¿Qué fue de los descendientes de Stalin?

Iósif Stalin y sus hijos, fotografiados de izquierda a derecha: Vasili, Svetlana, Yakov

Iósif Stalin y sus hijos, fotografiados de izquierda a derecha: Vasili, Svetlana, Yakov

Getty Images; Global Look Press
El líder soviético tuvo dos esposas, tres hijos propios y uno adoptado. Sus descendientes se sentían de forma diferente respecto a su controvertido pariente: algunos estaban orgullosos de su parentesco, mientras que otros intentaron ocultarlo.

Iósif Dzhugashvili (como se conocía a Stalin antes de adoptar su famoso seudónimo) estaba muy unido a su madre: le rodeaba de amor, trabajaba duro para mantener a su hijo y quería que se hiciera sacerdote. Su padre era un bebedor empedernido y a menudo pegaba a su hijo y a su mujer. Algunos biógrafos ven en esas palizas de la infancia la raíz de la increíble crueldad que Stalin mostraría más tarde tanto con sus seres queridos como con su pueblo.

Un primogénito no querido y un nieto estalinista

La primera esposa de Stalin, Yekaterina (Kato) Svanidze, 1904

La primera esposa de Stalin era una lavandera y modista llamada Yekaterina (Kato) Svanidze. El futuro “líder de las naciones” la quería mucho, pero a los 22 años murió de tifus. Los biógrafos creen que su muerte quebró a Stalin. Los familiares de Yekaterina recuerdan que, durante el funeral, perdió la cabeza y saltó a la tumba tras el féretro que se llevaba a su amada Kato.

Después de su muerte, Stalin se dedicó a la labor revolucionaria, mientras que su hijo Yákov, de ocho meses, se quedó con la tía de Yekaterina. Yákov no volvió a ver a su padre hasta los 14 años, cuando se trasladó desde Georgia para reunirse con él en Moscú. Pero no se llevaron bien. Stalin ya tenía una nueva familia: se había casado con Nadezhda Allilúyeva. Los historiadores creen que Yákov le recordaba a Stalin a su querida Kato, y esto le irritaba. No ayudaba el que Yákov apenas supiese hablar ruso, además de ser tímido y taciturno.

El hijo de Stalin, Yakov Dzhugashvili, en el cautiverio alemán

Yákov se casó joven, siendo la novia a la hija de un sacerdote. Stalin se opuso al matrimonio. Tras el fallido intento de suicidio de Yákov, su padre empezó a despreciarlo y no quiso volver a tener nada que ver con él. Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, Stalin insistió en que Yákov se alistara para ir al frente, y ya en agosto de 1941 su hijo fue hecho prisionero, tras lo cual pasó dos años en campos de concentración. Según una anécdota, los dirigentes alemanes ofrecieron a Stalin cambiar a Yákov por el mariscal de campo capturado Paulus, a lo que Stalin supuestamente pronunció la legendaria frase: “No voy a cambiar a un soldado por un mariscal de campo”. Yákov murió en el campo de prisioneros, y las circunstancias de su muerte siguen sin estar claras. Haz clic aquí para leer más sobre la historia de la vida de Yákov.

Yevguéni Dzhugashvili, el nieto de Stalin, 1999

Yákov tuvo tres hijos de tres mujeres diferentes. La hija de su primera esposa murió en la infancia, pero sus otros dos hijos sobrevivieron hasta la edad adulta. En 1936, tuvo un hijo, Yevgueni Dzhugashvili, nacido de su pareja Olga Golísheva (amiga de la esposa de Stalin, Allilúyeva). Se convirtió en historiador militar, participó en numerosos documentales sobre Stalin y fue un ardiente estalinista.

Yevgeny Dzhugashvili, el nieto de Stalin, con su hijo Visarión y su nieto Iósif, Tiflis, Georgia, 1995

Yevgueni vivió en Moscú y murió en 2013. Tuvo dos hijos: Visarión (nacido en 1965) y Yákov (nacido en 1972). Poco se sabe de ellos. Ambos viven. Visarión es director y, al parecer, vive en Estados Unidos, donde se le concedió asilo político después de recibir una paliza en Georgia.

El artista Yakov Dzhugashvili, bisnieto de Stalin, en la inauguración de su exposición personal en Tiflis.

Yákov es artista y vive en Georgia. En 2006, Yákov pidió a Vladímir Putin que investigara las circunstancias de la muerte de su bisabuelo, ya que creía que Stalin había sido asesinado por sus oponentes políticos.

La nieta de Stalin, Galina Dzhugashvili, 2003

En 1938, Yákov tuvo una hija, Galina Dzhugashvili, con su nueva esposa, la bailarina Judith Meltzer. Creció y se convirtió en lingüista y experta en literatura argelina, y se casó con un ciudadano argelino, Husein ben Saad, funcionario de la ONU. Galina escribió un libro de memorias sobre su familia titulado La nieta del líder. Murió en 2007. Tuvo un hijo, nacido en 1971, Selim Bensaad. Todavía vive en Moscú en el apartamento de su abuelo.

El bisnieto de Stalin, Selim Bensaad

Vasili y su numerosa descendencia

En 1918, Stalin, de 40 años, se casó con la hija de un compañero revolucionario, Nadezhda Allilúyeva, de 17 años. En 1921, tuvieron un hijo, Vasili.

Nadezhda Allilúyeva, segunda esposa de Stalin, y su hijo Vasili Stalin, 1922

Se convirtió en piloto, general de la Fuerza Aérea y hombre influyente. A diferencia de Yákov y sus hijos, Vasili llevaba oficialmente el apellido Stalin. Sin embargo, tras la muerte de su padre, la suerte de Vasili dio un vuelco: fue despedido de las fuerzas armadas, encarcelado y, más tarde, exiliado a Kazán y se le prohibió vivir en Moscú. Incluso se vio obligado a cambiar su apellido por el de Dzhugashvili. Vasili bebía mucho y, según los informes oficiales, murió de intoxicación etílica (aunque su última esposa dudó de esta teoría).

El hijo de Iósif Stalin, Vasili Stalin (a la derecha)

Vasili tuvo cuatro hijos, y casi todos ellos llevaban el apellido Stalin. Poco se sabe de ellos. Su nieta Anastasia, hija de la hija de Vasili, Nadezhda, aún vive. Además, Vasili adoptó a la hija de su tercera esposa y a dos hijas de su cuarta esposa; todas ellas llevaban el apellido Dzhugashvili.

El más famoso de los hijos de Vasili fue su hijo Alexánder Burdonski (1941-2017), director y actor. Fue el único que adoptó un apellido diferente para poder seguir una carrera artística, y pasó muchos años trabajando en los teatros de Moscú y dando clases.

El nieto de Stalin, Alexánder Burdonsky, 2013

Según algunas fuentes, cuando era joven, Alexánder se sentía antagonista de su abuelo, pero más tarde llegó a “darse cuenta de la magnitud de su personalidad”. Al mismo tiempo, criticó la actitud “fanática” hacia Stalin que tenía su primo Yevgueni (hijo de Yákov), que negaba los crímenes que había cometido su abuelo. Alexánder no tuvo hijos.

Su hija favorita, Svetlana, desertó a Occidente.

La segunda hija de Stalin con Nadezhda Allilúyeva fue Svetlana, que adoptó el apellido de su madre. Nació en 1926 y sólo tenía seis años cuando su madre se suicidó.

La hija de Stalin, Svetlana Allilúyeva, 1970

En 1967, Svetlana huyó de la URSS y se instaló en Estados Unidos. Ya en la emigración, escribió un libro sobre su familia titulado Veinte cartas a un amigo, que dedicó a su madre, intentando recrear su personalidad y su relación con Stalin a partir de los recuerdos de sus amigos. El libro se convirtió en un éxito de ventas y le hizo ganar mucho dinero, lo que le permitió llevar una vida cómoda en Estados Unidos hasta su muerte.

Los nietos de Stalin, Yekaterina Zhdanova y Iósif Allilúyev

Svetlana tuvo varios maridos. De su primer matrimonio tuvo un hijo, Iósif Allilúyev (1945-2008), que se convirtió en cirujano cardíaco. Su hijo Iliá Voznesenski (nacido en 1970) es arquitecto.

De su matrimonio con Yuri Zhdanov, tuvo una hija, Yekaterina (nacida en 1950). Cuando su madre emigró, Yekaterina la repudió y rompió cualquier vínculo con ella. Ahora vive en un pueblo de Kamchatka, donde trabaja como vulcanóloga. Yekaterina nunca habla con los periodistas y rechaza cualquier relación con Svetlana Allilúyeva.

La hija de Stalin, Svetlana, y su marido, William Wesley Peters, junto a su hija de cuatro meses, Olga, 1971

En Estados Unidos, Allilúyeva se casó con William Peters y dio a luz a una hija, Olga Peters (nacida en 1971), que más tarde cambió su nombre por el de Chrese Evans. En 2016, aparecieron en internet unas fotos de Evans vestida al estilo punk y con tatuajes y piercings, lo que causó mucha sorpresa entre los internautas rusos.

LEE MÁS: Qué imágenes de Stalin estaban prohibidas para los ciudadanos soviéticos

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies