Rompiendo con la tradición: la gente que decide no tener niños en Rusia

Legion Media
Con valores conservadores al alza, quienes eligen un camino diferente son tratados como parias. ¿Qué significa decidir no tener niños en la Rusia actual?

“¿Qué pasa contigo? Los bebés son agradables. ¿No quieres uno?” Aunque en los países occidentales esté mal visto hacer este tipo de preguntas a una mujer sin hijos, en Rusia es habitual hacerlas.

“Reconozco que los niños limitan, en gran medida, las oportunidades profesionales y educativas, y este hecho no me hace protestar internamente”, publicó en su muro de Facebook la escritora de ciencia ficción Asia Kazántseva.

En su post, Asia se refería a un anuncio de Perekrióstok, cadena rusa de supermercados, que promocionaba el empleo en sus tiendas como una buena opción para las madres trabajadoras.

Asia Kazántseva.

“Mi madre es famosa”, dice la voz del niño. “Todos la saludan y le sonríen”.

“Elegí trabajar en Perekrióstok para estar cerca de mi casa, trabajar cuatro horas al día y pasar más tiempo con mi hija”, dice la mujer.

“Podría... ir a la universidad, convertirse en periodista científica... publicar libros... obtener un doctorado en Oxford, pero dio a luz a un niño y ahora trabaja como cajera durante cuatro horas al día en Perekrióstok”, escribió Kazántseva.

‘Culpa inconsciente’

En un país enorme con una población relativamente pequeña, no tener hijos está considerado casi un crimen. La población de Rusia es de 146 millones, frente a los 325 millones de EE UU. El gobierno cuenta con programas, como subsidios para quienes tengan bebés o la llamada “capital de la maternidad”, que anima a la gente a tener más de un hijo.

En agosto, el presidente Vladímir Putin anunció que las madres que den a luz a más de cinco hijos podrán jubilarse a los 50 años... como si tuvieras la oportunidad de descansar con tantos hijos y los consiguientes nietos.

El post de Kazántseva causó furor en las redes sociales, y la mayoría de los comentarios no eran de apoyo.

“Es una demostración de culpa inconsciente”, escribió el usuario Denís Nívikov. “No tengo hijos pero no porque no quiera, sino por una carrera”.

¿Proscritos o rabia contra el sistema?

En 2015, investigadores de la Universidad Estatal de Actracán publicaron un estudio sobre la gente sin hijos en Rusia y descubrieron que, además de las motivaciones habituales, comunes en todo el mundo, para no tener hijos, los rusos muestran algunas características nacionales específicas.

“El estudio reveló actitudes negativas hacia este fenómeno social”, escribieron los investigadores. “Quienes toman esta decisión, a menudo se posicionan erróneamente como un grupo especial, cualitativamente diferente a los demás, que se basa en su exclusividad. Sin embargo, los que abogan por no tener niños son grupos minoritarios y están aislados, fuera de la tradición y son marginados sociales”.

Sin embargo, hay adultos rusos que no tienen niños que son creadores de opinión y muy influyentes en la sociedad. Los jóvenes están cambiando la forma en que se percibe la ausencia de niños en la sociedad. Por ejemplo, Rita Nesterets, una modelo de 29 años y estrella de Instagram es vegana y aboga por tomar comida cruda, además de que se posiciona abiertamente sobre su deseo de tener niños.

“Me gustan los niños, pero nunca he tenido interés en tenerlos. No sabía por qué, pero ahora puedo explicarlo”, dijo Nesterets, añadiendo que los niños son parte del sistema.

“Naces, después tienes que recibir una educación, encontrar un trabajo y luego dar a luz e invertir tu energía en la crianza de un hijo”, explicó Rita.

“Hace más de 20 años que no como carne y al principio la gente reaccionaba negativamente, pero  están cambiando las actitudes. Vivimos en una sociedad que presiona a los que sienten o piensan diferente”.

¿Cómo son las familias rusas? Aquí puedes encontrar modelos diversos.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies