erich Mende de la 8ª División de Infantería de Silesia tuvo una conversación con su superior. “Mi comandante me doblaba la edad”, recordó Mende, “y ya había tenido que luchar contra los rusos en Narva en 1917, cuando tenía el rango de teniente. Aquí, en esta vasta extensión, encontraremos nuestra muerte como Napoleón…”, no ocultaba su pesimismo. “Mende, recuerda esta hora, marca el fin de la vieja Alemania”.

Se dieron cuenta enseguida de que la guerra contra la Unión Soviética no sería un paseo fácil. En el informe del Jefe del Estado Mayor del 4º Ejército, el general Günther Blumentritt, al principio de la campaña se decía: “El comportamiento de los rusos, incluso en el primer combate, fue sorprendentemente diferente al de los polacos y aliados, derrotados en el frente occidental. Incluso en un ring, los rusos se defendían con firmeza”.

A mediodía del 22 de junio, el Comisario del Pueblo para Asuntos Exteriores, Viacheslav Mólotov, habló por radio y anunció la invasión de Alemania en la Unión Soviética y el comienzo de la guerra interna contra el agresor. Muchos se extrañaron de que este discurso no fuera pronunciado por el jefe del Estado. El mariscal Gueorgui Zhúkov, en sus “Recuerdos y reflexiones”, comentó estos acontecimientos: “Stalin era un hombre de fuerte voluntad. Confundido solo lo vi una vez. Fue al amanecer del 22 de junio de 1941 cuando la Alemania nazi atacó nuestro país. Durante el primer día no pudo tomar el control y dirigir con firmeza los acontecimientos. La conmoción producida por el ataque del enemigo fue tan fuerte que incluso bajó el tono de su voz, y sus órdenes para la organización de la lucha armada no siempre estuvieron a la altura de la situación actual”.

Para muchos ciudadanos soviéticos (sobre todo para los que se encontraban en la retaguardia) el estallido de la guerra no provocó una gran ansiedad. “Nuestra casa estaba un poco alejada del pueblo, así que sólo me enteré del comienzo de la guerra más cerca de la noche”, recuerda Vitali Chernyaev, residente de la región de Kalinin (actual Tver), que tenía once años al comienzo de la guerra: “¿Y sabes qué? Al principio no me molestó en absoluto. El segundo día incluso me alegré. Todos fuimos educados con canciones y películas patrióticas. ¡Los alemanes no beberán agua del Volga! Los venceremos a todos. Eso fue lo primero que pensé”.

Anatoli Vokrush vivía entonces cerca de Moscú: “Corríamos por los arbustos, gritando: "¡La guerra ha empezado! ¡Hurra! Vamos a ganarla”. No teníamos ni idea de lo que significaba todo aquello. Los adultos comentaban las noticias, pero no recuerdo que hubiera pánico o miedo en el pueblo. Los aldeanos se dedicaron a sus asuntos habituales, y ese día, y los siguientes, los de la dacha vinieron de los pueblos”. Nadie podría haber imaginado en sus sueños más salvajes que la guerra contra la Alemania nazi y sus aliados duraría 1.418 largos días, y que costaría la vida a más de 27 millones de ciudadanos soviéticos.

LEE MÁS: ¿Qué sabía en realidad Stalin sobre el ataque nazi en 1941?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies