¿Alguna vez los rusos utilizan la expresión ‘Madre Rusia’ para referirse a su país?

Mijail Jrómov
No, no lo hacemos, pero históricamente, el símbolo de Rusia como figura materna es muy importante.

¿Qué imaginas cuando escuchas las palabras “Madre Rusia”? Campos inmensos y bosques salvajes? ¿Poder militar? ¿Hombres y mujeres hermosas? ¿Banderas rojas ondeando sobre soldados en marcha? ¿Quizás un poco de vodka o mucha nieve? Sí, claro. Tales imágenes, aunque muy populares, son en realidad clichés culturales. Como dibujar España con todo el mundo vistiendo trajes de torero, comiendo jamón, bebiendo vino y durmiendo la siesta todo el tiempo.

La cosa es que el nombre mismo de “Madre Rusia” es un cliché cultural en sí mismo, y por lo general sólo lo usan los extranjeros. Y aunque está bien mencionar la “Madre Rusia” mientras se habla otro idioma (los rusos seguramente entenderán la expresión) los análogos directos en ruso sonarán extraños a nuestros oídos.

Anticuado

La expresión más cercana posible, que significaría literalmente “Madre Rusia”, sería “Mátushka Rossiya” pero si la usas, sonarás como un barbudo patriota del siglo XIX recién llegado del Imperio ruso, de los que vivió bajo el reinado de varios Romanov y probablemente conoció a Dostoievski y a Tolstói en persona. Nadie dice esto nunca, a menos que quiera ser irónico (e incluso en este caso eso es raro y no muy gracioso). Ahórrate el pasar vergüenza, ¡no la uses!

Entonces, ¿qué palabras usamos en vez de eso cuando hablamos de nuestro país de una manera patriótica, enfatizando que no es sólo Rusia, sino además nuestra tierra natal, de donde provienen y están enterrados nuestros antepasados? Se puede decir ródina (una palabra originada de rod, “familia” en ruso antiguo, que se parece mucho a ródina, que se traduce como “patria”), que es la palabra más apropiada y común. Otro análogo es otéchestvo, que significa literalmente “patria”, “tierra de nuestros padres”, un término un poco intelectual, pero también que bien. ¡Pero nunca “Madre Rusia”!

Símbolo materno

Cartel ‘¡Por la Madre Patria!’ (1941).

Sin embargo, todo lo anterior no significa que el concepto de Rusia como madre no exista, sólo trata del uso particular de la palabra. Históricamente, la personificación de la patria como figura materna o paterna siempre ha sido importante, no sólo en Rusia.

“Las ideas mitológicas de la tierra natal como origen del nacimiento, como fuente de fertilidad y abundancia, son populares en numerosas naciones”, escribió el profesor Oleg Riábov de la Universidad Estatal de San Petersburgo, autor de varias obras sobre símbolos en la política. En cuanto a Rusia, Riábov subraya que la representación del país como madre fue especialmente importante para este país desde los siglos XVIII y XIX, debido a sus desencuentros políticos (y guerras) con Occidente.

Cartel ‘¡La Madre Patria llama!’ (1941).

Como Occidente era visto como racional, pragmático, orgulloso y laico, el Estado ruso posicionó a la patria como amorosa, desinteresada, humilde y religiosa, lo que fue idealmente personalizado en la imagen de una mujer/madre rusa, explica Riábov. Ese concepto demostró ser sostenible e inspirador. Por ejemplo, la figura simbólica de la Patria como mujer que pide a sus hijos que la protejan fue de gran importancia durante la Segunda Guerra Mundial.

Basta con echar un vistazo al famoso monumento ‘¡La Madre Patria llama!’ en Volgogrado (conocida como Stalingrado durante la URSS, donde se libró una de las batallas más intensas de la Segunda Guerra Mundial y los alemanes sufrieron la derrota que detuvo su avance hacia el este). La mujer, que con la espada en alto llama a su pueblo a luchar contra el invasor es sin duda un gran símbolo patriótico. Pero de nuevo, nadie la llamaba “Madre Rusia”, sólo “Madre Patria”.

Monumento ‘¡La Madre Patria llama!’ en Volgogrado.

Pincha aquí para ver 15 carteles soviéticos de la Segunda Guerra Mundial.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies