La violenta historia de los policías rusos que se tomaron la justicia por su mano en los años 90

V. Zhúkov/TASS
Hay una leyenda urbana en Rusia sobre una serie de policías-vengadores, que lucharon contra los criminales con métodos dudosamente legales. Faltan pruebas convincentes y testigos fiables para confirmar esta historia, pero muchos están seguros de que es verdad.

En la película de 1998, Renegade Force, oficiales de élite, cansados de la corrupción generalizada y de la impunidad en el sistema de justicia estadounidense lanzan una campaña de vigilancia contra los criminales.

La película era de ficción y los creadores no tenían idea de que lo que estaban mostrando podía estar sucediendo en Rusia en ese momento.

Muchos creen que en la década de 1990, una oscura unidad policial llamada Flecha Blanca dirigió una guerra secreta contra los jefes de la mafia, combatiéndolos con métodos ilegales: ejecuciones sin juicio y mediante bombas.

Los salvajes años 90

Tras la caída de la Unión Soviética hubo una desastrosa crisis económica que provocó una fuerte caída del nivel de vida. Las bandas criminales asolaban Rusia, había guerras entre gánsteres, asesinatos en masa y el crimen organizado campaba a sus anchas.

Los jefes de la mafia lucharon entre sí y se mataron entre ellos en una frenética lucha por el poder, la riqueza y la influencia. Muchos creen que algunos de esos asesinatos no fueron obra de otros bandidos, sino de los agentes de policía, que decidieron saltarse las reglas.

La primera vez que se mencionó Flecha Blanca fue en 1998, en unas acusaciones hechas por el jefe de la mafia, Tigrán Petrosián, que se posicionó como hombre de negocios. Tigrán culpó a la policía de Smolensk y a su jefe, Alexánder Lómtikov, por el brutal asesinato de uno de sus asociados y la desaparición de otro.

Lómtikov y algunos de sus colegas fueron detenidos, pero salieron en libertad un mes después por falta de pruebas. Por su parte, Petrosián fue asesinado dos años después y su su caso sigue sin resolverse.

¿Patrocinado por el Estado?

Según una versión, fue el Estado el que creó Flecha Blanca para defender sus intereses.

Cuando las pandillas trataron de entrar en el territorio del Estado, estas fueron aniquiladas. Es posible que en 1994 Otari Kvantrishvilli fuera asesinado porque se dedicaba a la exportación de petróleo, madera y metales no ferrosos, y también expresó el deseo de iniciar una carrera política.

Otari Kvantrishvilli.

Kvantrishvilli tenía amigos en altos cargos y no podía ser arrestado fácilmente. Por lo tanto, se sospecha que Flecha Blanca fue activada.

Ese mismo año, el Mercedes de otro jefe de la mafia, Serguéi Timoféiev (“Silvestr”), saltó por los aires. Anteriormente, este “empresario” había iniciado actividades en el sector petrolero.  

Serguéi ‘Silvestr’ Timoféiev.

Además, los gánsteres se apoyaban en las pequeñas y medianas empresas y el Estado estaba perdiendo una cantidad significativa de ingresos fiscales. La unidad secreta supuestamente resolvió este problema exterminando a los gánsteres más peligrosos.

Nuevos Robin Hoods

Sin embargo, muchos creen que el Estado no tuvo nada que ver con la creación de Flecha Blanca, y que lo más probable es que fuera la iniciativa privada de agentes de policía que estaban cansados debido al nivel de corrupción y la falta de justicia.  

Como soldados experimentados de unidades especiales del Ministerio del Interior y del FSB, estos “Robin Hoods” persiguieron a los jefes de la mafia, a los que no podían tocar legalmente. Secuestraron a delincuentes que desaparecieron sin dejar rastro, hicieron explotar sus coches y les dispararon descaradamente en la calle.

Cubrir las pistas

Se creía que la Flecha Blanca a menudo usaba gánsteres contra otros gánsteres. El famoso asesino a sueldo, Alexánder Solónik, supuestamente trabajaba para esta organización secreta.

Alexánder Solónik.

Como exagente de policía, podía mantener estrechos vínculos con sus colegas profesionales y era utilizado en sus operaciones secretas. En 1995, Solónik escapó misteriosamente de la cárcel y huyó a Grecia, donde fue asesinado dos años después.

En 1998 dos miembros del grupo criminal Kurgán murieron en la cárcel el mismo día. Se supone que tenían vínculos con los policías-vengadores e iban a testificar en su contra. Parece que Flecha Blanca acabó con todos los cabos sueltos.

A principios de la década de 2000, momento en el que acabó en Rusia el periodo de bandas criminales masivas, la leyenda de Flecha Blanca también se desvaneció. Sin embargo, muchos de los asesinatos de jefes de la mafia siguen sin resolverse, y no hay testigos vivos que testifiquen sobre esta actividad extrajudicial, si es que alguna vez se ha producido.

Aquí te contamos quienes son los mafiosos rusos más famosos. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies