Norilsk, al norte de Rusia, se queda helada tras fuertes nevadas

Reuters
El invierno llega pronto en las regiones árticas de Rusia.

Mientras el sol sigue inundando Moscú (con el septiembre más caluroso en Moscú en 70 años), Norilsk, una ciudad industrial en el norte de Siberia, ya ha dado la bienvenida a sus primeras nevadas y con un termómetro que muestra temperaturas cercanas a cero.

“Ha caído la primera nevada. A estas alturas no sorprende ni un cataclismo [después de todo, la ciudad está dentro del Círculo Polar Ártico]. Pero están acompañadas de fuertes vientos y las tormentas de nieve son un fenómeno poco frecuente en este periodo, el periodo de tormentas suele comenzar a finales de octubre”, declararon a la agencia TASS expertos del Centro de Meteorología y Vigilancia Medioambiental de Taimir.

Los escolares no fueron a clase durante la segunda mitad del día y los usuarios locales de Internet se apresuraban a compartir sensaciones sobre lo ocurrido en las redes sociales.

No fueron los únicos que se enfrentaron a una nevada. En la península de Yamal, en el Ártico, también hubo muy mal tiempo, al igual que una estación de esquí cerca de Sochi, situada a una altitud de casi 2.000 metros.

Norilsk es conocida por ser la ciudad más contaminada de Rusia, lo que hace que las condiciones de vida en este clima hostil sean particularmente duras. Miramos el tema en esta otra galería de fotos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies