“Soy extranjero y me he vacunado con Sputnik en Rusia”

Joshua Levy/Kirill Zíkov/Agencia Moskva
Oficialmente la vacuna contra el covid-19 no está disponible para los extranjeros que viven en Rusia. Pero de facto cualquiera se la puede poner. Hemos hablado con algunas personas que se la han puesto.

El programa de vacunación masiva de Rusia comenzó en enero de 2021. Esto significa que todas las personas mayores de 18 años pueden vacunarse contra el coronavirus, independientemente de su ocupación. Se espera que el 60% de la población del país reciba la vacuna durante el próximo año.

Por aquel entonces, a finales de enero, Anna Popova, directora de Rospotrebnadzor (organismo ruso de control de los derechos de los consumidores), declaró que los extranjeros residentes en Rusia no podrían recibir la vacuna. “Actualmente, el objetivo principal es llegar al máximo número de ciudadanos rusos que viven en la Federación Rusa. <...> Esa es la prioridad nacional”, declaró.

Sin embargo, en la práctica, los no rusos pueden recibir la vacuna Sputnik V, aunque no vivan en el país.

Vacuna y helado gratis

El centro comercial GUM en la Plaza Roja. Es un viernes a las 5 de la tarde. Alrededor del centro comercial hay carteles sobre el servicio de vacunación, y una voz desde los altavoces anuncia periódicamente que la gente puede hacer uso de él.

A mediados de enero se informó ampliamente de que la vacuna rusa estaba disponible aquí, sin cita previa y de forma gratuita. Después, como incentivo adicional, los vacunados son obsequiados con un bote de helado de la marca GUM.

Un puesto móvil de vacunación contra el coronavirus en GUM.

“Desde las 10 de la mañana hasta el mediodía hay colas, luego por la tarde está bastante tranquilo”, dice el personal del centro de vacunación. El puesto de vacunación se encuentra en uno de los locales comerciales: una pequeña puerta de cristal, dos personas en el mostrador, un pasillo bien iluminado, un sofá, un perchero. El proceso dura solo unos minutos: se rellena un formulario, se dejan los datos de contacto y se entra en la consulta. El pasaporte y la póliza de seguro médico obligatorio son los únicos documentos que se piden. Si no se tiene este último, basta con el pasaporte, sea cual sea el país.

Nicolas Iljine, originario de Francia, acudió a la GUM para vacunarse, armado únicamente con su pasaporte francés: “No había cola y sólo había tres personas antes que yo. No vi a ningún extranjero en la sala”.

“No se sorprendieron de que viviera fuera de Rusia y no dijeron nada sobre los extranjeros. Un médico estudió el cuestionario escrito que había rellenado, me preguntó por qué tenía un bastón y me selló un papel. Todo el mundo fue cortés, amable y las habitaciones estaban inmaculadamente limpias”.

“Después de la vacunación me dieron un certificado sellado y un helado de regalo. Y desde que publiqué con orgullo mi hazaña en Facebook, varios amigos del extranjero me preguntaron si era posible vacunarse con Sputnik V en Rusia y cómo funciona. Les dije que es facilísimo y que personalmente lo hice para evitar meses de espera hasta que me tocara a mí donde vivo en Frankfurt”.

Luigi Minari, que llegó a Moscú desde Italia con un visado privado el 13 de febrero, también acudió a la GUM, mostró su pasaporte italiano y, tras rellenar el breve formulario sobre el estado de salud, recibió el pinchazo. “Mi próxima cita será el 13 de marzo. Hasta ahora mi experiencia es muy buena. Aunque vivo en Italia y tengo la posibilidad de elegir otra vacuna, elijo Sputnik porque esta vacuna se ha elaborado utilizando antiguas investigaciones sobre otras vacunas totalmente seguras [sic]. Por lo tanto, el riesgo de efectos colaterales o problemas futuros no es grande. Además, su tecnología (al menos para mí) es más segura que otras vacunas, porque no actúa directamente en el ARN. Después de la primera aplicación no he tenido efectos colaterales y estoy bien”.

Solo una advertencia: este método de vacunación no proporciona el código QR necesario para los viajes internacionales.

“Por la noche me desperté con fiebre”

“Si crees que puedes ir a la GUM a vacunarte y pensar que te certificarán para viajar al extranjero, no, no es posible. Porque oficialmente no existes en el sistema, sólo las policlínicas tienen acceso al registro electrónico del Ministerio de Sanidad”, dice el ciudadano británico Joshua Levy.

Para ser admitido en una policlínica estatal rusa, hay que tener un seguro médico obligatorio; y para conseguir esta póliza, hay que tener un visado de trabajo o residencia en Rusia.

“Además, para viajar al extranjero, hay que obtener una traducción al inglés certificada por un notario y una apostilla del Ministerio de Justicia ruso. Casi nadie lo sabe”, explica Joshua, que acudió a una clínica para vacunarse.

“Soy uno de los pocos extranjeros que consiguió un código QR de vacunación. Sé que no se anunció oficialmente, pero esto es Rusia: aquí todo es posible. En la primera semana de diciembre, fui a una policlínica regional y pedí la vacuna, ya que soy profesor de inglés y trabajo con niños pequeños, por lo que tengo derecho a ella automáticamente. En la recepción, me enviaron a un terapeuta para una consulta”, recuerda.

Allí le preguntaron por enfermedades recientes, problemas respiratorios y alergias: “Dije que ninguna. Cuando terminaron las preguntas, me dieron la fecha de la primera dosis”.

La vacunación se realiza en grupos de cinco personas a la vez, ya que cada vial contiene cinco dosis, que deben utilizarse inmediatamente después de abrirse. “Cuando llegué, ya había cuatro personas sentadas. El pinchazo se hizo en el hombro. No dolió: un par de minutos y ya está. Por cierto, ya me habían puesto Covid”.

“La vacuna hace efecto en unas 12-14 horas. Esa noche me desperté con fiebre, pero era de esperar. Me tomé inmediatamente un paracetamol y me bajó la fiebre. Durante el día, tuve síntomas parecidos a los de Covid, principalmente letargo, debilidad severa, dolores corporales y falta de energía en general. Sin embargo, los síntomas desaparecieron al día siguiente y la vida volvió a la normalidad”.

Tres semanas después, Joshua recibió una segunda dosis de la vacuna, en la que se inyecta un vector vírico diferente en el cuerpo para inducir una respuesta inmunitaria: "Personalmente, mi reacción a la segunda dosis fue más fuerte que la primera. Los síntomas eran los mismos, pero mucho más intensos. Sin embargo, al tercer día, todo se calmó y volví a la normalidad".

"En Rusia dicen que no hay que beber durante dos meses"

Damien Rémy, de Francia, también recibió la vacuna en una clínica estatal. “Me lo pensé mucho, ya que soy profesor aquí y tengo un problema de inmunidad, así que me preocupaba bastante la posibilidad de infectarme. Desde marzo de 2020 doy la mayoría de mis clases por Internet, pero esto no es conveniente y no es lo mejor para mis alumnos”.

“Así que pregunté a los padres de uno de mis alumnos, que es médico. Me dijo que fuera a su clínica. Tuve una cita con un virólogo, que me examinó, me pidió que diera algunas muestras y, cuando llegaron los resultados, programó una cita para mi vacunación. Había intentado concertar una cita por mi cuenta, pero o bien la espera era demasiado larga, o bien me pedían demasiada documentación que no llevaba encima”, dice Damien.

Allí, en la clínica, le explicaron amablemente en ruso lo que iba a pasar y los formularios que había que rellenar. “El tiempo de espera fue muy breve, aunque siempre había entre 5 y 10 personas en la cola”.

Después de la primera inyección, Damien tuvo mucha fiebre y una gran fatiga durante 24 horas, tras las cuales se sintió bien. Tras la segunda inyección, el efecto fue similar, aunque ligeramente más débil. Además, no tomó alcohol durante seis semanas. “En Rusia hay quien dice que no hay que beber durante dos meses, otros dicen que dos días antes y dos días después. Yo no sabía realmente cuándo podía vacunarme, ya que estuve llamando a diferentes lugares durante días, así que creo que no bebí durante al menos seis semanas”.

“En realidad, algunas personas en Francia me envidian porque allí se tarda mucho tiempo, y todavía tienen muchas restricciones, pero también tienen miedo de infectarse con el virus”.

LEE MÁS: 7 preguntas básicas sobre Sputnik V, la primera vacuna rusa contra el covid-19

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies