¿Por qué Trotski ordenó ejecutar al héroe que salvó a la Marina soviética en 1918?

Getty Images, Tyne & Wear Archives & Museums/Flickr, dominio público
El terror bolchevique no diferenciaba entre enemigos y amigos, y a menudo eliminaba sin querer a ambos. Una de sus víctimas fue el capitán Alexéi Schastni, que salvó a toda la Flota báltica de ser capturada por los alemanes.

En la madrugada del 11 de abril de 1918, la Marina imperial alemana se acercaba a Helsingfors (hoy Helsinki) para intervenir en la guerra civil finlandesa y aplastar a las fuerzas comunistas. Pero no era este su único objetivo.

La Flota báltica soviética, parte neutral en este escenario de conflicto, estaba atracada en la capital finlandesa y se preparaba para volver a casa. Los líderes germanos, sin embargo, tenían el ambicioso plan de capturar los buques de guerra rusos, que parecían ser presa fácil.

Sin embargo, una brillante operación rusa frustró esos planes, y las siluetas de los últimos barcos rusos alejándose fueron lo único que los oficiales alemanes verían en el horizonte. Ante sus narices, el comandante de la flota báltica, el capitán Alexéi Schastni, consiguió organizar una audaz y difícil evacuación de varios centenares de buques de guerra, a través del congelado golfo de Finlandia, a la base naval rusa de Kronstadt.

Atrapados en el hielo

Un encuentro durante la conferencia de paz en la que se firmó el Tratado de Brest-Litovsk, el 3 de marzo de 1918

A principios de 1918, la Flota rusa del Báltico era una pálida sombra de su antigua gloria. Después de resistir a la Primera Guerra Mundial y el caos de Revolución, sufría de mala disciplina y baja moral, así como de episodios de insubordinación e importantes tensiones entre oficiales y marineros.

Finlandia, que acababa de independizarse, ya no formaba parte de Rusia, y las fuerzas del país eslavo, incluida la Flota báltica, se vieron obligadas a abandonar el país. Los marineros sólo esperaban a que el gélido golfo de Finlandia se descongelara.

La navegación en el golfo durante el crudo invierno de 1918 casi cesó completamente, y aunque el capitán Schastni tenía varios rompehielos a su disposición, sólo dejaría que los barcos de guerra navegasen en un caso verdaderamente extremo.

Ahora, ese caso extremo había llegado. Mientras que los alemanes habían firmado un tratado de paz con los rusos en Brest-Litovsk el 3 de marzo, por otro lado estaban ansiosos por aprovechar la debilidad rusa, por lo que decidieron capturar toda la Flota báltica.

Avance alemán

Alexéi Schastni

Los líderes alemanes querían matar dos pájaros de un tiro. Finlandia fue desgarrada por una guerra civil entre rojos y blancos, y mientras Rusia proclamaba su neutralidad (al menos oficialmente), Alemania iba a entrar en el conflicto y ampliar su influencia en la región.

Los teutones se ofrecieron a ayudar a los blancos finlandeses, lo que fue recibido con gratitud. El 5 de marzo, la Armada imperial se acercó a las Islas Aland, que se convirtieron en la principal base alemana de intervención en Finlandia.

Durante las semanas siguientes, las tropas germanas se aproximaron cada vez más a la Armada rusa: el 3 de abril ocuparon la península de Hanko en el sur de Finlandia; y el 7 de abril entraron en la ciudad de Loviisa, a unos 80 km de Helsingfors.

Los alemanes estaban seguros de que la Flota rusa estaba atrapada, y esta no tendría tiempo suficiente para salir hacia Kronstadt. Los cientos de buques de guerra parecían ser una presa fácil, indefensa y (por lo tanto) muy atractiva.

Los líderes bolcheviques le ofrecieron al capitán Schastni dos opciones: hacer que la flota llegase a casa o hundirla para que no pudiese ser usada por otra potencia. La segunda opción era la más fácil, pero el capitán decidió salvar los barcos.

Crucero sobre el hielo

Soldados alemanes en Helsingfors

Organizar y motivar a marinos con la moral baja no era una tarea fácil, pero el capitán Schastni logró lo imposible, convenciendo a sus oficiales para que actuaran con rapidez y sin problemas a pesar de que tenían poco tiempo.

El capitán se dio cuenta de que no podía mover todos sus barcos a la vez, por lo que decidió llevar a cabo la evacuación en tres etapas, la primera de ellas a principios de marzo, cuando el golfo de Finlandia aún estaba congelado.

El primer destacamento salió de Helsingfors el 12 de marzo. Con gran esfuerzo, los rompehielos trituraron el hielo para crear un camino estrecho que permitiese la salida de docenas de otras embarcaciones.

Como los seis acorazados rusos que allí se encontraban eran de gran valor, fueron los primeros en abandonar la capital finlandesa.

Un mecánico conocido en la historia sólo como G. Trúsov servía en el submarino Tur, y recordó lo difícil que fue para el rompehielos Yermak despejar el camino para los demás: “El grueso hielo, con dificultad, sucumbió a la embestida del gigante naval. De vez en cuando el buque se detenía, para luego volver a aplastar las crestas de presión”.

Si en verano un viaje de este tipo duraba siete horas, a principios de la primavera se tardaba casi una semana. El 17 de marzo, los primeros barcos entraron en Kronstadt.

El segundo destacamento de barcos partió de Helsingfors el 4 de abril, y sólo tres días después el tercer grupo tuvo que zarpar con premura porque las tropas y los buques de guerra alemanes estaban ya peligrosamente cerca de la ciudad.

Rompehielos Yermak

El capitán Schastni dejó Helsingfors en uno de los últimos barcos el 11 de abril, la víspera de la captura de la ciudad por los germanos. Los oficiales del Kaiser, sin embargo, observaron impotentes cómo los rusos se escabullían delante de sus mismas narices.

Un escuadrón de submarinos británicos, que luchó en el Báltico junto a los rusos durante la Gran Guerra, también se encontraba estacionado en Helsingfors. No podía dirigirse hacia Inglaterra, ni ir a la Rusia bolchevique. No dispuestos a rendirse ante el enemigo, los británicos hundieron los submarinos en el golfo y llegaron a Londres de todas las formas posibles.

La ‘gratitud’ de Trotski

El 20 de abril, los últimos navíos de la Flota báltica llegaron a Kronstadt. El Capitán Schastni no perdió ni un solo buque de guerra y regresó a casa con los 236 barcos, incluyendo seis acorazados, cinco cruceros, 59 destructores y 12 submarinos. Sólo varios barcos sin importancia se habían quedado atrás.

El capitán Schastni fue honrado como “almirante rojo” y salvador de la Marina. Ciertamente era un héroe, pero no para todos.

El prestigio del capitán era tan grande que despertó la envidia de Lev Trotski, que entonces estaba a cargo del ejército y la marina soviéticos. Además, el capitán Schastni y Trotski no fueron capaces de encontrar puntos en común, discutiendo continuamente. Como resultado, Trotski decidió destruir al famoso capitán, a quien calificó como “un criminal de importancia significativa”.

Lev Trotski

Gracias a las intrigas de Trotski, el capitán Schastni fue acusado de contrarrevolucionario. “Schastni, al hacer un acto heroico, se creó a sí mismo una popularidad que iba a usar más tarde contra el poder soviético”, argumentó la declaración acusatoria.

A pesar de lo absurdo de la acusación, el poder de Trotski jugó un papel decisivo, y el comandante de la Flota báltica fue ejecutado el 22 de junio de 1918. Su papel protagonista en el “Crucero del Hielo” fue totalmente eliminado de la historiografía soviética.

Poco antes de su muerte, el capitán Schastni dijo: “Trotski me ejecuta por dos cosas: primero, por haber salvado a la flota en circunstancias imposibles; y segundo, porque conoce mi popularidad entre los marineros y esta le da miedo”.

Pincha aquí para leer sobre siete héroes rusos, hoy olvidados, de la Gran Guerra.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies