10 cosas que los rusos aman con toda el alma (Fotos)

Legion Media
Debajo de la máscara a prueba de balas y sin sonrisas de todos los rusos hay un lado vulnerable que intentamos ocultar a los ojos curiosos. Las siguientes fotos revelan formas secretas de romper esa armadura emocional.

1. Patatas fritas (aún mejor con champiñones) y una ensalada fresca con mucho eneldo, crema agria o mayonesa

“Si alguien me dice que no hay nada perfecto en este mundo, le enseñaré esto”.

2. El paraíso del perfeccionista ruso: arenque y vodka

El pan, con arenque y cebolla verde, sabe mejor todavía si se le añade un chorrito de vódochka (como tiernamente lo llamamos).

3. Pelmeni hervidos (para un que el placer aumente, añade crema agria... o mayonesa, si deseas una muerte prematura)

Sí, nos olvidamos de mencionarlo al comenzar el artículo: vas a ver mucha comida en este artículo: el paraíso para cualquier hombre...

4. Campo, un río y un abedul

Hay un tropo sarcástico común en la narrativa rusa sobre el patriotismo: abrazar un abedul y llorar. Mejor aún si hay una pequeña y acogedora iglesia cerca. ¿Por qué lloramos con estas cosas, se preguntarán? No lo sabemos. ¿Tal vez nos puedas iluminar con un comentario?

5. Una hoguera y una guitarra

Una noche de fin de semana perfecta. Imagine el olor y el sonido de la madera crepitante mientras se quema, te calma mientras la música suena en las cuerdas de tu corazón.

6. Ropa de cama crujiente como la de tu abuela en el pueblo

Nuestra abuela hacía la cama así cuando venían los invitados. También sacaban el mejor juego de té y lo ponían en la mesa, probablemente por primera vez desde el día de boda de tus padres.

7. Una cesta llena de setas (¡o bayas de bosque!)

Cuando uno va al bosque a recolectar hongos (y a los rusos les encanta) suele ser una lotería. ¿Encontrarás sólo una o dos pequeñas setas diminutas, o habrá tantas que tendrás que quitarte la chaqueta para usarla como bolsa extra?

8. Un gatito bebiendo leche

He aquí un secreto: hasta el capitán más duro de las letales Spetznas (fuerzas especiales) tendrá debilidad por los gatitos. Los rusos son grandes amantes de los gatos.

9. Beber té cuando hace frío

Nada puede ser mejor que tomar té de un termo tras una larga caminata invernal.

10. La puesta de sol con un cielo de invierno

‘Paisaje de Invierno’.

Unos científicos recientemente teorizaron sobre la cualidad única de la “rumia rusa” como una estrategia para protegerse de la depresión real. Nos encanta la tristeza de las extensiones invernales, porque nos permiten estar profundamente absortos en el pensamiento y tratar nuestros problemas sin enterrarlos. Esto es evidente si uno estudia los cientos de pinturas que exploran este tema, como Paisaje de Invierno, de Alexéi Savrásov, que mostramos aquí.

Pincha aquí para aprender sobre el alma rusa.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies