Morir por la imagen. ¿Por qué a este culturista no le importa que le amputen las manos?

Ruptly
Kirill Tereshin está tomando el camino fácil para aumentar el tamaño de sus músculos y al hacerlo está poniendo en riesgo su propia vida

Es conocido como el “el príncipe del Synthol de Rusia”, “el sr. Synthol” o el “caballero del Synthol”. El joven de 21 años Kirill Tereshin, procede de Piatigorsk, situada en el sur de Rusia. Sus brazos están entre los mas grandes del mundo, pero como se puede deducir por los apodos, no es porque vaya mucho al gimnasio sino porque se inyecta synthol, una sustancia que tiene 85% de aceite, 7,5 de lidocaína y 7,5% de alcohol.

Si  en los brazos se introduce aceite en vez de bombear hierro, estos pueden aumentar en enormes proporciones. Aunque no aumenta su fuerza y la práctica está considerada como dopaje y está prohibida en el deporte profesional.

Hay gente que se inyecta synhtol y queda entusiasmada, pero es una práctica peligrosa. Entre las consecuencias se encuentran la necrosis, las embolias, los infartos pulmonares, las infecciones, e incluso las amputaciones de costillas. Sin embargo, sigue habiendo “freaks del synthol”.

El camino fácil

Tereshin comenzó con el culturismo después de servir en el Ejército. Tomó el camino más rápido y decidió inyectarse synthol. Él mismo admite que es vago: “Quiero que todo sea rápido. No quiero entrenar, comer bien, seguir horarios de sueño”.

En sus cuentas de YouTube e Instagram se llama a sí mismo “Perezoso”.

“El synhtol es seguro, pero todo el mundo es cobarde. No hay ningún as que no quiera mejorar su cuerpo”, dice Tereshin. Obviamente él se considera a sí mismo un as que carece de miedo.

Considera un ídolo al culturista brasileño Romario Dos Santos Alves, que se ha inyectado con el aceite casi toda la parte superior de su cuerpo. Aunque paró en 2013, cuando los médicos le dijeron estaba poniendo en riesgo sus manos.

Tereshin prefiere ignonar los consejos de los doctores.

El futuro

Tereshin tiene planes para aumentar el tamaño de sus hombros, pecho y piernas. También quiere cubrirse todo el cuerpo con tatuajes, que un dentista talle sus dientes y convertirlos en colmillos de vampiro y cambiar el color de sus ojos.

“Seré conocido en todo el mundo. Nadie será capaz de crear un cuerpo como el mío”, comenta a sus seguidores de YouTube. “Mi objetivo, mi sueño es ser diferente a los demás”, añade.

Reacciones al “Caballero del Synthol Knight”

Tereshin ha estado buscando apoyos en los medios y en la Red. Ha sido protagonista de varios artículos y de programas.

Su canal de YouTube y de Instagram tiene gran cantidad de seguidores pero no todo el mundo es fan. Cada uno de sus videos cuenta con centenares de comentarios negativos. Algunos le piden que pare y otros le dicen que esta historia no tendrá un final feliz.

La gente está sorprendida porque ignora los consejos médicos. Incluso algunos deportistas profesionales le han pedido que pare. Sus padres no aceptan esta transformación tan radical. Pero no parece que Tereshin tenga intención de parar en el corto plazo.

¿Cuál es su destino?

Está seguro de que el synthol es seguro. “Muéstrame algunas manos que hayan sido amputadas durante los 40 años en los que se ha utilizado el synthol en el mundo”, dice.

Sin embargo, la comunidad médica no está de acuerdo. En un programa de televisión en el que participaba su doctor, le dijo que le estaban saliendo postemas en las manos y que en el peor de los casos podrían amputárselas.

Kirill Sárichev, un levantador de potencia y que tiene varios récords del mundo, se ofreció a entrenar de manera gratuita a Tereshin, para que así pudiera esculpir su cuerpo de manera natural. La única condición que le puso es que dejara de inyectarse. Tereshin se negó. Esperamos que más pronto que tarde vuelva en sus cabales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies