El bombardero nazi que fue diseñado para atacar los Urales

Archivo de Flight magazine de Flightglobal
En plenos años 30, el general alemán Walther Weber tenía claro que el bombardeo estratégico tendría una importancia clave en la guerra que sentía aproximarse. En su fuero interno sabía que, en un enfrentamiento bélico con la URSS, Stalin trasladaría su producción industrial más allá de los Urales. El militar germano inició entonces el proyecto para la construcción de un avión capaz de atacar a las fábricas soviéticas situadas en el lejano este: el “Bombardero Ural”.

Wever estableció contacto con los dos principales fabricantes alemanes de bombarderos: las empresas Dornier y Junkers. Necesitaba que diseñasen para la floreciente Luftwaffe un aparato capaz de cargar bombas y atacar objetivos próximos a la barrera montañosa que tradicionalmente separa a Europa de Asia. De esta manera, Alemania podría neutralizar a distancia la producción de armamento rusa, ahorrándose la farragosa tarea de tener que enviar sus tropas demasiado al este de Moscú, donde podrían presa de maniobras envolventes y contraataques del Ejército Rojo.

Walter Wever.

Dos aviones para derrotar a la URSS

Cada una de las compañías presentaron su proyecto de bombardero para los Urales:

Dornier Do 19

El prototipo del Dornier Do 19 V1 voló el 28 de octubre de 1936. Aparato cuatrimotor, podía llevar a nueve tripulantes y estaba equipado con armamento defensivo. Era el primer bombardero alemán que contaba con torretas de ametralladora en emplazamientos dorsales y ventrales, morro y cola.

Junkers Ju 89

El 11 de abril de de 1937 volaba el prototipo Ju 89 D-AFIT (V1, c/n 4911) en Hesselbach. Solo dos semanas después, se paralizaba el desarrollo del proyecto para un bombardero alemán de largo alcance. Sin embargo, Junkers construyó un prototipo más avanzado en solo dos meses, el D-ALAT, capaz de transportar 5,000 kg de explosivos a una altitud de9,312 m y a una distancia de 2,980 km. Esta última era suficiente para atacar objetivos en los Urales desde la ciudad de Moscú, una vez esta fuese conquistada por las tropas del III Reich.

Según algunas fuentes, el Junker 89 fue considerado mejor aparato que el Dornier Do-19.

¿Y qué pasó entonces?

Por suerte para Rusia, el impulsor de la aviación estratégica germana murió en un accidente de aviación el 3 de junio de 1936, lo que paralizó el proyecto casi en su inicio. Albert Kesselring le sustituyó como jefe de personal en la fuerza aérea alemana, cancelando (con la bendición del mariscal Goering) todos los programas de bombarderos estratégicos el 23 de abril de, 1937. Ambos preferían aviones más pequeños, ligeros y veloces.

Albert, Kesselring, Wilhelm Speidel, Hermann Göring.

Esta decisión condenaría a las tropas de la Wehrmacht, en solo cuatro años, a luchar a sangre y fuego por cada centímetro cuadrado de territorio soviético, con la vana intención de poner de rodillas al extenso estado comunista.

¿Qué pasó con los aviones fabricados?

El Dornier 19 entró a formar parte de la unidad KGrzbV 105, que participó transportando tropas en la invasión nazi de Noruega de 1940. El Junkers 89 inspiró el avión de transporte de pasajeros Junkers 90, usado por Deustche Lufthansa. El Ju-90 fue también empleado como avión de patrulla marítima y de reconocimiento. En 1942 el proyecto de Bombardero Ural fue resucitado, pero con un nuevo nombre: Amerika Bomber. El objetivo también era distinto: Nueva York.  

Lea más:

Diez aviones soviéticos que ganaron la Segunda Guerra Mundial

Diez razones que cambiaron el rumbo de la Segunda Guerra Mundial

9 ocasiones en las que aviones de la OTAN fueron derribados por la URSS