¿Cómo es una ‘fiesta erótica inclusiva’ organizada en Rusia? ¡Lo hemos descubierto!

Evguénia Ignatova
Tocar una pandereta sobre el cuerpo desnudo de alguien, experimentar el bondage japonés... pero, sobre todo, entrar en contacto con los propios sentimientos. Fui a la primera fiesta erótica “inclusiva” de Rusia.

El sonido de un tambor de chamán, unido a un canto que induce al trance, y los invitados empiezan a bailar lentamente, tocándose. A medida que pasa el tiempo, se tocan lentamente, al principio con cuidado, para conocerse, antes de pasar a caricias un poco más apasionadas.

Pasa algún tiempo. Un joven se tumba en el suelo. Hay una chica encima de él. A su lado hay otra pareja. No quiero estudiar sus rostros y sus cuerpos con demasiada atención, ni saber su sexo, su orientación o, peor aún, centrarme en lo que puedan tener en sus historiales médicos. No me apetece mirar y tratar de distinguir qué mano está apoyada en el cuerpo de quién, quién está desnudo y quién no, eso sería demasiado aburrido. Me siento en una silla y observo esta masa de cuerpos: ya se mueven como uno solo, casi como una obra de arte. Tal vez así es como es la gente enamorada, sin importarles si alguien les está mirando. Tal vez así es como me habría visto yo, si hubiera tenido a alguien a quien abrazar en ese instante.

El SenCin (SensualCinema) es esencialmente un encuentro erótico, combinado con la proyección de películas y destinado a una comunidad inclusiva. Ya va por su tercer año en San Petersburgo (y el primero en Moscú). No se puede decir que sea una fiesta de “sexo”, ya que el contacto sexual directo está prohibido; pero, según Gala, la creadora del evento, pretende ser un “encuentro de energía y una apertura a la sensualidad” para todo aquel que no encaje en la multitud principal por cualquier motivo.

De las proyecciones y conferencias a la práctica

Lo primero es recibir una invitación. Entre un centro de trampolines y un almacén, hay una puerta con cortinas cerradas. Es poco probable que algún transeúnte sienta la suficiente curiosidad como para aventurarse a entrar en ella. Más allá de la puerta hay un pequeño altillo con paredes de ladrillo. Allí, Gala está ocupada colocando velas, bebidas y flores de plástico. Gala lleva el pelo corto. Lleva una camiseta escotada con pantalones de ciclista de color amarillo brillante y tirantes. Un joven con traje negro y tirantes la ayuda. Otro de unos 50 años se pasea por el desván con una pandereta de chamán hakasiano.

Gala celebró el primer evento en 2019. Hace cuatro años, empezó a estudiar su propia sexualidad y comenzó a visitar fiestas y conferencias sobre sexo. Fue entonces cuando tuvo la idea de montar su propio teatro erótico. Como no tenía dinero para el proyecto, en su lugar abrió el primer club de cine ruso con proyecciones eróticas, vino caliente, té de hierbas, aperitivos, así como una “mesa viva”: una persona que tiene comida colocada en su cuerpo para que otros interactúen y coman de ella.

Gala recuerda su primer evento: “Había una chica en topless que tocaba el violín. Las parejas se besaban. Algunos estaban envueltos en mantas, viendo la película juntos. Yo misma di una conferencia sobre la película El imperio de los sentidos y recuerdo haber alucinado. Lo discutimos después de la proyección. Ya teníamos conferenciantes experimentados que visitaban nuestros eventos posteriores. Las críticas fueron muy positivas, lo que me animó a seguir”.

Con cada proyección, el organizador también montaba nuevas actuaciones y actividades, lo que hacía que las personas con discapacidad se enteraran rápidamente de los eventos a través de las redes sociales. Mientras tanto, Gala explica que la palabra “inclusivo” significa aquí todas las personas, independientemente de su estado de salud, género, aspecto y orientación sexual. SenCin es para todos.

“Empecé a pensar en lo que podía hacer para que las fiestas fueran más inclusivas y acogieran a cualquier persona dispuesta a darnos una oportunidad. Filmamos un cortometraje con un grupo de personas diferentes, tanto fuera como dentro”, dice Gala. “Me inspiró el concepto de que personas totalmente diferentes se reunieran y se unieran en un toque singular”.

Para ser invitado a SenCin, hay que grabar un vídeo o mensajes de voz, adjuntar una foto personal y responder a preguntas sobre lo que significa la sexualidad para el invitado, cómo interactúa con su propia sexualidad y qué le parece excitante del formato de la fiesta. La entrada cuesta 3.000 rublos (unos 41 dólares). Yo pagué la mía: “El dinero es poco”, me dijeron. En realidad, los eventos no aportan mucho: todo se gasta en el costoso alquiler, el atrezzo y otros gastos. Gala dice que la última fiesta dio un beneficio de sólo unos 69 dólares al final.

Una vez efectuado el pago, el organizador envía una dirección y, si es necesario, puede ayudar al invitado a elegir un vestuario adecuado. Suele incluir accesorios para llevar sobre el cuerpo desnudo, con algo de erotismo ligero en forma de lencería, batas de seda, vestidos transparentes y muchos otros artículos. No hay separación de sexos: todo el mundo puede vestirse según su identidad preferida.

Numerosos cojines, sofás y sillas se colocan alrededor del espacio de 100 metros cuadrados. En el suelo hay una alfombra y un proyector muestra un vídeo abstracto con cuerpos entrelazados. En una de las mesas hay varias máscaras de carnaval venecianas, casi como si las hubieran dejado allí los personajes de la película Orquídea salvaje (1989). En la sala contigua, se encuentra una zona de té compuesta por un par de sofás, una mesa y todo lo necesario para realizar una ceremonia del té.

La iluminación cálida y tenue y el exotismo de los distintos detalles provocan la sensación de estar en un local exclusivo de temática oriental. Me doy una vuelta nerviosa. Llevo un pantalón de corte alto y un top de satén, y me preocupa ir mal vestida para la ocasión.

Unos minutos después, me acerco a un músico que está hablando con la conferenciante de hoy, una rubia encantadora. Casi inmediatamente, tras pedir permiso, me agarra uno de mis pechos y empieza a inspeccionar alegremente si es real o no. A juzgar por nuestra conversación, ella misma es un poco tímida y parece estar buscando la manera de relacionarse con los desconocidos.

“No, está bien, no tendré problemas para integrarme”, oigo la voz en mi cabeza.

De una velada chamánica con temática Shibari a una acogedora fiesta en casa

Siguiendo con la velada, 20 personas, tumbadas en sofás y almohadas, se pasan una rosa de plástico y hablan por turnos de su percepción de la sexualidad.

Para muchos, se trata de conocerse a sí mismo, alcanzar el poder y la libertad de expresión. Para otras, algo más serio. Una de las chicas confiesa que nunca ha llegado al clímax con un hombre y parece casi respirar aliviada. Sabe que este es un espacio seguro para hablar abiertamente de su problema y que nadie la juzgará por ello.

Algunas están dispuestas a dar su nombre y hablar de lo que hacen, otras prefieren permanecer en el anonimato. Durante una breve presentación, me entero de que aquí también hay dentistas, ingenieros, músicos, programadores y un par de ginecólogos que acaban de llegar tras realizar una operación.

En este momento, uno de los participantes, Akio (un hombre trans negro) está atando a una chica, mientras conversa conmigo sobre la sexualidad. Dice que está muy emocionado por estar aquí y también muy nervioso por mostrar su cuerpo, que aún no ha completado su transformación física. Akio cree que no todo el mundo en el evento está versado en la cuestión de género. Dicho esto, se siente más cómodo aquí que con la gente de su vida diaria, a la que tiene que ocultar su sexo biológico.

“A veces, parece que no mencionarlo es más seguro, aunque sea una mierda psicológicamente... Es inútil tratar de explicar esto a algunas personas. Y a veces, sí, sigue siendo inútil explicarlo, pero acabas teniendo que oponer resistencia y defender tus límites. Esta noche, en cambio, se trata más bien de un contacto táctil, que trasciende el hecho de estar desinformado: aquí conozco a la gente a través del tacto, no de las palabras”, explica Akio.

Dos chicas que beben champán en el bar comparten sus impresiones. “Normalmente, es agradable al menos hablar un poco. No tengo ni idea de cómo se las arreglan para tocarse tan libremente”, exclama una de ellas, antes de dar un sorbo. Akio aparece y pide acariciar mis manos. Consiento, cerrando los ojos e imaginando que es mi novio, que me espera en Moscú. Pienso en que antes, antes de que la relación fuera seria, también me sentía a gusto tocando a otras personas, mientras que ahora me parece tan sorprendente y prohibido (bueno, a no ser que sea para un artículo). La música chamánica se detiene y uno de los invitados coge una guitarra y empieza a tocar algo que suena a Maroon 5, Imagine Dragons y Chris Rea, si no me equivoco. Esto me parece relajante y acepto una sesión de Shibari, lo que significa que me van a atar y suspender.

Del Shibari al té y al autoconocimiento

Mi compañero y yo apenas compartimos una palabra: se concentra por completo en hacer los nudos alrededor de mis hombros y mi clavícula. Según él, esa es la parte más placentera. Miro a mi alrededor. La guitarra ha sido sustituida de nuevo por música chamánica, pero ahora el músico utiliza el cuerpo desnudo de una chica para tocar su pandereta. Es visible incluso desde la distancia cómo se sincroniza con el ritmo, desconectando del mundo exterior y encontrando la relajación.

Ahora hay otro nudo. Me siento constreñida y no percibo la sensación de erotismo que parece sentir un chico a mi lado (al que una chica le ata las manos); o la pareja, acariciándose en el sofá cercano; u otro chico, viendo todo el espectáculo desnudo. Es como si a cada una de estas personas se le hubiera permitido hablar de sexo y llegar al fondo de sus preferencias, para conseguir un raro momento de libertad de los límites culturales establecidos.

Sin embargo, el tiempo vuela, pues ya han pasado varias horas desde el comienzo. No me doy cuenta de que ya estoy atada y empiezo a sentir una sensación de tranquilidad, en parte debido a los nudos ligeramente relajados de mi cuerpo, pero también a los internos que parecía tener en mi mente.

Akio me desata. Mientras tanto, una chica sonriente entra en el desván en una silla de ruedas, junto con una amiga. Me acerco inmediatamente, ofreciéndome a ayudarla con sus cosas, pero ella declina cortésmente. Inmediatamente me siento completamente tonta, recordando cómo, hace casi un año, tras recibir una lesión en la pierna, tuve que desplazarme lentamente por un centro comercial con una férula, con algunos transeúntes murmurando: “¿Qué hace aquí molestando? Es mejor que se quede en casa”. En ese momento, yo también quería encontrarme en un lugar donde nadie se fijara en mi aspecto ni me hiciera preguntas con lástima en la voz, aceptándome como un ser humano normal.

A primera vista, María (que pidió que se cambiara su nombre) parece modesta y ligeramente tímida, mientras le traen el vino y algunas personas se acercan para hacerse fotos con ella. Resulta que es su primera vez en una fiesta así.

“Me ha gustado más de lo que esperaba”, me dice al terminar la velada. “Al principio no quería venir, no tenía curiosidad, pero vi el anuncio y pensé: por qué no experimentar algo nuevo. Sólo probé la ceremonia del té, cuando bebes con los ojos vendados y hablas de las asociaciones que estás experimentando. Mientras tanto, el maestro del té hace un dibujo en tu cuerpo, basado en tus palabras. Me gustó el tacto del pincel. Es interesante cuando nada te distrae del sabor o el olor. Pero también es nuevo, ya que no estoy acostumbrada a no poder ver”.

María también dice que no estaba preparada para interactuar con extraños, pero, en general, aprueba el concepto inherente a estas fiestas. Todos los eventos en Rusia deben ser inclusivos y estar adaptados a las personas con alguna discapacidad o irregularidades sobre ellas, dice María.

Sin embargo, las personas con discapacidad todavía no son habituales en la SenCin, en primer lugar por los límites que marca la sociedad, opina Gala.

“A una persona normal le resulta difícil acudir a una fiesta erótica, mientras que para alguien con una discapacidad, esa sensación se duplica. Y es realmente valiente ser capaz de dejar de lado los condicionamientos culturales y tomar la decisión de venir”, añade.

Gala sueña con el día en que más personas con discapacidades den una oportunidad a sus fiestas y está planeando emplear la ayuda de especialistas en integración, que podrían ayudar a los novatos a aclimatarse a su entorno.

Durante la proyección de la película, cerca de las 2 de la madrugada, una gran parte de los invitados empieza de repente a recoger sus cosas: faltan exactamente 12 minutos para que se levanten los puentes de San Petersburgo. Todos tienen mucha prisa, se ponen los abrigos, buscan los bolsos y se atan las bufandas. Poco a poco van abandonando el mundo de los trajes eróticos, las prácticas y la sensualidad para volver a entrar en la rutina diaria. Las islas de San Petersburgo están separadas entre sí por puentes levadizos y, si no se logra cruzar antes de la elevación, se corre el riesgo de un arduo y largo viaje por la circunvalación exterior de la ciudad (o de quedarse en la parte equivocada de la ciudad hasta la mañana).

Me sumerjo en mis pensamientos en el taxi de vuelta a mi hotel. A diferencia de las fiestas sexuales habituales, SenCin no gira en torno a la necesidad de conocer a alguien nuevo y tener sexo. Es una reunión en la que uno puede hablar libremente de sus asuntos sexuales e incluso de sus problemas en el trabajo. Puedes abrirte, pero también, quizás, enamorarte de ti mismo. Especialmente si, antes, te sentías insegura de tu aspecto o pensabas que no eras lo suficientemente buena para nadie. Es un lugar para descubrir tus sentimientos hacia ti mismo, y hacia los demás. Por último, es una oportunidad para olvidarte de las preocupaciones que te persiguen constantemente fuera de los límites del loft y simplemente relajarte en una fiesta destinada a todo el mundo, mientras evitas las preguntas incómodas y las miradas de desprecio.

LEE MÁS: Los 5 mejores blogs rusos sobre sexo

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies