Así fue la única boda celebrada desde el cosmos

James Nielsen/Getty Images/AFP
En 2003 un cosmonauta ruso se casó con una ciudadana estadounidense, que se encontraba en órbita. La celebración tuvo sus consecuencias.

La novia, una morena alta con un vestido de novia clásico, cosido en el salón más prestigioso de Houston. Entra en la sala, donde se han reunido unos 200 invitados, al son de la canción Absolute Beginners de David Bowie y sonríe ampliamente al novio, que se ven en la pantalla del monitor. Por cierto, el novio está a 402 km por encima, en el espacio. Ella se pone un anillo y envía un beso al aire. Él hace lo mismo.

Fue el 10 de agosto de 2003 cuando Ekaterina Dmítrieva, ciudadana estadounidense de origen ruso, se casó con el cosmonauta Yuri Malenchenko en la sede de la NASA a través de una conexión de vídeo por satélite. Estaba en la Estación Espacial Internacional con su uniforme estándar, al que sólo añadió una pajarita.

La primera boda de la historia en el espacio sigue siendo única. Sus consecuencias se hicieron sentir años después.

Una posición muy incómoda

Yuri Malenchenko, de 59 años, ha realizado cinco paseos espaciales en su carrera y ha pasado un total de más de dos años en órbita. Es el segundo en la lista de cosmonautas con más tiempo de vuelo acumulado -827 días y 9 horas- y ostenta el título de Héroe de Rusia, el más alto galardón de este país. Pero no fue esto lo que le dio popularidad mundial, sino su boda espacial.

Tenía 41 años cuando conoció a Ekaterina, de 27, en Houston, en una fiesta para celebrar el primer vuelo espacial de la historia, que hizo Yuri Gagarin. Ekaterina emigró a EE UU desde la Unión Soviética con sus padres cuando tenía cuatro años. Su madre trabajaba para la NASA como especialista en programas orbitales y su padre daba clases en una universidad de Texas. Yuri estaba en Houston en ese momento, entrenando como jefe de tripulación antes de su tercer vuelo, y cuatro meses antes de proponerle matrimonio a Ekaterina.

La boda estaba prevista para agosto, tras el esperado regreso de Yuri a la Tierra, pero la misión se prolongó hasta finales de octubre. El cosmonauta lo supo cuando ya estaba en órbita. Sin embargo, el aplazamiento estaba fuera de toda duda: el trabajo de Yuri es peligroso, cualquier cosa puede pasar antes de su regreso, sobre todo porque faltaban menos de seis meses para la catástrofe del transbordador Columbia (los 7 miembros de la tripulación murieron 16 minutos antes del aterrizaje).

Sin embargo, esta explicación no satisfizo a la parte rusa. La reacción de Rosaviakosmos y del Centro de Control de Misiones (CCM) ruso fue dura. “Desgraciadamente, Yura nos puso en una posición muy incómoda. No nos advirtió en absoluto. Mientras que su prometida pidió permiso a las autoridades y se puso en contacto oficialmente con la NASA, Yuri hizo las cosas de otra manera. No dijo nada antes del vuelo, pero llamó desde la órbita y lo puso delante de nosotros”, dijo entonces el portavoz de Rosaviakosmos, Serguéi Gorbunov.

“No se lo prohibimos, pero debe comportarse como un cosmonauta, no como una estrella de cine”, dijo el coronel general Vladímir Mijáilov, comandante de la Fuerza Aérea rusa. El argumento era que un funcionario ruso en activo con acceso a secretos de Estado debía obtener primero un permiso para casarse con una ciudadana de otro Estado, y hacerlo sólo con causas justificadas.

Pero Yuri Malenchenko tenía una opinión diferente.

Novio de cartón

La pareja tenía el respaldo de los ejecutivos de la NASA. Según las leyes del estado de Texas, se permite el registro del matrimonio si el novio no puede asistir por una causa justificada. Se les permitió celebrar la ceremonia en su Centro de Control de Misión de Houston.

Para ello se organizó una teleconferencia con la EEI el día de la boda, que se clasificó oficialmente como una conferencia familiar privada y no se transmitió públicamente en la televisión de la NASA. Antes, se habían entregado en el espacio una pajarita y un anillo de compromiso -el mismo que el de Ekaterina-. Llegaron en una nave de carga Progress, con joyas de oro en forma de planetas, el Sol y la propia EEI.

La ceremonia completa duró 25 minutos. “Alrededor de un tercio de los invitados hablaban ruso”, dijo un funcionario. Un abogado autorizado firmó los documentos en lugar de Malenchenko. El astronauta estadounidense Edward Lu, segundo miembro de la expedición a la EEI, actuó como testigoo, cantando la marcha de Mendelssohn en el espacio con un sintetizador portátil, lo que la organizadora de bodas espaciales Joanne Woodward calificó de “muy dulce”.

“Mientras Yuri estaba más lejos, él estaba más cerca de mí por la comunicación que tenemos”, dijo Ekaterina Dmítrieva a The New York Times ese día.

Tras la ceremonia, Ekaterina y sus invitados se dirigieron a Villa Capri, un restaurante italiano de Clear Lake, cerca de Houston, donde les esperaba una réplica de Malenchenko de tamaño natural.

El centro de control de mando ruso nunca se puso en contacto con el novio ese día, alegando que la boda era un asunto personal suyo y que no se podía recurrir a los recursos del Estado en este caso. “No celebraremos ninguna rueda de prensa ni fuegos artificiales en esta ocasión”, dijo Serguéi Gorbunov.

Se acabaron las bodas en órbita

Yuri Malenchenko regresó a la Tierra dos meses después y fue recibido en el aeropuerto por Ekaterina. Se trasladó a vivir a Rusia, pero no renunció a su ciudadanía estadounidense. En junio siguiente, se casaron en una pequeña iglesia de Yaroslavl, una ciudad al norte de Moscú. En 2006, tuvieron una hija, Kamilla.

Muchos expertos predijeron entonces el fin de la carrera de Malenchenko por ir en contra de la dirección, pero desde entonces el cosmonauta ha trabajado en la EEI dos veces más, en 2007 y 2012.

Sin embargo, tras este episodio, en los contratos firmados por los astronautas apareció una cláusula que prohibía las ceremonias de boda en órbita.

Sin embargo, la principal consecuencia para Malenchenko llegó en 2019. En ese momento, ya estaba retirado de las Fuerzas Armadas y del cuerpo de cosmonautas, y ocupaba un puesto administrativo en el Centro de Formación de Cosmonautas. Esta vez se le negó el ascenso al alto cargo de primer jefe adjunto de este órgano. Según fuentes de la industria espacial y de cohetes, fue por su esposa estadounidense. La candidatura de Malenchenko no fue aprobada por el servicio de seguridad de Roskosmos, ya que el puesto de primer jefe adjunto implica el acceso a información confidencial.

LEE MÁS: ¿Qué futuro tienen la industria espacial y el turismo cósmico en Rusia?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies