200 aniversario del nacimiento de Karl Marx. ¿Qué opinan los rusos?

imago stock&people/Global Look Press
El filósofo y economista alemán fue una de las figuras clave de la ideología soviética. ¿Hasta qué punto es relevante para los rusos actualmente?

“Hace 30 años se habría organizado un comité con un miembro del Politburó y las células locales del Partido habrían recibido instrucciones sobre cómo escribir notas acerca de las obras de los fundadores del marxismo. Para esa época se habrían rodado películas, grabado programas de radio...”, así se imaginó el exministro de Cultura de Rusia, Mijaíl Shvydkói, el aniversario del nacimiento de Marx si la Perestroika y los eventos que le siguieron no hubieran tenido lugar.

“Ahora todo es diferente”, dice, y es difícil no estar de acuerdo con él. El programa de este año por el aniversario de Marx es bastante modesto. Habrá una exposición en un museo de Moscú y un par de conferencias. También se hará algo en la Universidad de Kazán. Los estudiantes han organizado el Marx Fest, que incluye una batalla de rap y una yincana llamada “Encuentra la capital de Marx”, en referencia a su principal obra.

No es mucho para un país que tiene una calle dedicada al filósofo en casi cada ciudad e incluso un pueblo en su honor a orillas del Volga, a unos 800 km de Moscú. Es más, hay mucha gente que asocia Rusia con Karl Marx, a pesar de los 30 años de dura transición del socialismo al capitalismo.

Hay mucha gente que asocia Rusia con Karl Marx, a pesar de los 30 años de dura transición del socialismo al capitalismo.

Marx sobre cuatro elefantes

La presencia de Marx en la URSS era muy destacada y fue omnipresente desde que comenzó la revolución bolchevique en 1917.

Inmediatamente después de la revolución Lenin introdujo su plan de “Propaganda Monumental”, que consistía en crear múltiples monumentos a los grandes revolucionarios y a los pensadores sociales. Las estatuas “a las figuras más destacadas de la revolución: Karl Marx y Friedrich Engels” tenían que hacerse de manera prioritaria.

La primera, hecha de yeso, se levantó frente al palacio Smolni en Petrogrado, donde estaba el cuartel general de los bolcheviques durante la revolución de octubre. Estuvo lista para el primer aniversario en noviembre de 1918. Fue el primer monumento dedicado a Marx y tenía un diseño tradicional.

Vladímir Lenin en la inauguración del monumento temoral dedicado a Karl Marx y Friedrich Engels en la Plaza Voskresénskaia (actualmente la plaza Revoliútsii) en Moscú.

Hay otro en la ciudad de Simbirsk (actualmente Ulianovsk, ciudad en la que nación Lenin). Cincelaron a Marx en mármol negro y, según algunos, se parece el legendario Prometeo, que rompe sus grilletes y se libera él mismo y a lo demás. En la parte de atrás del monumento está escrita la siguiente cita del propio Marx: “La ideas que toma la masa se convierten en el principal impulso ganador”.

También hubo sugerencias para crear numerosas imágenes de Marx más divertidas, ofrecidas por artistas que apoyaban la revolución y querían servirla de una mera futurista. Había una idea de retratar a Marx en una “composición dinámica de cubos” y de colocar al filósofo a alemán sobre cuatro elefantes.

Chistes sobre Marx

Quizá el monumento soviético más famoso dedicado a Marx es el que se encuentra en el centro de Moscú, muy cerca de la Plaza Roja, que se realizó en 1961. Aunque los creadores de la estatua obtuvieron el Premio Lenin por la obra, algunos moscovitas la llamaron “un refrigerador con una barba”.

Al parecer, la barba era su característica principal para muchos en la URSS. Había un popular chiste que decía: “Había un limpiador que se parecía mucho a Marx. Sus jefes estaban incómodos porque parecía que el gran filósofo estaba barriendo las calles. Entonces le dijeron que se afeitara la barba. ‘Claro que lo puedo hacer, pero ¿qué hago con mi mente tan brillante?’, respondió el trabajador”.

El marxismo no es popular

En la actualidad la mayoría de los rusos parece ser bastante indiferente hacia Marx y el marxismo. Claramente no lo consideran uno de los fundadores de la Rusia moderna. En una encuesta realizada a nivel nacional, la mayoría reconocía su nombre pero el 70% de los encuestados decía ser indiferente a sus doctrinas. La encuesta (la más reciente de este tipo) se realizó hace más de diez años.

Según Shvydkói esta situación se debe al hecho de que los rusos todavía no pueden aclararse respecto a lo ocurrido durante la revolución bolchevique y el periodo soviético y no saben cómo referirse a ello.

Se han dicho muchas cosas sobre la URSS, aquí proponemos cinco por las que deberíamos dar las gracias al país de los sóviets.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies