Submarinista sin brazos ni piernas se sumerge 40 metros y establece nuevo récord mundial

Open Water Challenge
El ruso Dmitri Pavlenko, un atleta paralímpico que perdió las extremidades en una explosión, se sumergió con la única ayuda de un brazo flotante.

Dmitri Pavlenko hizo historia el pasado 7 mayo cuando hizo una inmersión de 40 metros bajo las aguas del Mar Rojo, en Egipto. Fue capaz de hacerlo gracias a unos brazos flotantes desarrollados por la Universidad Politécnica de Moscú.

Los brazos flotantes, que ayudan a los submarinistas a sumergirse, solo se pueden controlar con los dedos. Sin embargo, este nuevo dispositivo permite a Pavlenko utilizarlo sin brazos. Para crearlo la Universidad Politécnica realizó un hackathon con estudiantes y jóvenes desarrolladores. El dispositivo lo imprimió en 3D la empresa Anisoprint.

Reto en el mar

Dmitri Pavlenko perdió los brazos y las piernas tras la explosión de una bomba cuando servía en el ejército. En 2017 se convirtió en el primer ruso sin extremidades en sacarse el certificado de submarinista, lo que le ha permitido hacer una inmersión en aguas abiertas.

“Tengo 38 años y ahora tengo una familia y un trabajo que amo. Pasé por un largo y difícil proceso de rehabilitación física y psicológica. Mientras trataba de levantarme, a menudo otras personas me inspiraban. Veía quién hacía cosas y cómo lo hacían así que luego trataba de adaptar su experiencia a mi situación”, explica Pavlenko.

“Siento que mi ejemplo puede motivar a otras personas con diversidad funcional a dar los primeros pasos fuera de su jaula, donde muchos pueden verse después de una lesión”.

Para hacer realidad su sueño, Pavlenko consiguió alrededor de 4.600 dólares en planeta.ru, el análogo ruso de KickStarter. Antes de establecer el récord del mundo probó tres brazos flotantes diferentes. Uno se rompió, mientras que otro era muy incómodo. Fue con el tercero con el que finalmente pudo conseguir su objetivo.

En 2013 el submarinista francés Philippe Croizon, al que le amputaron brazos y piernas después de un accidente eléctrico, fue la primera persona sin extremidades en sumergirse 33 metros en una piscina de Bruselas.

Aquí te presentamos la hazaña de otro valiente ruso, que llegó al Polo Norte... ¡en bicicleta!

¿Quieres recibir la información más destacada sobre Rusia en tu correo electrónico? Pincha aquí y recibe cada viernes el material más interesante.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies