Moscú, la ciudad con más “verde” del mundo

stroi.mos.ru
Según WorldAtlas, el 54% del territorio de Moscú está cubierto por parques y jardines públicos, lo que la convierte en la ciudad más verde del mundo. ¿Cómo es posible que el centro industrial e histórico de Rusia se haya convertido también en una ciudad con mucha vegetación?

En Moscú hay 20 metros cuadrados de árboles y arbustos por habitante, muchas veces más que en Tokio, Londres o Pekín. Esto se debe a la combinación de dos factores: en primer lugar, Moscú se construyó inicialmente entre los bosques del noreste de Rusia, y a que el paisajismo y el reverdecimiento comenzaron en Moscú ya en el siglo XVIII.

Fortaleza en una colina forestal

Apollinaryi Vasnetsov. La plaza Trubnaya de Moscú en el siglo XVII.

La colina Borovitski, sobre la que se levanta el Kremlin de Moscú, recibe su nombre de la palabra “bor”, “bosque” en ruso. Y efectivamente, en el siglo XI había aquí un robledal, donde ahora están las calles centrales de Moscú. Otro ejemplo es la iglesia de San Juan Evangelista bajo el Olmo, ahora en la plaza Nóvaya, no muy lejos del Kremlin. El historiador moscovita Piotr Sytin creía que esta iglesia tenía su nombre en honor al denso bosque que protegía la parte oriental del Kremlin hasta el siglo XV.

Iglesia de San Juan Evangelista bajo el Olmo

En estos lugares predominaban los abetos y los pinos, que se talaban y utilizaban para la construcción. La ciudad se expandía y el bosque se talaba en sus afueras para construir nuevas casas. Pero estas “afueras” estaban tan cerca del Kremlin que ahora es el centro mismo de la ciudad: incluso en el siglo XVII, lugares como la plaza Trubnaya (a 20 minutos a pie del Kremlin) seguían siendo en gran medida verdes, y hasta principios del siglo XIX, los arbustos y árboles crecían justo al lado de la muralla del Kremlin, en el ahora obsoleto barranco de Aloisios, construido en el siglo XVI bajo la supervisión del arquitecto italiano Aloisio el Nuevo. Sin embargo, el verdor de la ciudad no estaba organizado de forma sistemática.

El Anillo de los bulevares

Bulevar Tverskoy en Moscú, principios del siglo XIX

Catalina la Grande, que quería actualizar la antigua capital, ordenó la construcción del Anillo de bulevares. Ocupó el lugar de la obsoleta muralla de Beli Gorod (Ciudad Blanca).

“Moscú está rodeada de bulevares: no son sólo un adorno, sino también un importante beneficio”, escribió Vladímir Odoevski, un periodista ruso del siglo XIX. “Cuando los extranjeros, mirando el plano de Moscú, ven este anillo verde, nos sentimos orgullosos al explicar que en invierno y en verano, tanto los enfermos como los sanos, y los ancianos, y los niños pueden pasear por la ciudad, caminar entre los árboles y no tener miedo de ser atropellados por un carruaje”.

El barranco del Kremlin, en el siglo XIX

Tras el incendio de 1812, apareció otro anillo verde: el anillo de Sadóvoie (jardín), una amplia calle que rodeaba el centro de rápido crecimiento y que estaba cubierta de jardines de casas particulares.

Enverdecido por los comunistas

Parque Sokolniki, Moscú

La rápida urbanización iniciada tras la Revolución de 1917 trajo a Moscú un enjambre de nuevos habitantes, y la antigua ciudad tuvo que adaptarse a las necesidades del estado industrial. Por desgracia, con el plan estalinista de reconstrucción de Moscú de los años 30, muchos edificios históricos fueron demolidos y las calles principales se convirtieron en autopistas.

Sadovaya-Kudrinskaya, el anillo de Sadóvoie, Moscow, 1928

En la década de 1930 se pavimentó el Anillo de los Jardines, se cortaron los árboles de muchas plazas y calles, e incluso hubo planes para destruir el Anillo del Bulevar, pero afortunadamente no se llevaron a cabo. Gueorgui Popov (1906-1968), funcionario del Partido Comunista de Moscú, recordaba que después de la Segunda Guerra Mundial, en 1947, Stalin supervisó personalmente los planes de reverdecimiento del centro de la ciudad: “Recuerdo lo rápido que nos desplegamos. Plantamos vegetación en la plaza Dzerzhinski (actual plaza Lubianka) y en Ojotni Ryad, restauramos el jardín de la plaza Sverdlov (actual plaza Teatrálnaia) y plantamos en la plaza Bolótnaia. La calle Gorki fue preplantada desde la plaza Manezh hasta la estación de tren Belorusski. Este fue el primer paso en el reverdecimiento de la parte central de la ciudad”, escribió Popov.

Sadovaya-Kudrinskaya, el anillo de Sadóvoie, Moscow, 1936

En 1951, el gobierno moscovita eligió entre nada menos que 272 proyectos de reverdecimiento de Moscú. En 1961, los trabajadores forestales habían plantado más de 500.000 árboles y arbustos en la ciudad. Tilo de hoja pequeña, abeto azul, abeto, tuya occidental, irga, grosella dorada, agracejo y rosas. En total, se trataba de 47 tipos de árbol.

Parque Gorki, Moscú, 1979

En la década de 1950-1960 también se reconstruyeron los mayores parques públicos de Moscú. En el Parque Gorki, transformado en los años 30 a partir del Jardín Neskuchni (Alegre), un espacio público de ocio del siglo XIX, se plantaron anualmente más de 2.000 árboles y 25.000 arbustos. El espacio total del parque se amplió a 2,2 km2, y la longitud total de los callejones del parque alcanzó los 30 km.

En el siglo XX, se organizaron más parques grandes en Moscú: Sokólniki (5,16 km2), Izmailovski (16 km2), Pokrovskoye-Streshnevo (2,22 km2), el Parque Bitsevski (22 km2) y, sobre todo, el Parque Nacional Losini Ostrov (116 km2), el mayor parque urbano de Europa.

Talar un árbol, plantar dos

Jardín japonés en el Jardín Botánico Principal de Moscú

Actualmente, los asuntos verdes de Moscú están bajo estricto control del gobierno de la ciudad. Entre 2010 y 2016 se plantaron 432.000 árboles y 3,5 millones de arbustos, y desde 2013 se ha puesto en marcha una iniciativa gubernamental llamada “Un millón de árboles”, destinada a plantar vegetación dentro de los patios interiores de los edificios de apartamentos, cuyas plantas son elegidas en una plataforma digital por los vecinos.

Talar un árbol en Moscú (por ejemplo, durante la construcción de una casa) es muy difícil, y si aun así hay que recurrir a esa medida, el promotor está obligado a compensarlo con la plantación de dos más. Sin embargo, estas normas aún no se aplican en otras regiones rusas, incluso en las más próximas a la ciudad, como por ejemplo la región de Moscú. Entre 2007 y 2012, en Jimki, un suburbio de la región de Moscú, se taló una parte del bosque con robles centenarios para un proyecto de construcción de una carretera. El proyecto acabó ejecutándose y se organizó un tramo de autopista de peaje, lo que provocó la contaminación del aire cerca de la autopista y, además, la contaminación acústica en el bosque.

Según el portal oficial del gobierno moscovita, a finales de año se plantarán en Moscú más de 5.000 árboles y 136.000 arbustos, por lo que la ciudad no perderá pronto su condición de capital más verde del mundo. Sin embargo, los índices de contaminación atmosférica en Moscú siguen siendo desgraciadamente altos, ya que la ciudad sigue siendo el mayor centro comercial e industrial de Rusia. El índice mundial de calidad del aire sitúa a Moscú en el puesto 27 del ranking de contaminación atmosférica.

LEE MÁS: 10 parques naturales en Rusia que deberías visitar al menos una vez en tu vida

 

moscú, parque, árbol, ciudad, ecología

 

 

 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies