¿Por qué Stalin quiso destruir los grandes almacenes más importantes de Rusia?

Sputnik, Konstantín Kokoshkin/Global Look Press
A lo largo de los años, la tienda departamental GUM ha tenido relaciones complicadas con los líderes del país y, a pesar de haber sido decretada su demolición en tres ocasiones, el enorme edificio sigue en pie, siendo todavía un lugar emblemático de compras en Moscú.

GUM en 1850/en los años 1910.

Una de las tiendas más antiguas de Rusia, se llamaba Principales Tiendas Universales cuando abrió hace 125 años, justo al lado del Kremlin. Durante la época soviética fue rebautizada como GUM (abreviatura de Grandes Almacenes Estatales).

GUM en 1886/hoy.

La nueva tienda de departamentos revolucionó el comercio interior ruso. Las primeras etiquetas de precios en el país aparecieron aquí, lo que significaba que el trueque estaba fuera de toda discusión. Además, los comerciantes ya no podían estafar a la gente vendiendo mercancías por el doble de su precio.

GUM se convirtió en la primera tienda rusa en poner a disposición de los clientes libros de reclamaciones para que pudieran expresar cualquier queja que tuviesen sobre su experiencia de compra.

1953.

Dos veces, en 1935 y 1947, Stalin dio órdenes de demoler GUM, porque quería ampliar la Plaza Roja. Sin embargo, estos planes nunca se llevaron a cabo.

1969.

El futuro de la tienda también fue cuestionado durante el mandato de Leonid Brézhnev. Muchos pensaban que tener tiendas cerca de lugares históricos como el Kremlin y la catedral de San Basilio era algo inaceptable, y pidieron que se derribara GUM. Sin embargo, las tiendas fueron salvadas por la esposa de un alto funcionario, que pidió un vestido al establecimiento antes de exigir a su marido que lo salvara. Obviamente, ella llevaba los pantalones.

1978.

GUM también era conocido por su famosa fuente, que se utiliza como punto de encuentro para citas. A diferencia de otras fuentes de Moscú, nunca se apaga.

En su interior, hay un museo muy original, conocido como el “cuarto de baño histórico”. Es una reproducción exacta de unos servicios de la época del Imperio ruso y si la naturaleza te llama puedes usarlo, pagando.

GUM no sólo tiene tiendas, sino que también es una casa de moda. Desde los años sesenta allí se celebran desfiles y espectáculos con glamour.

A pesar de la privatización del centro comercial GUM en 1992, sigue manteniendo en su nombre la palabra “estatal”. 

GUM mantiene dos importantes tradiciones hasta el día de hoy: vende helados de estilo soviético en conos de gofre y monta una pista de patinaje anual en la Plaza Roja durante el invierno.

Pincha aquí para leer más sobre los GUM.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies