Pedro el Grande y la barca que inauguró la flota rusa

William Brumfield; Paul Delaroche

El historiador e intrépido experto en arquitectura William Brumfield descubre el sorprendente papel que tuvo un lago en el centro del país en la creación de la gran marina rusa.

A orillas del lago Pleshchéievo, a medio camino entre Moscú y Yaroslavl, en el río Volga, se encuentra la finca de Veskovo. En 1911, el fotógrafo ruso Serguéi Prokudin-Gorski viajó a la finca para fotografiar un pequeño barco (botik) llamado “Fortuna”. Este objeto, aparentemente modesto, constituye todo un santuario nacional asociado al joven zar Pedro I. Es su barco personal, de una flotilla construida durante 1689 y 92 en el lago Pleshchéievo. Mis fotografías fueron tomadas más de un siglo después, en 2014 y 2019.

Veskovo. Monumento a Pedro el Grande. Vista hacia el lago Pleshchéievo. 7 de junio de 2019

La finca se encuentra a unos 3 kilómetros al sur de la ciudad de Pereslavl-Zaleski, patrocinada durante mucho tiempo por los gobernantes de Rusia. Fue fundada en 1152 por Yuri Dolgoruki, príncipe del gran territorio de Rostov-Súzdal y fundador de Moscú. Se cree que el nombre de la ciudad deriva de la ciudad de Pereiaslavl, cerca de Kiev, con la adición de “Zalesski” (“más allá de los bosques”) para dejar claro que el asentamiento se encontraba dentro de una zona forestal.

Veskovo. Monumento a Pedro el Grande. Vista hacia el lago Pleshchéievo. Verano de 1911

Yuri Dolgoruki pasó la mayor parte de su vida intentando hacerse con el trono principesco en Kiev, y murió en 1157, un año después de haber logrado ese objetivo. El mayor monumento de su reinado en Pereslavl-Zaleski es la Catedral de la Transfiguración del Salvador. Iniciada en 1152 y completada por su hijo Andréi Bogolubski en 1157, la catedral es una de las primeras iglesias de piedra tallada de Rusia.

Veskovo. Arco de Triunfo (entrada a la finca). 7 de junio de 2019.

Pereslavl-Zaleski tenía varias instituciones monásticas que reflejaban el papel de la ciudad como centro de la temprana actividad misionera, en un momento en que gran parte del territorio circundante sólo había aceptado nominalmente el cristianismo. El alto número de monasterios se debió también a la ubicación de la ciudad, en una importante ruta de peregrinación utilizada no sólo por los humildes creyentes, sino también por los grandes príncipes de Moscovia.

El comienzo de la flota rusa

Durante un breve período a finales del siglo XVII, Pereslavl desempeñó un papel importante en los asuntos nacionales. A principios de la primavera de 1688, el joven Pedro I, de 15 años, estaba ocupado en Moscú con el entrenamiento de sus regimientos militares de inspiración occidental, cuando se encontró con un pequeño barco inglés, el “San Nicolás”,  en un cobertizo que albergaba objetos pertenecientes a su tío abuelo, Nikita Ivánovich Romanov. 

Veskovo. Casa de embarcaciones. Vista desde el monumento a Pedro el Grande. A ambos lados: anclas de los barcos de la flotilla de Pleshchéievo. 22 de agosto de 2013

Movido por el deseo de dominar las artes marítimas, Pedro hizo que un capitán de barco holandés, Karsten Brant, reacondicionara la embarcación. Empezó a navegar por el río Yauza de Moscú y por el estanque de Izmailovo, una antigua finca de los Romanov reconstruida por su padre, el zar Alejo Mijáilovich (1629-76). (Este barco, llamado “el abuelo de la marina rusa”, se encuentra ahora en un edificio especial de la Fortaleza de Pedro y Pablo en San Pedrosburgo).

Las ambiciones juveniles de Pedro exigían de un espacio acuático más grande para poder hacer maniobras, y pronto se enteró de existencia de la plácida extensión del lago Pleshchéievo. Para poder viajar al lago, Pedro necesitó la aprobación de su madre, Natalia Kirílovna Naríshkina (1651-94), segunda esposa y viuda del zar Alejo y. En su Manual Naval de 1720, Pedro el Grande dejó escrito el modo en que obtuvo la aprobación materna: presentó el viaje como una peregrinación al monasterio de la Gran Trinidad de San Sergio, situado en la ruta hacia el lago.

El barco Fortuna, “padre de la flota rusa”. Visto desde la popa. Verano de 1911

Al ver por primera vez el lago Pleshchéievo en julio de 1688, Pedro lo reconoció como un lugar ideal para comenzar las pruebas para crear una flota rusa. Al regresar a Moscú, recibió la aprobación de su madre, todavía escéptica, para construir una pequeña flotilla en el lago. Pronto comenzaron los trabajos de construcción de barcos de estilo occidental, bajo la supervisión de Karsten Brant, en un astillero establecido en el pequeño río Trubezh, que desemboca en el lago cerca del centro de Pereslavl-Zaleski.

Sin embargo, en el verano de 1689 la atención de Pedro se tuvo que centrar en los dramáticos acontecimientos de una inminente crisis dinástica. Desde finales de los años 70 y 80 su madre, Natalia Naríshkina, y los Narishkin en general se encontraron en circunstancias complicadas debido a las intrigas de la corte. Los intentos de los partidarios de los Narishkin de hacer que Pedro fuera proclamado zar fueron frustrados, y algunos miembros de la familia fueron ejecutados en 1682.

El barco Fortuna. Vista desde la popa con el timón. 7 de junio de 2019

Se llegó a un acuerdo en el que Pedro ejercería de co-zar con su medio hermano Iván V, mientras que el poder auténtico estaría en manos de una regente, Sofía, la media hermana de Pedro. Un incipiente conflicto entre ambos llegaría a su punto álgido en agosto de 1689, cuando cada uno maniobró para derrocar al otro.

Pedro salió victorioso, y para septiembre, Sofía había sido confinada en el Convento Novodévichi de Moscú. Aunque Iván nominalmente permaneció como co-zar hasta su muerte en 1696, el poder real recayó en Pedro y su madre Natalia Naríshkina.

Construyendo la flota

Tras la consolidación del trono en el otoño de 1691, Pedro confió el gobierno del estado a su madre y dedicó todos sus esfuerzos a la construcción de la flotilla de Pleshchéievo. También se terminó de construir un complejo de edificios en la colina Gremiach (lugar de emplazamiento de la finca Veskovo) que incluía la residencia de troncos de Pedro, los “dvorets poteshni”.

Para mayo de 1692, al menos dos fragatas habían sido terminadas, incluyendo la ‘Marte’ de 30 cañones. Fueron acompañadas de docenas de buques más pequeños, algunos de los cuales habían sido transportados desde Moscú durante el invierno.

Monumento a Pedro el Grande. Vista desde el parque, con el texto del decreto (ukaz) de Pedro de preservar la flotilla de Pleshchéievo. Verano de 1911

Aunque no es el barco más grande de la flotilla, el “Fortuna” fue considerado el más importante y a finales del siglo XVIII fue incluso bautizado como “el padre de la flota rusa”. El barco de roble, de tipo holandés (llamado “shliupka” en ruso), de 7 metros de eslora, podía acomodar cinco pares de remos y tenía una quilla  reforzada para un mástil y velas en el centro. Se gobernaba con un timón.

Monumento a Pedro el Grande. Vista desde el parque, con el texto del decreto (ukaz) de Pedro de preservar la flotilla de Pleshchéievo. 7 de junio de 2019

El “Fortuna” bien podría haber sido construida por el mismo Pedro con la ayuda de Brant. El joven zar, físicamente fuerte, no era reacio al trabajo manual, y más tarde trabajó en un astillero holandés en 1697 durante su “Gran Embajada” en Holanda e Inglaterra en 1697-98.

Se cree que Pedro intentó dirigir las maniobras de la flotilla desde el “Fortuna”. Estos ejercicios concluyeron el 1 de agosto de 1692, con una exhibición masiva de la flotilla en la que se dispararon cañonazos. El resuelto Regimiento de Infantería Butirski de Moscú también participó en la demostración.

Veskovo. Palacio Blanco. Verano de 1911

A partir de entonces, las ambiciones de Pedro se dirigieron inevitablemente al mar abierto, y en 1693 trasladó las operaciones navales a las aguas más amplias del mar Blanco en el puerto de Arcángel. Sin embargo, el período de Pleshchéievo permaneció siempre anclado en la mente de Pedro como parte esencial de su legado.      

Preservar la historia

Durante un viaje a través de Pereslavl-Zaleski en febrero de 1722, al comienzo de su campaña contra Persia (1722-23), Pedro notó la rápida decadencia de lo logrado en  Pleshchéievo y ordenó que se conservara. La flotilla de Pleshchéievo fue sacada del agua y puesta a cubierta, y la colina de Gremiach se conservó como propiedad del Estado.

Palacio Blanco. Fachada principal. 22 de agosto de 2013

Sin embargo, poco se hizo para prevenir los efectos de la descomposición en los edificios y barcos de madera. La culminación de su destrucción fue un incendio que arrasó Pereslavl en 1783 y acabó con todas las embarcaciones restantes que habían sido almacenadas cerca del astillero del río Trubezh. El “Fortuna”, muy acertadamente llamado así, sobrevivió gracias a su almacenamiento en la colina de Gremiach, cerca de Veskovo.

 Lago Pleshchéievo. Vista desde Veskovo hacia Pereslavl-Zaleski y el Convento de San Nicolás. Verano de 1911

En 1802 Iván Dolgorukov, el nuevo gobernador de la provincia de Vladímir, descubrió el “Fortuna” y propuso a la nobleza local crear una estructura de ladrillos en Veskovo para albergar el barco para la posteridad. La pequeña estructura, inaugurada en 1803 (el centenario de la fundación de San Petersburgo por Pedro) se considera como el primer museo de historia regional de Rusia.

El lago Pleshchéievo. Vista desde Veskovo hacia el Monasterio de San Nicetas. 7 de junio de 2019

En agosto de 1850 este santuario fue visitado por los Grandes Duques Nicolás y Miguel, hijos de Nicolás I, quienes pusieron la primera piedra de un monumento a Pedro el Grande mirando  al lago Pleshchéievo. Diseñado por el arquitecto moscovita Pedro Campioni, el obelisco tallado en granito rojo finlandés fue inaugurado en agosto de 1852, unas letras de bronce en una de sus caras muestran la orden de Pedro de 1722 de preservar la flotilla. También se erigió un arco de triunfo en agosto de 1852 en la entrada de la finca.

El “Fortuna”. Vista desde la proa. 7 de junio de 2019

Un importante componente del conjunto del museo de Veskovo fue el Palacio Blanco, construido en 1853 con donaciones de la nobleza y comerciantes locales. Originalmente utilizado como un centro social, el edificio ahora alberga importantes exposiciones de museos.

A través de todas las convulsiones del siglo XX, el conjunto de museos de Veskovo, tan cuidadosamente fotografiado por Prokudin-Gorski, ha permanecido intacto como recordatorio de uno de los acontecimientos más influyentes en el desarrollo de Rusia.

El historiador y experto en arquitectura estadounidense William Brumfield ha visitado muchos de los sitios más interesantes de Rusia, siguiendo los pasos de Serguéi Prokudin-Gorski, un químico y fotógrafo ruso que creó un proceso único para hacer fotografías en color a principios del siglo XX. Entre 1903 y 1916, Prokudin-Gorski viajó por el Imperio ruso y tomó más de 2.000 fotografías con el proceso, que incluía tres exposiciones en una placa de vidrio. En agosto de 1918, abandonó Rusia y finalmente se instaló en Francia con una gran parte de su colección de negativos de cristal. Tras su muerte en París en 1944, sus herederos vendieron la colección a la Biblioteca del Congreso de EE UU. A principios del siglo XXI, la Biblioteca digitalizó la Colección Prokudin-Gorski y la puso a disposición del público mundial. Una serie de webs rusas ahora disponen de versiones de esta colección. En 1986, William Brumfield organizó la primera exposición de fotografías de Prokudin-Gorski en la Biblioteca del Congreso. Durante un período de trabajo en Rusia, que comenzó en 1970, Brumfield ha fotografiado la mayoría de los sitios visitados por Prokudin-Gorski. Esta serie de artículos compara la visión de Prokudin-Gorski de los monumentos arquitectónicos con las fotografías tomadas por Brumfield décadas después.

Pincha aquí para ver un vídeo sobre unaréplica del Poltava, velero de 54 cañones diseñado con la participación de Pedro el Grande.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies