¿Qué grandes empresas rusas se esfuerzan más en el ámbito del ecologismo?

Pixabay

Aunque muchos de los gigantes económicos rusos están implicados en la industria de los combustibles fósiles y en otros ámbitos no sostenibles desde el punto de vista medioambiental, en los últimos años se han realizado importantes esfuerzos para reducir su impacto, afirma Forbes. Por ejemplo, la revista ha clasificado por primera vez a las mayores empresas del país en función de su política medioambiental.

El mejor alumno parece ser Mars, una filial local de la famosa marca estadounidense dedicada a la industria alimentaria. Con una docena de fábricas en Rusia, ocupa el primer lugar gracias al reciclaje del 90% de sus residuos desde 2015. La empresa también tiene como objetivo pasar a utilizar el 100% de los envases reciclados o reciclables en 2025, y operar únicamente a base de energías renovables en 2040. La empresa obtiene así una puntuación total de 60,9 puntos.

En segunda posición está Sberbank, el mayor banco del país. Con una puntuación de 59,3 puntos, la entidad financiera destaca por su reducido uso de papel, energía y combustible para sus vehículos, pero también por la financiación de proyectos verdes, como un parque eólico en la región de Múrmansk o un parque fotovoltaico en Stravropol, por un importe total en 2019 de 47.000 millones de rublos (528,43 millones de euros), cinco veces más que el año anterior.

Le sigue X5 Retail Group, propietario de una de las mayores redes de supermercados de alimentación del país, con una puntuación total de 58,1 puntos. A finales de 2020, el grupo aprobó su política de desarrollo sostenible, según la cual deberá reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 10% de aquí a 2023, alcanzar el 40% de los productos alimentarios susceptibles de ser reciclados y el 50% de los productos de marca blanca con envases ecológicos. Sus puntos de venta también han sido equipados con máquinas de recogida de botellas de plástico y envases de aluminio, a cambio de las cuales los clientes reciben dinero.

Justo al lado en el podio se encuentra Splat, un fabricante de productos para el hogar y la higiene. Más del 80% de su producción es biodegradable, mientras que sus artículos no contienen ninguna sustancia peligrosa para el ser humano o el medio ambiente. La empresa también está inmersa en un proceso de neutralización del carbono y ya ha plantado, junto con sus socios, 45,2 hectáreas de bosque. Además, desde 2011, la empresa, acumulando un total de 56,5 puntos, ha reducido su consumo de agua en un 32% y su gasto energético en un 23%.

Por último, Rosatom, el gigante ruso de la energía nuclear, cierra el grupo de cabeza con 56,2 puntos. La empresa logró este resultado al orientarse hacia el tratamiento de los residuos nucleares, pero también al financiar proyectos ecológicos, sobre todo parques eólicos.

En la clasificación siguen la minera de diamantes Alrosa, la metalúrgica Polymetal, la petroquímica Sibur, la empresa de suministro eléctrico Rosseti y el productor de aluminio Rusal.

LEE MÁS: Rusia repone reservas forestales estratégicas

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies