FALSO: No hubo ninguna tregua entre Rusia y Alemania para matar lobos en la Primera Guerra Mundial

M2H/Blackmill Games, 2019
La historia de tintes fantásticos sobre un grupo de soldados rusos y alemanes uniendo sus fuerzas para cazar jaurías de lobos rabiosos era precisamente eso... una historia.

En abril de 2019, los autores deTannenberg, un videojuego de disparos ambientado durante la Primera Guerra Mundial y que describe los acontecimientos en torno a la batalla de Tannenberg (1914), introdujeron un evento llamado Tregua del lobo: básicamente, un modo de juego en el que se lucha contra lobos.

M2H/Blackmill Games, 2019

Los desarrolladores del juego se basaban en un suceso aparentemente real, supuestamente reportado por The New York Times el 29 de julio de 1917. Incluso se proporcionaba un recorte de periódico de aquel entonces:

“En el curso de la campaña del invierno pasado, los lobos de las extensiones polacas y báltico-rusas se habían reunido en tal número en el distrito de Kovno-Wilna-Minsk que se convirtieron en una verdadera plaga para las fuerzas de combate rusas y alemanas. Tan persistentes eran las bestias, medio muertas de hambre, en sus ataques a pequeños grupos de soldados que se convirtieron en una grave amenaza incluso para los combatientes de las trincheras. El veneno, el fuego de rifles, las granadas de mano e incluso las ametralladoras fueron los sucesivos métodos empleados en resolver el problema. Pero todo fue en vano. Los lobos, que no se encuentran tan grandes y poderosos en ninguna parte como en Rusia, estaban desesperados por el hambre y sin miedo al peligro. Aparecían nuevas manadas en lugar de las que eran eliminadas por las tropas rusas y alemanas.

Como último recurso, los dos adversarios, con el consentimiento de sus comandantes, entraron en negociaciones para establecer una tregua y unieron sus fuerzas para derrotar a la plaga de lobos. Por un corto tiempo, hubo paz. Y la tarea de vencer al enemigo mutuo no se llevó a cabo al azar. Los lobos fueron gradualmente acorralados y varios cientos de ellos fueron exterminados. Los animales restantes huyeron en todas direcciones, escapando de la carnicería como nunca antes lo habían hecho. Se ha informado de que no volvieron a molestar a los soldados”.

Infantería rusa, 1916.

Esta “información” llegó a los periódicos de la época y más tarde incluso a algunas publicaciones históricas. Sin embargo, pocas personas se atrevieron a revisar las fuentes de The New York Times.

Mientras tanto, el científico y cazador ruso, Serguéi Matveichuk, dijo que no había fuentes rusas que confirmasen los hechos. La primera vez que apareció esta información fue el 15 de febrero de 1917, en el periódico Bridgeport Evening Farmer.

El periodico Hopkinsville Kentuckian publicó entonces las “noticias” (con casi las mismas palabras) el 22 de febrero, seguido por el diario Daily Empire de Alaska, el 16 de marzo.

No es de extrañar que en Rusia, al consultar las fuentes sobre la campaña del Este, no se mencione tal “Tregua del Lobo”, y habría sido realmente algo desordenado e ilógico que los ejércitos rivales decidieran establecer repentinamente una tregua, incluso temporalmente, y que no existiese ningún registro de la misma. Por ejemplo, la famosa tregua de Navidad de 1914 consistió en una serie de ceses del fuego a lo largo del frente occidental. Las tropas alemanas y británicas encendieron velas de Navidad y cantaron villancicos, y en algunos lugares se reunieron e incluso intercambiaron regalos. La tregua duró hasta el día de Año Nuevo y es ampliamente descrita en memorias, periódicos y documentos oficiales.

Soldados juegan al fútbol en la tierra de nadie durante la Tregua de Navidad, 1914.

Pincha aquí para leer sobre la División Salvaje, unos jinetes que aterrorizaron al enemigo en el frente del este durante la Primera Guerra Mundial

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies