Así era Moscú cuando cayó la URSS (Fotos)

Robert Stephenson/Glagoslav Publications
Un informático británico que trabajó en Rusia a principios de los años 90 ha documentado el surgimiento del nuevo Estado capitalista en un nuevo libro... y es fascinante.

Muchos extranjeros sienten el impulso de escribir un libro después de recorrer Rusia: desmontar estereotipos como el de los osos caminando por las calles se ha convertido en uno de los objetivos de los viajeros intrépidos.

El británico Robert Stephenson, que vivió el nacimiento de la nueva Rusia en primera línea, asumió el reto de documentar el Moscú de principios de los 90. Su libro de fotos y memorias titulado We Are Building Capitalism. Moscow in Transition 1992-1997 (Estamos construyendo el capitalismo. Moscú en transición 1992-1997) fue publicado en marzo por Glagoslav Publications.

Inmediatamente después de la caída del Estado soviético, a Stephenson le ofrecieron trabajar en la organización del soporte técnico para el Servicio Federal de Empleo Ruso. Durante los siguientes cinco años vivió la perestroika y vio de primera mano cómo afectaban a la vida de las personas los cambios políticos y económicos en el país.

“A principios de la década de 1990, después de 75 años en la senda comunista, Rusia cambió de dirección y comenzó –igual de fervientemente y, como siempre, de una forma propia y particular a construir el capitalismo”, escribe Stephenson.

El autor explica en el libro cómo la Iglesia ortodoxa renació de sus cenizas, qué pasó con el legado de la URSS y por qué los monumentos soviéticos eran demolidos mientras se erigían otros nuevos, a menudo controvertidos, como la estatua de Pedro el Grande frente a la antigua fábrica Octubre Rojo.

Aquí están algunas fotos del libro con las leyendas del autor:

1. Graffiti en una valla cerca de la Casa Blanca, 1992.

2. Expertos internacionales de la sede del nuevo Servicio Federal de Empleo en 1992 se encontraron trabajando bajo la atenta mirada del fundador de la Unión Soviética y el lema: “El nombre y los actos de V.I. Lenin vivirán para siempre”.

3. Mercado al aire libre en el estadio del parque Izmailovski, marzo de 1992.

4. Monumentos caídos: estatuas de importantes figuras soviéticas, retiradas de su ubicación en la ciudad tras el golpe de 1991 y depositadas en los terrenos de la Casa Central de Artistas, abril de 1992.

5. La catedral de Cristo Salvador en construcción, 1995.

6. Músicos callejeros en el Arbat, principios de la década de 1990.

7. Venta ambulante frente al Teatro Bolshói, marzo de 1992.

8. En una escena que parece extraída de un western, un agente de la GAI (policía de tráfico) fuera del Teatro Bolshói examina el tráfico que avanza hacia él desde Lubianka y el hotel Metropol, 1993.

9. Concierto de rock en la Casa Blanca el 19 de agosto de 1992 para conmemorar el primer aniversario del fallido golpe de Estado.

10. El autor entre dos imágenes de cartón a tamaño real de los presidentes Gorbachov y Yeltsin, plaza Pushkin, Moscú, 1992.

11. La fábrica de chocolate Octubre Rojo, 1992. Situada en el malecón del río Moscova, la fábrica fue privatizada en 1993 y finalmente cerró en 2007. Para entonces, esta vista armoniosa y equilibrada ya se había saturado de monumentos nuevos, incluyendo la enorme estatua de Pedro el Grande y la catedral de Cristo Salvador.

12. Veteranos de las guerras de Afganistán y Chechenia recaudando ayudas en la estación de metro Úlitsa 1905, 1994.

13. El estadio Luzhnikí desde Vorobiovi Gori en 1992 y 1997.

14. El imponente edificio del ya desaparecido hotel Rossíia dominaba la hilera de iglesias de la calle Varvarka camino a la Plaza Roja, hacia 1993.

15. Muchos de los coches antiguos de los años 50, 60 y 70 todavía se mantenían y se utilizaban a principios de los 90.

26 imágenes que hacen que los rusos se vuelvan nostálgicos de los años ochenta (Fotos)

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies