24 horas en un ataúd y en guerra con YouTube: las mayores excentricidades de los millonarios rusos

Muchas de estas polémicas de los magnates rusos son de mal gusto. ¿Te atreves a echar un vistazo?

Oleg Tinkov y la guerra contra los blogueros

Oleg Tinkov

Quién es: Fundador de la marca Tinkoff y del primer y único banco en Rusia que ofrece completamente servicios online. Tiene una fortuna estimada de 12.000 millones de dólares.

Qué ha hecho: Aterroriza a los Youtubers rusos con llevarlos a juicio por videos poco favorecedores. Los blogueros afirman que Tinkov se dedica a “negocios dudosos”, que trata mal a sus empleados, miente y no piensa en los clientes. Tinkov lo negó y lanzó una campaña en su Instagram en la que invitaba “a borrar la cuenta de Telegram y conseguir dinero por ello”. Tinkov mantiene un viejo conflicto con el fundador de este servicio de mensajería, Pável Dúrov.

Aunque el banquero olvidó avisar sobre ello a su banco y los clientes que borraron Telegram quedaron decepcionados... porque no les dieron el dinero. Al parecer en el año 2003 lanzó una jarra de cerveza a otro banquero, tal y como afirmaron varios testigos. Tinkov también ha colgado en las redes sociales fotos de sí mismo bañándose como dios le trajo al mundo. Y de vez en cuando sale con frases como: “Prometo decir la verdad el 99% de las veces. ¿Por qué el 99%? Porque de repente me pregunta si me dedico al onanismo y yo le diré que no”.

Serguéi Polonski, 24 horas en un ataúd

Serguéi Polonski

Quién es: Fundador de Mirax Group, una de las cinco mayores compañías rusas de construcción. La empresa ha construido el edificio más alto de Europa, la torre “Federatsia” (374 metros) en Moscow City. En el 2008 tenía una fortuna estimada en 1.200 millones de dólares. En marzo de 2011 la compañía dejó de existir por las deudas. Acusado de fraude, huyó del país. Este año lo han condenado a cinco años de prisión pero quedará libre porque los cargos han prescrito. El empresario ya había pasado dos años entre rejas esperando un juicio.

Qué ha hecho: Autor de la siguiente frase memorable que se ha hecho meme en Rusia: “El que no sea millonario, se puede ir... [a un sitio]”. Aunque según él, sus palabras fueron malinterpretadas y se refiría a una entrada que había que pagar para un evento de empresarios.

En una ocasión Polonski pasó un día entero cerrado en un ataúd en un cementerio. El perro y el hijo de Polonski tienen el nombre de la compañía: Mirax. En una discusión en la televisión se comió un trozo de su corbata. Se tiró bajo las ruedas de un camión e hizo una huelga de hambre “contra el mal comportamiento de los conductores”, que le impedían acabar la construcción. La huelga de hambre del empresario terminó seis días después con una lectura de poemas. En otra ocasión, durante una reunión de la junta directiva estampó el teléfono de un miembro contra la pared y volvió a su lugar sin decir ni una palabra. “Sugiero que nos abstengamos de reccionar de manera fuerte”, dijo el que había sido interrrumpido.

En otra ocasión Polonski tomó como rehenes a unos marineros camboyanos. Según el fiscal, el millonario, en estado de embriaguez, encerró al capitán del barco e hizo saltar por la borda al resto de la tripulación. Durante su estancia de custodia en Camboya a menudo lanzaba objetos y en una ocasión quemó su camiseta, su colchón y los libros.

Pável Dúrov lanza dinero por la ventana

Pável Dúrov

Quién es: Dúrov es uno de los fundadores de VKontakte, la red social más popular de Rusia y del servicio de mensajería, Telegram. En 2014 emigró de Rusia. Tiene una fortuna estimada de 950 millones de dólares.

Qué ha hecho: Cuando los servicios secretos, el FSB, le solicitaron información sobre grupos de oposición (que apoyaban las protestas del Euromaidán en Ucrania) en las redes sociales, les respondió con una imagen de un perro con la lengua fuera. En 2010 Dúrov se refirió a su principal accionista como un “sostenedor de basura” y respondió a los rumores sobre la toma de la red social con una fotografía obscena. Aunque este magnate de la tecnología es sobre todo conocido porque en 2012, durante la celebración del día de la ciudad en San Petersburgo, él y su vicedirector comenzaron a tirar billetes de 5.000 rublos (86 dólares) por la ventana de su oficina, situada en la misma Avenida Nevski. Los que pasaban comenzaron a pegarse por el dinero, mientras Dúrov, a juzgar por los testigos, se reía. “Los compañeros han decidido unirse a la atmósfera festiva haciendo una pequeña broma, pero tuvo que pararse porque la gente se volvió loca”, escribió en las redes sociales.

Evgueni Chichvarkin y consoladores para los competidores

Evgueni Chichvarkin

Quién es: Uno de los fundadores y expropietario de Evroset, una de las mayores cadenas de venta de teléfonos móviles en Rusia. Desde finales de 2008 se dedica a la industria vinícola en el Reino Unido.

Qué ha hecho: El rey del marketing agresivo. Chichvarkin entregó de manera gratuita móviles a cualquiera que fuera a la oficina central desnudo y enfrente de otros clientes. En Año Nuevo envió a sus clientes consoladores con la nota: “¿Quieres un regalito? Pues toma esto”. Sus campañas publicitarias a menudo incluían palabras obscenas. Chichvarkin es conocido por su aspecto desafiente y en ocasiones lleva ropa desgarrada. Se dice que en las reuniones de trabajo pone los pies en la repisa de la ventana.

Román Abramóvich y sushi de 40.000 libras

Román Abramóvich

Quién es: Abramóvich es dueño de Evraz, una de las mayores compañías de metal de Rusia, y del club de fútbol Chelsea. Tiene una fortuna estimada en 9.100 millones de dólares.

Qué ha hecho: Pidió la orden de comida para llevar más cara de la historia. Durante su estancia en Bakú (capital de Azerbaiyán), Abramóvich pidió sushi al restaurante londinense Ubon. El plato costaba 1.200 libras. Entonces pidió que una limusina llevara el sushi al aeropuerto, donde un jet privado voló los casi 5.000 km hasta Bakú. Contando el precio del transporte, la orden fue de 40.000 libras.

Lea más