Aumentan las inversiones extranjeras directas en Rusia pese a sanciones

Vladímir Putin durante su discurso en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) el pasado 2 de junio.

Vladímir Putin durante su discurso en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF) el pasado 2 de junio.

Reuters
205 proyectos en Rusia cuentan con inversión extranjera según un estudio de Ernst & Young.

La afluencia de inversión externa sigue creciendo desde principios de 2017, según informaba el presidente de Rusia, Vladímir Putin, durante su discurso pronunciado el 2 de junio en el 21º Foro Económico Internacional de San Petersburgo (SPIEF).

“Durante el primer trimestre, la inversión directa desde el extranjero en la economía rusa ha ascendido a 7.000 millones de dólares. Cabe señalar que este es el mejor resultado del primer trimestre de los últimos tres años”, declaraba Putin.

El PIB de Rusia lleva tres trimestres creciendo, según valoraciones preliminares, y en abril el crecimiento fue del 1,4 %, comentaba Putin. “Puede decirse que la economía rusa ha entrado en una nueva fase de recuperación”, señalaba el presidente. Han subido las ventas de automóviles y los volúmenes de concesión de créditos hipotecarios, dos indicadores clave de la reactivación económica del país, según opina Putin.

Inversión récord

Rusia ha subido a la 7ª posición entre los países de Europa más populares para la inversión extranjera según un ranking de la empresa consultora Ernst & Young publicado en la web de la compañía el 1 de junio.

En 2016 el número de proyectos con inversores extranjeros ha crecido hasta los 205, la cifra más alta para Rusia desde que se comenzó a realizar este estudio, en 2005, señalan los autores del ranking. 

En comparación con las cifras análogas de 2015, el número de transacciones cerradas en Rusia con capital extranjero se ha incrementado en un 61 %. En un año Rusia ha superado en el ranking a Bélgica, que ha bajado de la sexta a la octava posición y ha registrado una dinámica ralentizada: los ritmos de crecimiento han caído en un 5 %. La misma caída ha mostrado Holanda, que aun así supera a Rusia en número de proyectos (207).

El ámbito más atractivo para los inversores de Rusia es el marketing. A este sector pertenece un 46 % de todos los proyectos con participación de inversión extranjera directa. En segundo lugar figura el sector de la producción y en tercer lugar el sector logístico.

¿Quién invierte en Rusia?

Alemania y EE UU lideran en número de proyectos de inversión en Rusia. “La cantidad de proyectos con participación alemana se ha incrementado en casi un 20 %, desde 36 hasta 43 proyectos. EE UU ha batido un récord en Rusia en 2016: el número de proyectos de empresas estadounidenses ha crecido un 31 % hasta alcanzar los 38 proyectos, el mayor índice desde que se recaba esta información”, señala Alexander Ívlev, socio gestor de EY en Rusia.

Europa occidental sigue siendo el mayor inversor en la economía rusa. En 2016 los inversores de esta región iniciaron 98 proyectos, una cifra similar a los 100 proyectos del año anterior. La inversión francesa en Rusia se mantiene estable: 20 proyectos en 2015 y otros 20 en 2016. Al mismo tiempo, la actividad de inversión italiana se ha reducido hasta casi la mitad, de los 12 a los 7 proyectos. De este modo, Italia cedía a Austria su posición como tercer mayor inversor en la economía rusa. En 2016 las empresas austriacas invirtieron en nueve proyectos en este país.

Rusia tiene un gran potencial para atraer inversión procedente de Asia y Oriente Próximo, opina Artur Parfénchikov, gobernador en funciones de la República de Carelia. “Este año la inversión podría crecer otro 20-30 %, tenemos un mercado interno con mucho potencial que puede resultar muy atractivo para los inversores de Asia y Oriente Próximo”, comenta Parfénchikov. Entre los factores que añaden atractivo a Rusia para los inversores extranjeros se encuentra la subida de los precios del petróleo, la estabilidad del rublo y la reducción de las barreras administrativas, según el gobernador.

Además, el estudio de EY destaca el aumento de la actividad de inversores chinos en países de Europa durante el año pasado. En 2016 las empresas chinas invirtieron capital en 297 proyectos en Europa, un 25 % más que en 2015.

“Esta subida se debe a un efecto de base baja: durante los últimos años, debido a la volatilidad del rublo, a factores geopolíticos y a la inflación, los inversores han ignorado a Rusia temiendo pérdidas de capital”, opina Timur Nigmatullin, analista financiero del grupo de empresas Finam.

Dado que la situación ha comenzado a estabilizarse, el interés de los inversores por Rusia se va recuperando y vemos en particular un alto volumen de la inversión procedente de Alemania y Francia, señala Nigmatullin. China y los países árabes por ahora no se apresuran a invertir en proyectos de gran envergadura, añade el analista.

 


 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.