Los transportadores de barcazas: ¿Por qué los rusos arrastraban barcas río arriba?

La próxima vez que te encuentres quejándote por un vuelo retrasado, recuerda cómo viajaba la gente en el siglo XIX.

Probablemente hayas visto la famosa pintura del siglo XIX, Los Sirgadores del Volga, del artista ruso Iliá Repin. ¿Por qué estos hombres exhaustos trabajan como esclavos tirando de un barco aguas arriba? ¿Por qué estos muchachos pobres no usan remos o velas? Averiguémoslo.

¿Quiénes eran los transportadores de barcazas?

Conocidos en ruso como burlakí, su trabajo principal era arrastrar barcos de vela contra la corriente del río. Por lo general, tiraban de botes de carga de fondo plano de 30-50 metros de largo. Este trabajo duro era estacional: en otoño y primavera.

A veces, un buen viento ayudaba a los burlakí a mover los barcos rápidamente, pero generalmente el trabajo era agotador y las personas lo realizaban solo porque necesitaban desesperadamente dinero. Si bien este trabajo parecía algo agotador, no era tampoco esclavitud. Los burlakí recibían un salario e incluso tenían sindicatos, conocidos como artels, para poder trabajar de manera más eficiente.

Para hacer su trabajo menos estresante, los burlakí elevaban su moral cantando, y Dubínushka, que era su canción favorita, más tarde se hizo popular entre la clase trabajadora revolucionaria.

El servicio de los burlakí fue muy solicitado desde el siglo XVI hasta el siglo XX, e incluso hay fotos que datan de principios de 1900 en las que aparecen mujeres arrastrando barcos. La profesión, sin embargo, se volvió obsoleta con la aparición de los buques de vapor, y el gobierno soviético prohibió oficialmente los burlakí en 1929.

¿Cuál era el río con más burlaki?

El río que dio mayor cantidad de trabajo a los sirgadores fue el Volga. La ciudad de Ríbinsk se conocía como "capital de los burlakí". Debido a su carácter de gran centro comercial y de logística, binsk atraíaa un gran número de trabajadores, no solo burlakí, sino también porteadores, estibadores, vagoneros y muchos otros.

Burlakí en el arte

Cuando Ilya Repin vio por primera vez el burlakí, la imagen quedó grabada en su mente; el contraste del sufrimiento humano y la belleza natural circundante. Hizo docenas de bocetos para encontrar la manera correcta de describir mejor el burlakí, y antes de completar el famoso cuadro, incluso hizo otro, Sirgadores atravesando un vado, (1872), que ahora se encuentra en la Galería Estatal Tretiakov de Moscú. Los Sirgadores del Volga, es el Museo Estatal Ruso en San Petersburgo.

Los burlakí.

Los críticos elogiaron la pintura y compararon su poder con las novelas del escritor Nikolái Gógol, realistas y que muestran lo desconocido, el lado oscuro de la vida de la gente común, sin ningún adorno. Otro destacado escritor ruso, Fiódor Dostoievski, también admiraba la pintura, tal y como plasmó en su colección de escritos, Diario de Escritores, llamándola “un triunfo de la verdad en el arte”.

Algunos historiadores contemporáneos, sin embargo, dicen que Repin representó incorrectamente la forma de arrastrar el barco para crear una imagen más dramática. De hecho, el arrastrar un bote que iba río arriba a lo largo de la orilla era una situación extrema para los burlakí. La mayor parte del trabajo en realidad se realizaba sin abandonar el bote.

Las mujeres burlakí.

En primer lugar, varias personas en un pequeño bote remaban contracorriente con un ancla atado a una cuerda y lo arrojaban al agua lo más lejos posible. Entonces, los sirgadores tiraban de esta cuerda atada a un gran barril giratorio en el centro de la cubierta, moviendo la nave en la dirección deseada. Obviamente, utilizaban velas cuando el viento soplaba en la misma dirección de la nave.

Repin no fue el único artista que inmortalizó los burlakí, y hay otras pinturas excelentes que representan este tema. Por ejemplo, Burlakí de Vasili Vereshchaguin se hizo en 1866, seis años antes que la obra maestra de Repin. Un año antes de Repin, el artista Alexéi Savrósov, pintó su Volga bajo Yúrievets, que también representa este durísimo trabajo. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies