¿Cómo prueban Rusia y EE UU su armamento nuclear si está prohibido hacerlo?

Getty Images
A pesar de un tratado que no permite las pruebas, los dos países han encontrado una fórmula para probarlo en sus territorios.

El Tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares en la atmósfera, en el espacio exterior y bajo el agua (TPPEN) se firmó en 1963 y prohibió todas las detonaciones de armas nucleares, excepto las que se realizaran bajo tierra.

“Las explosiones nucleares y los experimentos con armas se siguen realizando hoy en día en galerías (en túneles subterráneos) de Nevada y del archipiélago de Nóvaya Zemlia. Los científicos toman un modelo de una bomba atómica y lo colocan en un contenedor especial, revestido de arcilla bentonítica. Luego sellan la entrada a la mina y se colocan a una distancia segura”, explicó a Russia Beyond Víktor Murajovski, editor en jefe de la revista Arsenal de la Patria.

Según detalló, el modelo o maqueta es como una detonación a pequeña escala de una ojiva nuclear, ya que la potencia explosiva del dispositivo corresponde al 0,001 de la potencia de la ojiva que se instala en el misil. 

“Es como una imitación de una explosión real, donde se comprueba el curso de una reacción en cadena en una nueva carga útil. Todos los indicadores se leen en un ordenador. Hoy en día no necesitamos un hongo nuclear para calcular cómo será el nuevo proyectil en uso real”, añadió el experto.

Tal y como señaló, para las nuevas ojivas se crea una especie de contenedor que permite llevar a cabo experimentos subcríticos sin riesgo alguno, tanto para el medio ambiente como para las personas que se encuentran en las inmediaciones de la explosión. En este caso, si el contenedor se  agrieta, la bentonita bajo la influencia de la emisión de calor de los vidrios de los explosivos químicos, obstruye todos los agujeros del dispositivo explosivo.

“La carga de las pruebas es de baja potencia y la explosión es casi silenciosa. No puede ser detectada por las ecosondas”, añadió Murajovski.

Arsenales nucleares rusos y estadounidenses

Diseño de una ojiva nuclear

A medida que pasan los años Rusia y EE UU tienen cabezas nucleares anticuadas y sustituirlas por otras de nueva creación.

Actualmente el número de ojivas nucleares estratégicas y sus medios de lanzamiento están limitados por el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Nuevo Tratado START). 

Limita a 1.550 el número de ojivas estratégicas desplegadas, mientras que la cantidad de lanzadores de misiles balísticos intercontinentales (ICBM), de lanzadores de misiles balísticos lanzados desde submarinos (SLBM) y de bombarderos pesados está restringido a 700.

Según el acuerdo, cada país puede utilizar satélites para vigilar los silos de misiles de sus asociados y los lugares de despliegue de bombarderos y submarinos, así como realizar 18 inspecciones militares in situ al año para asegurarse de que nadie viola el tratado. 

LEE MÁS: La terrible ‘bomba del Zar’, 4.000 veces la potencia de Hiroshima, en vídeo. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies