Hoy se cumplen 35 años desde que Stanislav Petrov salvase a la humanidad de un holocausto nuclear

AP

El 26 de septiembre de 1983 el destino del mundo estuvo por unos momentos en manos de un oficial soviético al cargo del centro de mando de inteligencia militar Sérpujov-15. Stanislav Petrov estaba cumpliendo su turno de trabajo cuando el sistema de alerta informó de que EE UU había lanzado seis misiles atómicos contra la URSS.

En medio de la tensa situación, con la perspectiva de estar a punto de ser destruidos por armas enemigas, la obligación de Petrov era presionar el botón e iniciar el proceso de lanzamiento de misiles en respuesta a la agresión estadounidense. Sin embargo, desafió el protocolo y eligió no validar las indicaciones de ataque.

Como explicó Rakesh Krishnan Simha en Russia Beyond hace unos años, la decisión de Petrov no fue producto del azar. “Cuando se comienza una guerra, no se lanzan solo cinco misiles”, explicó el militar ruso. “Es poco el daño que se puede hacer con esa cantidad de armamento”.

Y agregó: “En segundo lugar, un ordenador es descerebrado por definición. Hay muchas cosas que puede confundir con el lanzamiento de un misil”.

Según lo contóRussia Beyond , cuando sonó la línea del Gobierno, Petrov alzó el teléfono y dijo: “Nuestro sistema nos está dando información falsa”. Tenía razón, el sistema había funcionado mal debido a una rara alineación del sol en nubes que estaban a gran altura. EE UU no había lanzado ningún misil.

El oficial no fue ni premiado ni castigado tras su decisión.

Tras jubilarse y desclasificarse el incidente, Petrov se vio en el centro de los focos mediáticos, especialmente en el extranjero, recibiendo distintos premios y homenajes.

Murió en mayo de 2017, en su pequeño apartamento de Moscú, a la edad de 77 años.

Si quieres leer sobre 7 personas que pueden ser consideradas como auténticos héroes rusos, pincha aquí.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies