¿Por qué sirvieron tres veleros rusos bajo la bandera nazi?

Legion Media
Algunos de los veleros rusos que operan hoy en día son tan antiguos que vieron los tiempos no sólo de la Alemania nazi, sino incluso de la República de Weimar.

1. Sedov

Uno de los veleros rusos más antiguos, el barco Sedov, sigue en servicio. Botado en 1921 con el nombre de Magdalena Vinnen II, fue conocido como Kommodore Johnsen en la Alemania nazi. En 1945, el barco fue entregado a la Unión Soviética como reparación de guerra. Fue rebautizado Sedov en honor al famoso explorador polar ruso Gueorgui Sedov.

Uno de los veleros más grandes del mundo en la actualidad, el Sedov ha servido como buque escuela para cadetes navales y también ha participado en estudios oceanográficos a lo ancho del océano Atlántico.

En 1983 atracó en el puerto alemán de Bremerhaven, en el que fue visitado por miembros de sus primeras tripulaciones, cuando el navío pertenecía a Alemania. Entre los invitados también se encontraba uno de los primeros propietarios del barco.

2. Kruzenshtern

El Kruzenshtern tuvo un destino similar al de Sedov. Fue botado en la República de Weimar en 1926 como Padua, y después de la Segunda Guerra Mundial fue tomado por los soviéticos como reparación de guerra. El barco fue rebautizado en honor al famoso almirante y explorador ruso Iván Kruzenshtern.

A pesar de su antigüedad, el buque escuela Kruzenshtern es participante asiduo en regatas internacionales. También dio la vuelta al mundo en dos ocasiones: en 1995-1996 y en 2005-2006.

3. Mir

Con una velocidad de 19,4 nudos (35,9 km/h), el Mir (Paz) es uno de los veleros más rápidos del mundo. Dadas estas características, nunca duda en participar en todas las competiciones náuticas importantes. En 1992, por ejemplo, compitió en la Gran Regata Colón, dedicada al 500º aniversario del descubrimiento de América por Cristóbal Colón. El Mir fue el ganador de la carrera, y su tripulación recibió el premio de manos de Juan Carlos I de España.

4. Nadiezhda (goleta)

Hay dos veleros con el nombre de Nadiezhda (Esperanza) que hoy en día surcan los mares bajo bandera rusa. Uno de ellos es una goleta de entrenamiento construida en 1912.

Antes de convertirse en propiedad soviética, este barco pasó por muchos cambios de nombre y puerto de origen, de los Países Bajos a Alemania. Durante algún tiempo perteneció al famoso héroe de la Primera Guerra Mundial, Félix von Luckner, conocido como el “Diablo del Mar”. Oficial de la marina alemana, cazó con éxito muchos mercantes de convoyes enemigos a bordo de uno de los últimos veleros de combate del mundo: el Seeadler. 

5. Nadiezhda (fragata)

La fragata Nadiezhda, a diferencia de la homónima goleta, no es tan vieja. Construida en 1991 en Polonia, se utiliza activamente como buque escuela. Además, participa en expediciones científicas y diferentes regatas internacionales.  

Ambas Nadiezhdas recibieron su nombre en honor al legendario balandro que llevó a cabo la primera circunnavegación rusa del mundo, a principios del siglo XIX.

6. Pallada

Esta embarcación científica y de entrenamiento rusa lleva el nombre de la fragata Pallada, que en 1852-1855 hizo un viaje histórico desde Kronstadt, a través de los Océanos Atlántico, Índico y Pacífico, con la misión de llevar diplomáticos rusos a Japón.

Como el Mir (ver arriba), el Pallada es considerado uno de los veleros más rápidos del mundo. Puede acelerar hasta desarrollar velocidades de 18,8 nudos (34,8 km/hora).

7. Shtandart

Construido en 1999, el Shtandart es una réplica del primer barco de la flota rusa del mar Báltico, que fue botado en 1703 para proteger a la recién nacida ciudad de San Petersburgo. Está operado por su tripulación, que consiste en voluntarios entrenados en el “Proyecto Shtandart. Dicho proyecto también ofrece la oportunidad de participar en viajes a bordo del Shtandart.

¿Puedes adivinar la edad del barco más antiguo de la Marina rusa? Pincha aquí para descubrirlo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies