Descifrando el alma rusa

Fuente: Alamy / Legion Media

Fuente: Alamy / Legion Media

Para aquellos que encuentren difícil entender la complejidad de Rusia y los rusos, la forma más sencilla es atribuir lo que es incomprensible al “alma rusa”. “¿Qué es el alma rusa?”, me han preguntado muchos amigos no rusos durante más de 11 años. Fiódor Dostoievski, Nikolái Gógol y Lev Tolstói tenían sus propios modos de interpretar el alma rusa, pero, ¿cómo puede describirse esta enigmática alma en el siglo XXI?

Once años viviendo largas temporadas en Rusia me han ayudado a adaptarme culturalmente con facilidad, pero no estoy seguro de hasta qué punto he captado el alma rusa durante este tiempo. Probablemente existen decenas de cualidades que pueden relacionarse con ella, pero hay unas cualidades concretas que yo valoro enormemente en algunos amigos que, según mi punto de vista, poseen un alma rusa.

Un gran sentido del humor

La vida en rusa es impredecible y los cambios parecen ocurrir mucho más rápidamente que en muchas otras partes del mundo. Un modo de conciliar esta volatilidad es desarrollar un insólito sentido del humor. Incluso en la más seria de las situaciones, siempre parece haber un momento brillante y divertido. Yo he visto a un agente de policía contar un chiste a un sospechoso y a su víctima en medio de un juicio con todos los abogados y a todo el mundo echándose a reír.

Este legendario sentido del humor se encuentra incluso en algunos momentos divertidos en medio de las películas de terror rusas. El humor negro también es algo muy apreciado en el país y se encuentra muy a menudo en la vida cotidiana.

Piel gruesa e insensibilidad

En muchos círculos, la piel gruesa se considera un atributo muy positivo y un signo de fortaleza. “No dejes que te superen los nervios”, como dice siempre un buen amigo, también compañero de trabajo. Evidentemente, la experiencia le ha ayudado a convertirse en una persona madura, pero lo que realmente aprecio en él es el hecho de que nunca pierde de vista su objetivo principal. Durante todos estos años he notado que desarrollar este tipo de insensibilidad hacia las cosas insignificantes puede ser muy útil.

En muchas historias de amor entre rusos y extranjeros las mujeres rusas suelen jugar la carta de “no eres un hombre fuerte”. Vivir en el Extremo Oriente ruso me ayudó a desarrollar una piel muy gruesa, y no fue por los largos y fríos inviernos precisamente.

Franqueza

Este es mi atributo favorito del alma rusa. Es muy fácil saber qué opina de ti un ruso. ¡Es totalmente obvio si le gustas o si no le gustas! Los rusos no suelen esconder sus pensamientos detrás de una sonrisa. No es fácil que sonrían a un extranjero o a una persona que acaban de conocer en el país, aunque hay algo muy reconfortante en esto. Algunas bromas sobre lugares como Japón o incluso los países escandinavos que se dicen a los turistas suelen asegurar lo siguiente: “El hecho de que alguien sea amable contigo no tiene por qué significar que le gustes”. Algo así nunca pasaría en Rusia.

El alma rusa apuesta por la franqueza. De hecho, las respuestas llenas de sinceridad que a veces se reciben en los lugares públicos a menudo se confunden con groserías, cuando en realidad no tienen malas intenciones. Esta franqueza también provoca muchos casos de incorrección política en el país, pero es algo mucho mejor que las sonrisas falsas que enmascaran pensamientos desagradables.

Estar en armonía con la naturaleza

He aquí una advertencia: Muchos moscovitas modernos no tienen por qué encajar en esta categoría. Pero si viajas a ciudades más pequeñas y a muchas de las regiones, encontrarás a mucha gente que jura por la naturaleza y que donde mejor se encuentra es en los maravillosos espacios abiertos rusos.

Tener un alma rusa exige apreciar la naturaleza y disfrutar de una sopa caliente en un frío anochecer frente a una hoguera, tocando música popular bajo las estrellas. Una gran parte de la cultura ha consistido en domesticar lo salvaje en un país que cuenta con una de las naturalezas más impresionantes de la tierra.

Lealtad feroz

Esto es algo que he observado tanto en mi vida personal como profesional en Rusia. Las amistades se toman muy en serio y un amigo siempre se considera un amigo para toda la vida. Uno de los dichos más populares sobre la amistad es “un viejo amigo es mejor que dos nuevos”. Yo he trabado unas amistades enormemente intensas y brillantes como jamás hubiera podido imaginar gracias a este gran sentido de la lealtad en Rusia.

El concepto de “amigos en las buenas” está muy mal visto en el país. Evidentemente, romper el hielo no es siempre fácil, pero una vez se ha conseguido, generalmente nace una amistad para toda la vida. Los empleados también suelen ser extremadamente leales en Rusia. Por supuesto, esto puede tener mucho que ver con el hecho de que la ecuación oferta-demanda está totalmente desequilibrada en un país tan poco poblado.