Mina de oro en Siberia, este quizá sea el lugar de trabajo más remoto del mundo

La mina de oro y plata llamada Kúpol se encuentra en la remota región de Chukotka y solo es accesible por avión. La fotógrafa Elena Chernishova ha realizado un impresionante reportaje fotográfico sobre este lugar donde la extracción se realiza en condiciones extremas.

Las temperaturas pueden caer hasta los -50ºC. Elena bajó a 400 metros bajo tierra, observó la vida cotidiana de los trabajadores y describió el aspecto de los interminables paisajes de la helada región de Chukotka.

La mina de Kúpol (que significa “cúpula” en ruso) se encuentra en un área remota del extremo de Siberia Oriental, en la región de Chukotka. 

Solo es accesible por aire, con un vuelo de dos horas desde Magadán (a 10.000 kilómetros de Moscú). Durante las bajas temperaturas de los meses de noviembre a abril, una carretera de hielo atraviesa la tundra hasta el puerto de Pevek (la ciudad rusa más septentrional). Esta es la principal ruta de suministros de equipamiento industrial y otros productos.

Siberia posee las segundas mayores reservas de oro del mundo, superadas tan solo por las de Sudáfrica.

Por otro lado, hay un invernadero experimental de acuicultura que proporciona unos 25 kilos diarios de ensalada fresca, así como puestos de trabajo para los lugareños.

En las minas trabaja un equipo internacional. El 75% de los empleados son rusos y ucranianos, mientras que el resto de los trabajadores procede de otras partes del mundo: Canadá, Alemania, Brasil, Chile y Hungría.

Se trabaja durante dos meses seguidos, con jornadas laborales de 12 horas diarias, y a continuación hay una pausa de otros dos meses.

Los espacios donde los obreros hacen su vida parecen una estación espacial con un gran pasillo y dormitorios a ambos lados. Los compartimientos de descanso son tranquilos y están aislados de las áreas ruidosas. Además, el pasillo está lleno de comodidades y espacios recreativos como un gimnasio, mesas de ping-pong y billar, una librería, salas de televisión, salas para tomar el té, y una sala de rezos”, explica Elena Chernishova.

“Actualmente, esta mina es la más moderna del mundo, a pesar de estar situada en un punto muy aislado, bajo severas condiciones climáticas. Parece el decorado de una película de ciencia-ficción. Cada parte de la mina cuenta con la tecnología más avanzada: perforadoras manejadas por control remoto trabajan en los recovecos más profundos para minimizar el riesgo de los trabajadores.

La empresa canadiense Kinross Gold comenzó a explotar la mina Kúpol en 2008. En los años 30 extraían el oro los presos de los campos de trabajo estalinistas.

Pincha aquí para ver otro reportaje de la fotógrafa Elena Chernishova sobre la vida en Norilsk, una de las ciudades más contaminadas del mundo.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies