El lado oscuro de vivir con una bábushka rusa

Legion Media
¿Qué te espera DE VERDAD cuando alquilas una habitación en el apartamento de una bábushka?

En muchos sentidos, una bábushka (abuelita) rusa podría parecer la casera ideal. Se enorgullece de sus botas válenki y sus bordados. Cocina buenas comidas. Pasa sus días tejiendo bufandas, sentada con sus amigos alrededor del samovar y relajada, tomando té y pasteles. Para el extranjero desentrenado, puede parecer que no se pasa un día sin hornear algo delicioso.

Pero la verdad es que las bábushkas, como todo, vienen en diferentes formas y tamaños. Para evitar que terminas decepcionado, te contamos algo sobre los rasgos menos conocidos de la bábushka moderna.

1. Apariencia. Puede que no lleve el característico “pañuelo de bábushka”.

Muchas bábushkas tienen rostros severos y usan ropa a juego, pero con otras debes estar preparado para sufrir con leggings estampados de leopardo que compraron en el mercadillo local. A veces, el calienta-cuerpos de punto obligatorio puede ser la única pista de que alguien es una bábushka rusa. Muchas de ellas añoran sus días de juventud y reflexionan sobre lo hermosas que solían ser. Esto explica las fotografías enmarcadas de ellas mismos en los años 60, que a menudo están metidas entre imágenes de santos ortodoxos y fotos de sus nietos.

2. Aficiones. Probablemente no descubrirás los secretos de su receta de borsch ni aprenderás a tejer jerséis.

Si tu bábushka está en la etapa artrítica de su vida, las agujas de tejer probablemente estarán criando telarañas, abandonadas en algún armario. En su lugar, sus días probablemente estén llenos de horas frente a la televisión, principalmente el Canal 1. Pero le encantará verla contigo.

3. Conversación. Puede parecer sorprendente, pero tu bábushka puede no estar especialmente interesada en tu familia, cuando planeas casarte y tener hijos, o incluso cómo pronunciar tu nombre correctamente.

Tu bábushka podría ser una bábushka patriótica. Si es así, probablemente pasa sus días viendo televisión y siempre está lista para quejarse de algo que vio en las noticias. Para muchas bábushkas, el mundo parece estar en un estado terrible, y esto pesa mucho en sus corazones. Sin embargo, a pesar de las pensiones estatales bajas y las elevadas facturas, las bábushkas de la Rusia contemporánea probablemente tengan una mejor calidad de vida que en el pasado. Por lo tanto, tal vez debas tener cuidado al iniciar un debate político. 

4. Comida. Nadie espera que una bábushka se pase el día bailando alrededor del pechka (horno) en su apartamento de estilo soviético. Sin embargo, puede resultar sorprendente que no todas las bábushkas piensen que eres demasiado flaco. Además, no a todas las bábushkas les gusta cocinar.

Contrariamente a tus expectativas, puede que no te arrastren inmediatamente a la mesa para servirte un banquete a base de ensaladas rusas, strógonoff y pirozhkí. Su dieta, como su pensión, es probablemente modesta. Típicamente, la nevera de una bábushka está repleta de medicamentos en lugar de comida. Así que no te sorprendas si tu primera cena resulta ser un par de blinis descongelados y rellenos de mermelada. Sucede.

5. Conocimientos. El cerebro de una bábushka puede (o no) estar lleno de remedios caseros y sabios consejos de salud. Sin embargo, probablemente estará paranoica acerca de la posibilidad de enfermarse y siempre estará dispuesta a discutir sus diversas dolencias contigo.

A pesar de ver programas de televisión sobre salud durante horas enteras, ella te ofrecerá continuamente consejos de salud que claramente no están respaldados por la medicina moderna. Por ejemplo, ella puede decirte que tengas cuidado con tu tipo de higiene capilar. O quizás que ese pelo mojado que llevas te causará asma. Es muy posible (mientras ve sus programas de televisión favoritos) que tome notas sobre qué verduras son la mejor fuente de vitamina C, pero al mismo tiempo coma solotvorog y pan en el almuerzo.

6. Una cosa que probablemente esperas es tener que cumplir una larga lista de reglas. Por ejemplo, que será amable y cariñosa pero al mismo tiempo estricta con la hora de irse a la cama. Es cierto que muchas bábushkas a menudo tienen reglas que parecen frustrantemente innecesarias.

Por ejemplo, asegúrate de saber qué pastilla de jabón es para qué parte del cuerpo. Nunca te sientes en la cama con ropa de calle. Prepárate para pasar bastantes ratos dentro de casa a oscuras, porque los precios de la electricidad son altos. Y sin embargo, puede que te regañen por encorvarte o entrecerrar los ojos en la oscuridad. Si tu abrigo no cumple con sus estándares, te envolverá en uno mohoso de los años 70 que ella ha escondido en su armario. Para una bábushka, usar un par de calcetines diferentes cada día es algo completamente imposible de entender.

Aunque muchas ancianitas rusas invitan a estudiantes extranjeros a sus apartamentos para ganar algunos rublos extras, ciertamente no cosechan lo que no sembraron. ¿Haría cualquier otra casera un esfuerzo tan grande para reducir la tasa mundial de asma? Pero también hay cosas buenas. Siempre te sentirás protegido de los enemigos mientras vives con una bábushka. Al final, todo lo que hagas irá precedido de la pregunta: “¿Qué pensará mi bábushka?”. En última instancia, el tipo de bábushka será lo de menos.

Si, a pesar de lo leído, acabas mudándote a vivir con una bábushka, recuerda que no es conveniente sacar ninguno de estos ochos temas de conversación cuanto te toque tomar té con ella. 

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies