Estos fueron los líderes mundiales que intentaron evitar los besos en la boca de Brézhnev (FOTOS)

Global Look Press
El Secretario General, Leonid Brézhnev, saludaba a menudo a otros líderes con la centenaria tradición rusa de los besos triples, pero no todos lo apreciaban, y algunos hicieron todo lo posible para escapar a sus besos. Fidel Castro fue uno de ellos.
Iosif Stalin besando al piloto Vasili Molokov tras su regreso a Moscú de una expedición polar, el 4 de julio de 1937

Los líderes soviéticos eran famosos por sus cálidos abrazos y sus besos fraternales entre camaradas. Stalin se besó con pilotos soviéticos, y el beso de Jrushchov con el primer cosmonauta, Yuri Gagarin, es una imagen icónica.

Un beso del líder del partido de Checoslovaquia, Gustav Husak, y Leonid Brézhnev en Praga, el 5 de mayode 1970

El líder soviético más famoso por la forma en que saludaba a la gente era Leonid Brézhnev, jefe del Partido Comunista Soviético de 1964 a 1982. En general, era el blanco de muchas bromas, y sus apasionados besos a hombres a menudo provocaban risas. El llamado “Triple Brézhnev” se hizo famoso en el extranjero: un beso en la mejilla izquierda, otro en la derecha y finalmente en los labios. Para hacer justicia, sin embargo, hay que aclarar Brézhnev no siempre besaba a la gente en los labios.

Leonid Brézhnev abrazando a Fidel Castro durante su visita a Moscú

No todo el mundo disfrutaba del cálido saludo de Brézhnev y, por lo tanto, algunos jefes de Estado que visitaban la URSS buscaron la manera de esquivar al dominante líder soviético. Por ejemplo, el cubano Fidel Castro decidió salir de su avión en el aeropuerto de Moscú con un cigarro en la boca. Brézhnev, que había estado esperando a su camarada, no tuvo oportunidad de demostrar su tradicional hospitalidad rusa.

Nicolae Ceausescu visita a Leonid Brézhnev en Crimea en 1979

El líder rumano, Nicolae Ceausescu, que supuestamente sufría de bacteriofobia, encontró la manera de ignorar las libertades que se tomaba Brézhnev sin herir sus sentimientos. Quizás el líder soviético pensó que era otra señal del estatus especial de Rumanía dentro del bloque oriental: Bucarest gozaba de una gran autonomía en comparación con otros Estados socialistas.

Presidente de Yugoslavia, Josip Broz Tito, saludando a Leonid Brézhnev en el aeripuerto de Belgrado en 1971

Algunos líderes, sin embargo, apreciaban los besos de Brézhnev. La foto del beso de la primera ministra india, Indira Gandhi, con el líder soviético cuelga en la pared del museo-apartamento de la primera. Un beso entre Brézhnev y el líder yugoslavo, Josip Broz Tito, fue supuestamente tan fuerte que el labio de Tito empezó a sangrar.

Leonid Brézhnev y Yasser Arafat durante su encuentro en el Kremlin en 1975

Dicen que uno de los primeros besos de Brézhnev dados a mandatarios fue con el líder palestino, Yasser Arafat, que llegó a la Unión Soviética en 1968.

Leonid Brézhnev y Erich Honecker se besan con motivo del 30º aniversario de  la República Democrática Alemana (RDA)

Ciertamente, el más famoso fue con el líder de Alemania Oriental, Erich Honecker en 1979. El beso fue representado e inmortalizado en el Muro de Berlín por el artista Dmitri Vrúbel, que bautizó su obra como Mein Gott hilf mir, diese tödliche Liebe zu überleben (Dios mío, ayúdame a sobrevivir a este amor mortal).

Leonid Brézhnev besa en la mejilla al presidente de EE UU, Jimmy Carter, en 1979

Brézhnev no sólo besaba a los jefes de Estado de los países socialistas o a los de las naciones neutrales del Movimiento de No Alineamiento. A veces, el líder soviético se pegó sus labios con los de enemigos del mundo capitalista. Este fue el caso del presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter.

Leonid Brezhnev en la Exposición de Agricultura en Hungría en Budapest en 1967

Otro estadounidense, en este caso la profesora de danza, Annie Hallman, que formaba parte de una delegación estadounidense que visitaba la URSS en 1973, también tuvo la oportunidad de experimentar el beso de Brézhnev. Su foto hizo famoso a la coreógrafa a ambos lados del Atlántico.

Leonid Brézhnev despide la delegación de Bulgaria y a su líder, Todor Zhivkov en 1969

No todos en la clase dirigente soviética pensaban que los besos afectuosos de Brézhnev fueran una buena idea. Yuri Andrópov, jefe del KGB bajo Brézhnev y su sucesor al mando de la URSS después de su muerte, expresó a uno de sus subordinados su consternación por los besos de Brézhnev. Sin embargo, en público acogía con beneplácito el cálido saludo de su líder.

¿Sabías que la época de gobierno de Brézhnev, caracterizada por el estancamiento, fue una etapa de esplendor de los chistes políticos soviéticos? Pincha aquí para leer algunos de estos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies