La guía más sencilla para comprar propiedades inmobiliarias en Rusia

Serguéi Bóbilev/TASS
¿Así que estás seguro de que te quieres quedar en el país más grande del mundo? Sigue estos cinco pasos para no perderte en una loca jungla llena de opciones ofertas y papeles

Después de contarte como sobrevivir a la búsqueda de un apartamento en Moscú, vamos un paso más allá. Para descubrir qué tienes que hacer para comprar tu primer piso o segunda propiedad en Rusia, hemos consultado a los expertos de la Agencia Rusa de Hipotecas para Viviendas (AHML).

En Rusia no hay prohibiciones para que las compañías o individuos extranjeros compren propiedades. Hay pocas excepciones, sobre todo aplicables a la tierra de cultivo (que se puede alquilar), las zonas fronterizas, las zonas con petróleo o gas y las zonas militares o los parques nacionales.

Aunque te damos una advertencia antes de empezar: la compra de propiedades no te garantiza ningún estatus migratorio. Se trata de dos procesos diferentes. Por ejemplo, si cuentas con un visado de negocios ese será el visado con el que continúes.

1. Escoge tu vivienda

En construcción

En Rusia es normal comprar inmuebles sobre plano. En estos casos la constructora no invierte en fondos propios o de prestado, sino en el dinero de los futuros propietarios. La mayor parte del negocio de venta de apartamentos en Rusia funciona de esta manera.

Si optas por una propiedad que todavía está en construcción tendrás que esperar, obviamente, a que esté terminada para poder mudarte. Es una desventaja real, Por otro lado, tendrás mas influencia sobre cómo será tu casa de los sueños.

Es más, estos pisos y bloques de apartamentos pueden ser mucho más baratos que los inmuebles ya construidos.

Construidos

Para poder comprar un piso que ya está construido, tienes que tener mucha suerte. Sobre todo en las grandes ciudades como Moscú, San Petersburgo, Nizhni Nóvogorod, Kazán u otras. Apenas hay apartamentos libres cuando acaba el proceso de construcción.

Así que cuando quieras comprar propiedades que se pueden ver y tocar, tendrás que buscar en el mercado de “segunda mano”.

¿Una, dos, 20 habitaciones?

En los bloques de apartamentos recién construidos podrás encontrar muchos apartamentos de una sola habitación, ya que en los pisos rusos no es raro que la sala se convierta en una habitación. Por el momento, solo en las grandes ciudades las compañías construyen apartamentos de dos o más habitaciones.

En bloques de apartamentos más viejos es posible encontrar pisos amplios con seis, siete e incluso diez habitaciones. Durante la época soviética se utilizaban como “komunalkas”, apartamentos para varias familias. Pero estos apartamentos se suelen vender a menudo solo por habitación. Además suele ser muy complicado descubrir si alguien está todavía registrado ahí.

2. Encuentra la zona de tus sueños

Otro aspecto clave para tu nueva casa es la ubicación. El índice AHML de zonas urbanas es de gran ayuda para comparar diferentes regiones a lo largo del país.

También puede seguir a Russia Beyond y mirar cuáles son los lugares típicos para los expatriados y si buscas las mejores áreas residenciales de Moscú.

3. Un agente inmobiliario, para que te eche una mano

Recomendamos encarecidamente que encuentres un agente inmobiliario local que sepa tu lengua materna. En las grandes ciudades hay muchas agencias e individuos que ofrecen servicios en inglés y otras lenguas.

El agente inmobiliario será muy importante ya que podrá comprobar los documentos de registro de tu futura propiedad: el certificado de propiedad y las bases para adquirirlo, el acuerdo de todos los propietarios y, quizá, las hipotecas existentes.

El agente también sabe cómo comprobar si todavía queda alguien registrado o no. Porque como siga todavía alguien registrado, podría ocurrir que de repente quieran residir contigo en “su” casa. ¡Y tendrían la ley de su lado!

4. Pagar ahora o un poco más tarde

Hay dos opciones fáciles para el pago.

Pagar en el momento

Si tienes el suficiente dinero como para aportar toda la suma inmediatamente.

En ese caso, evitarás casi todo el estrés burocrático. Todo lo que necesitas es una cuenta de banco - con una rusa será mucho más fácil - si lo que pretendes es transferir grandes cantidades de dinero.

Pide un crédito

O una hipoteca para ir pagando la propiedad mes a mes a lo largo de los próximos años, o incluso décadas. Resulta vital fijarse en la tasa de interés, actualmente está alrededor del 11% pero hay una tendencia a la baja.

No es fácil para los extranjeros conseguir un préstamo hipotecario. En primer lugar, no todos los bancos ofrecen el servicio, ya que resulta imposible acceder a tu historial de crédito y saber si eres solvente. Sberbank (el mayor banco de Rusia) cuenta con algunos programas especiales para extranjeros, también en banco online Tinkoff y alguno más. Para conocer más detalles pregunta en tu banco local o echa un vistazo a sus páginas web.

5. Adquiere tu nueva casa rusa

Hazlo tú mismo

Para poder concluir el acuerdo de compra se necesita un pasaporte con una apostilla de tu país y una traducción notarial.

Si todo está en orden, entonces lo comprobarán tanto en el Ministerio del Interior de tu país como en la embajada de Rusia.

A través de un representante

También es posible escoger un representante para concluir el acuerdo. Es recomendable un ciudadano ruso. Así no necesitarás ni traducciones ni sellos. Es mucho más sencillo.

El contrato debe ser en ruso. Deberás acordar bien los detalles tanto con el agente inmobiliario como con la compañía. Por otro lado, el agente o la constructora deberán probar que cuentas con un visado adecuado, un permiso de trabajo o una residencia permanente en Rusia. Así que prepárate a mostrar también estos papeles.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies