Hordas de ‘instragramers’ siguen visitando el vertedero tóxico conocido como Maldivas rusas (Fotos)

Irina Kiseliova
La fábrica responsable ya no deja entrar a la gente, pero siguen apareciendo fotos del lugar en Instagram.

Este vertedero atrajo la atención de los medios de comunicación la semana pasada cuando los habitantes de Novosibirsk acudieron en masa a un aparente lago de color turquesa brillante. Su propósito era hacerse fotos en un entorno que se asemeja a un resort de lujo extranjero.

Una central hidroeléctrica que posee esta “construcción hidrotécnica” (porque resulta no es un lago) se apresuró a explicar la naturaleza del tono turquesa del agua en el vertedero: es causado por su poca profundidad (1-2 metros) y la presencia de sales, calcio y varios metales oxidados en el agua.

La Siberian Energy Company también advirtió al público que no debían nadar en el agua, ya que “cualquier contacto con la piel podría provocar una fuerte reacción alérgica debido a su contenido mineral”.

Pero, ¿a quién le importa si uno puede hacer un selfie (aunque poco original) con el telón de fondo de las “Maldivas de Siberia”, verdad?

Pues sí. Después de que el “lago” fuese dado a conocer, más gente supo de su existencia y acudió en masa al lugar para hacerse fotos. La dirección de la planta tuvo que establecer un puesto de seguridad, veinticuatro horas al día, para desalentar a los posibles visitantes. Según se ha informado, ya se han rechazado a doscientos adictos al selfie.

Pero los rusos no serían rusos si un simple puesto de control de seguridad fuese a robarles la posibilidad de exhibirse con esta muestra de belleza de la naturaleza (o de las consecuencias de la industria). Así que, siguen publicando sus fotos en Instagram. Aquí están algunas de las mejores.

Una pequeña isla de Rusia sí aparenta ser las Maldivas. ¡Y sin compuestos tóxicos! Pincha aquí para verla.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies